[Blood Window Fest] Tus demonios y mis fantasías en tres jornadas únicas

Fueron doce películas, una docena de títulos de genero que se balanceaban entre el drama sobrenatural y la fantasía que reescribía la historia reciente de países que son casi zonas de guerra, todas ellas cuentos sobre nosotros, los miedos y la necesidad de creer, solo en algunos casos, de que podemos modificar nuestro destino. Luchar contra el maligno y salir indemnes aunque sobrevivamos. Aquí les contamos sobre seis film que disfrutamos en el Blood Window Fest de Pinamar… Son tres terrores y tres fantásticos imperdibles.

Por @mauvais1

mal-nosso-samuel-galli-cine-elhype

“A veces hace falta oscuridad para ver mejor las cosas…” Más que una afirmación, como lo escribiera Donato Carrisi en El tribunal de las almas, lo utilizamos como una interrogación. ¿Cuanto serías capaz de descender en las tinieblas para salvar a quien amas? Esto es lo que propone Samuel Galli al zambullirnos sin contemplaciones en Mal Nosso, mal nuestro podríamos decir, no sin un escalofrío recorriendonos el espinazo. El film inicia con Arthur navegando la Deep Web, siendo espectador de las películas caseras de un asesino serial, vídeos snuff. Un tal Charles es el realizador con que se contactará para pedirle un trabajo, un asesinato doble. Lo que comienza como un thriller pronto torna hacia el oscuro y tan mentado mundo de los exorcismos, pero no es el ritual en sí la historia, es como llegamos a él, de como estos personajes se entroncan en una historia de videntes, demonios y condenación. Pausada, la historia se toma su tiempo, recorre no solo los bajos fondos de la ciudad, también de las almas de quienes la habitan. No es tan aterradora como triste, pero si es lo suficientemente horrorosa como para aplaudir este Punisher sobrenatural.


prod_top_phpLoWcpX

“Su felicidad reía en su alma. Pero todo era un engaño. No duró mucho esa risa”… Dijo el poeta y para estas tres hermanas lo que comienza como un simple robo a un corrupto se convierte en un infierno del que no hay escape porque la maldición alcanza al mundo. Tres hermanas entran en la casa de un senador con la intención de robar un dinero obtenido a base de sobornos, pero, una vez dentro, comienzan a escuchar extraños gritos provenientes del sótano. Atada a una cama, las hermanas encuentran a la hija parapléjica del senador, con síntomas de haber sido torturada. Guillermo Amoedo quien dirige y escribe El Habitante que entrevera los casos de posesión demoníaca con violencia pura y dura; una que se balancea entre la espiritual y la física y que se fija morbosa en la de genero. Mujeres atadas, golpeadas y vilipendiadas por autoridades masculinas, es una oscura y retorcida metáfora sobre el sometimiento. Una pena que hacia el final pierda un tanto el norte y se abalance hacia los libros proféticos, porque allí en la casa, en esas habitaciones, el terror de ellas al oír los gritos de ellos, nunca fue tan satanicamente cruento.


armadillo-00_26_51_03-still007

“Daba la sensación de que no eran las luces las que se apagaban, sino que era la oscuridad la que se encendía”… El verdadero logro de Demián Rugna no es solo haber logrado que la platea recorriera con tensión las casi dos horas de metraje de Aterrados, es también como sutilmente introduce en el juego de horror la ciencia ficción cuando se comienza a hablar de realidades paralelas. Siniestra en sus bases recorre un camino que iniciara James Wan en The Conjuring y porque no Insidious, aunque con esa impronta localista que genera una automática empatía con sus personajes. El comisario miedoso, el vecino harto de los ruidos molestos, son creíbles, mundanos y por Dios ese nene muerto…


Vuelven.01

¿Los muertos se van cuando el olvido los sepulta? O han de quedar por allí penando su suerte y la de aquellos que dejan atrás. Issa López, un poco siguiendo el camino, en el fantástico en particular, que Guillermo del Toro recorrió con El espinazo del diablo y El laberinto del fauno, anuda la violenta realidad de una sociedad enajenada por el horror cotidiano. La miseria, no tanto económica que la hay, sino la moral, que arrastra todo a su paso con ese universo fantástico donde los deseos y la mitología se corporizan. Los niños, como siempre son el olvido, los sobrevivientes y a la vez victimas potenciales todo eso. Estrella, ve como su mundo infantil se oscurece entre el terror sobrenatural y el de los hombres, al perder a su madre. Solo con la ayuda de otros como ella, huérfanos por hechos de violencia, logrará dar descanso a esas apariciones que la acosan y la expulsan de su hogar, de la niñez. Una fantasía cruel, una realidad que los mexicanos atestiguan día a día en sitios como en la Ciudad Juárez. Un film que intenta, con tristeza, dar un giro a toda esa aberración, como un responso, o misa de muertos, un paliativo a tanto dolor que no puede explicarse. Un film que merece verse.


DTwFgy0U0AA88at[1]

– Buenos días. – le dijo el diablo. – Dicen que eres rematadamente malo y he venido a llevarte al Infierno. – El fantástico se construye desde las raíces; evoca un pasado en el que el hombre convivía con la maravilla casi con mansedumbre bíblica y como esto irrumpe en una actualidad fría y razonable. Un juego que Asier Guerricaechevarría y Paul Urkijo Alijo realizan en Errementari, un cuento vasco que trasciende su terruño y se convierte en una fabula universal sobre el mal que nos habita. Sin perder el humor se internan en un diabólico juego sobre la intolerancia, la necedad y la reivindicación como forma de trascender. En un pequeño pueblo de Álava, un comisario del gobierno llamado Alfredo investiga un suceso que le lleva hasta una siniestra herrería en lo profundo del bosque, donde vive un peligroso y solitario herrero llamado Patxi. El que fue un terror para los niños, consigue en este film limpiar su honor mancillado, el hombre que fue temido por el mismo diablo, no lo hace por malvado, sino que por corajudo y arriesgado. Fascinante propuesta que juega entre el terror gótico y la fantasía desbordada de un Terry Gilliam en Jabberwocky – La bestia del reino (1977). Puro placer cinefilo que tal vez no debió rizar el rizo con ese final, que de todas maneras en su épica puesta, se le perdona por su mágica desmesura.


cdac091909d9e2e4a934cfe51ee8a799-descarga (3)

“Negar a Dios será la única forma de salvar el mundo”Carlos y su mujer Ana deciden invitar al padre y al hermano de él a pasar la noche de fin de año en una misteriosa casa apartada en el bosque. La cena se desarrolla con normalidad hasta que un vagabundo que dice ser Dios interrumpe la velada. Un vagabundo que es enano, mal humorado y despótico. Desde la comedia más bizarra, que ha muchos recordará a El milagro de P. Tinto (1998), Caye Casas y Albert Pintó nos hablan de un fin del mundo que ya ha dado inicio en el ceno de una familia y se esparce al mundo todo cuando ellos, en medio de su propio destrucción, tienen que ser jueces del apocalipsis orquestado por ese abusivo y gritón enano. Matar a Dios tiene diálogos desternillantes y una velocidad casi diabólica en su ritmo el film es una redonda comedia en la que especial Itziar Castro y Eduardo Antuña, el matrimonio protagonista, devoran unos personajes fascinantes. Ellos lograr la carcajada a fuerza de drama y aflicción. Sencilla pero no descuidada es su producción y donde reside su fuerte, toda la acción es dentro del caserón, entre cuartos y escaleras y solo al final verán un cielo abierto que los muy atrevidos tampoco dejarán en paz.

Estas son solo seis de los 12 excelentes títulos que se presentaron en el Blood Window Fest la sangrienta Trauma del chileno Lucio A. Rojas, la interesante A Quiet Place del estadounidense John Krasinski, el excelente trabajo de Gustavo Hernández en No Dormirás. En particular la siniestra cinta australiana Hounds of Love de Ben Young y la no menos macabra Downrange de Ryuhei Kitamura, que mucho nos recordó a la argentina Los Olvidados de los Hnos. Onetti, también en exhibición. Lujos que pudimos apreciar en tres jornadas dedicadas al cine de género.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2075 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.