Bizarro Bastardo Presenta: Pulgasari (1985)

Volvió Bizarro Bastardo y en esta ocasión les traemos una película que debería haber salido hace mucho tiempo en esta sección. Pulgasari es una cinta norcoreana de ciencia ficción que representa una copia barata de Godzilla.

Por @martog23

El cine norcoreano no es muy conocido por la difícil situación política que vive dicho país. Casi la totalidad de su filmografía tiene fines propagandísticos por lo que no son habituales los films de ficción. Pulgasari representa una de las pocas excepciones, pero igualmente se puede ver una fuerte carga ideológica en el largometraje. La historia que cuenta la obra está basada en una leyenda del siglo XIV y muy influenciada por las películas del monstruo japonés. Pulgasari trata la historia de un herrero que, encarcelado por un malvado rey que oprime a su pueblo, crea un muñeco de arroz y tierra que al caerle accidentalmente una gota de sangre de su hija, cobra vida y empieza a crecer a medida que come acero. Al conseguir un tamaño considerable, buscará liderar una revolución junto a los campesinos en contra del malvado rey.

Sí, así como lo leen, el monstruo y los campesinos se unen para derrocar al rey que vendría a representar al capitalismo. ¿Sutil, no?

21.png

La película fue dirigida por Shin Sang-ok y Chong Gon-jo, y las similitudes con Godzilla no son arbitrarias, de hecho, tanto Teruyoshi Nakano como personal de la productora japonesa Tōhō participaron en la creación de los efectos especiales de la película.

Como era de esperar, la realización de esta obra de ficción fue supervisada en todo momento por Kim Jong-il, cuyo nombre quiso también que figurase en los créditos de la misma como productor ejecutivo.​ Además, la producción contó con la participación de hasta 10.000 soldados de su ejército como extras de las multitudinarias batallas que ocurren a lo largo de la cinta, especialmente la última. Otro dato no menor tiene que ver con la polémica, debido a que su director, el surcoreano Shin Sang-ok, fue presuntamente secuestrado en 1978 por los servicios de Inteligencia de Corea del Norte por orden expresa de Kim Jong-il, por aquel entonces, hijo del gobernante Kim Il-sung, para obligarle a hacer películas para su régimen, siendo Pulgasari la última que hizo antes de lograr escapar en 1986.

t-kim-jong-il-godzilla-pulgasari-movie-cop.jpg

En relación al valor artístico de la obra, podemos decir que es prácticamente nulo. Pulgasari está sobreactuada, montada horriblemente con jump cuts, saltos de eje y otros errores técnicos groseros que no buscan una ruptura narrativa sino que fueron resultantes de una mala concepción de la técnica cinematográfica. La utilización de los zoom in y out incurre en el abuso y le restan seriedad al asunto, logrando que la cinta tenga un enfoque más televisivo, bizarro, grotesco y caricaturesco.

Narrativamente es delirante y con muchas incoherencias a lo largo de todo el desarrollo. Sin embargo, esto no quitó que el film se convierta en un fenómeno de culto en tierra norcoreana.

Desde nuestra perspectiva, es mucho más interesante el detrás de cámara con la historia del secuestro del director de la película y su posterior escape después del estreno, cuando Kim permitió que Shin y Choi viajaran a Viena para negociar un acuerdo de distribución para la película. Fue ahí cuando se escaparon de sus guardaespaldas norcoreanos y pidieron asilo en la embajada americana, para nunca regresar a Corea del Norte.

A continuación les dejamos el link por si quieren ver la obra en cuestión:


 

MoS2 Template Master

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.