[Halloween 4B] Polanski y “El Bebé de Rosemary”

Ayer se pudo ver en la pantalla grande, después de 50 años, la película de terror y culto “Rosemary’s Baby”, del aclamado director Roman Polanski, la cual se estrenó originalmente el 12 de junio de 1968.

Por @belumontiel

No es por nada que “El Bebé de Rosemary” es un clásico cuando se habla de las películas más importantes en la historia del cine. Basada en la novela con el mismo nombre de Ira Levin, con una dirección maravillosa de Roman Polanski y una actuación que le valió un Oscar a Mia Farrow, este filme tiene un lugar asegurado en salón de la fama.

La historia comienza cuando el matrimonio de los Woodhouse se muda a un nuevo hogar donde hay rumores de que está maldito. Una vez instalados encaran el proyecto de formar una familia cuando sus extraños y ancianos vecinos, los Castevet, irrumpen en su cotidianeidad formando una amistad intrusiva con ellos. La noche en la que la pareja decide pisar fuerte en la idea de la concepción de Rosemary, su vecina les regala un mousse de chocolate a cada uno, el cual deja con mareos a la protagonista y se desmaya en la cama, sufriendo una pesadilla. Ella despierta con arañazos en la espalda como consecuencia de que su marido decidió entablar relaciones sexuales de todos modos y tiempo después se enterará de que está embarazada. Con el correr de la gestación, la intromisión de los vecinos se acentúa y Rosemary comienza a sentirse extraña y con sospechas hacia ellos y lo que está sucediendo con su embarazo.

El filme deja al espectador con una tensión constante, con algunas situaciones que consiguen perturbar, pero sin caer en el recurso del susto clásico en el cine de terror.

Polanski se había destacado con películas de carácter personal, propias y fantásticas como “Repulsión” en el 65 y “Callejón sin salida” en el 66, y había rodado una cinta que no tuvo buena crítica y con los años se ha convertido en una cinta de culto, “El baile de los vampiros” de 1967, en la que conoció a quien luego se convertiría en su esposa, Sharon Tate.

El bebé de Rosemary influyó en muchos filmes, siendo uno de los más sobresalientes fue la primera versión de “La profecía” (1976), dirigida por Richard Donner, y otra más cercana en fechas como “El abogado del diablo” (1997), de Taylor Hackford. Esta última, en particular, combina ese asfixiante ambiente de cotidianeidad y conspiratorio de la película de Polanski con la técnica utilizada en filmes como “La última tentación de Cristo” (1988) de Martin Scorsese.

pola y sharon

En su casa en Los Angeles , a un año de haber realizado El Bebe de Rosemary, ocurrió uno de los hechos mas dramáticos en la vida de Polanski, el cual lo marcaría tanto personal como cinematográficamente. Su esposa, la actriz Sharon Tate, quien se encontraba embarazada de ocho meses y medio, fue una de las víctimas de la matanza (ella y cuatro amigos más fueron brutalmente asesinados) que la secta “La Familia” del líder Charles Manson realizó en dicha casa. Los sucesos tuvieron lugar mientras Polanski se encontraba en Londres preparando otro largometraje, El Día del Delfín, que jamás terminó.

Como otras películas satánicas, “El bebé de Rosemary” no se libró de la leyenda negra, empezando por el lugar donde se rodaron los exteriores, el edificio Dakota, frente a cuya puerta sería asesinado John Lennon, y donde a comienzos del siglo XX vivió el mago Aleister Crowley, de quien se dice que practicó allí sus rituales.

En una época en que las sectas ocultistas proliferaban en Estados Unidos, miembros de algunas de ellas se concentraron a las puertas del Dakota al saber de la temática del filme y amenazaron a Roman Polanski para que no siguiera con el rodaje.

rosemarys_baby 2

En conclusión, este filme es un icono del terror “satánico”, que tiene una narración lenta pero extremadamente atrapante, y que ya a 50 años de su estreno sigue siendo interesante de ver. Y no se puede dudar la importancia y relevancia que causó en la historia del cine.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.