[REVIEW] The Assistant: La cruda realidad laboral

Protagonizada por Julia Garner, la vida laboral de una asistente sirve para exponer el ambiente tóxico, machista y desgastante en el que muchas mujeres deben trabajar hoy en día.

Por @Gimei18

The Assistant (2020), que fue estrenada y exhibida en festivales y ahora se encuentra disponible en Amazon Prime Video, es el debut en la dirección de ficción de la documentalista, Kitty Green. Se trata del relato cotidiano y sencillo sobre el acoso que sufren ciertas mujeres en el ámbito laboral, puntualmente dentro de la industria cinematográfica. A partir de un registro cuasi documental, el drama genera tensión develando situaciones que se dan como “normales” en el mundo machista.

Ambientada en su mayor parte en una oficina de Nueva York, sigue a Jane (Julia Garner), quien trabaja como asistente junior de un destacado ejecutivo del entretenimiento, un hombre que siempre está fuera del campo visual del espectador, pero a quien se retrata como una amenaza circundante, incluso desde su ausencia. A través de 24 horas el espectador sigue la jornada de Jane, enfrentándose a múltiples ofensas, mientras ella parece resistir las embestidas de su jefe, y de otros tantos, de manera estoica. Se va construyendo, de forma invisible, la imagen todopoderosa de este imbatible monstruo fuera de campo, a través de su voz y los comentarios que los demás dicen sobre él.

La excelencia de Julia Garner, conocida por su papel de Ruth Langmore en la serie «Ozark» (Netflix), es clave en el papel de Jane, la protagonista. La actriz dice todo con una mirada y sus gestos valen más que mil palabras, en una película donde justamente, los diálogos escasean.

The Assistant es una película de denuncia. Sin embargo, no lo hace a partir de golpes bajos, subrayados innecesarios ni frases reiterativas en base al movimiento #MeToo. Esta denuncia se realiza a partir de la invisibilización de la mujer. En este sentido, la fotografía para nada saturada de Michael Latham es fundamental, tanto como la cámara de Green que, con sus angulaciones asfixiantes, potenciar la labor de Garner.

Durante la primera mitad del metraje, la pulcra dosificación de la información da lugar a una meseta del relato seguido del momento de mayor tensión: saturada del discutible accionar de su jefe y de la indiferencia de sus colegas, la protagonista toma las riendas y enfrenta al responsable de Recursos Humanos. Aunque lo que parecería ser empatía, se vuelve censura y dominación, el futuro de la empleada es puesto en tela de juicio y todo se desmorona. De esta manera, el esperado momento de liberación –tanto por la protagonista como por el espectador- jamás llega. Es decir, la historia da por perdida la guerra cuando no había comenzado siquiera la batalla.

Kitty Green, que dirige y escribe, revela sutilmente la inescrutabilidad de un sistema laboral machista y atroz, a través de una puesta en escena sobria que no soporta ningún tipo de frenesí en todo el film. Una película pequeña, observacional, que puede sentirse tediosa de a ratos, pero donde nada de lo que sucede frente a cámaras es en vano, ya que todo lo que no se ve, se siente y oprime al espectador en forma gradual, luchando para que, tanto Jane como muchas mujeres, puedan salir de esas situaciones.

Puntaje: 7/10


Título: The Assistant

Dirección: Kitty Green

Guion: Kitty Green

Reparto: Matthew Macfadyen, Julia Garner, Dagmara Dominczyk, Kristine Froseth, Mackenzie Leigh, Juliana Canfield, Noah Robbins, Alexander Chaplin, Purva Bedi, Lou Martini Jr., Migs Govea, Bregje Heinen, Fang Du, Daoud Heidami, Jonny Orsini, Sophie Knapp, Liz Wisan, Rory Kulz, Stéphanye Dussud, Nemuna Ceesay, Andrew Hsu, Ben Maters, Devon Caraway

Jane (Julia Garner) es una recién graduada universitaria y aspirante a productora de cine que consigue un trabajo aparentemente ideal como asistente de un poderoso ejecutivo de la industria del entretenimiento. Su día es muy similar al de cualquier otro asistenta: preparar café, cambiar el papel en la fotocopiadora, ordenar el almuerzo, organizar viajes, recibir mensajes telefónicos, etc. Pero a medida que Jane sigue su rutina diaria, es cada vez más conscientes del abuso que colorea insidiosamente cada aspecto de su jornada laboral, una acumulación de degradaciones contra las cuales Jane decide adoptar una posición, quizás solo para descubrir la verdadera profundidad del sistema en el que ella ha entrado.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.