[REVIEW] Chemical Hearts: Alteración química del amor

Amazon Prime Video estrenó un drama romántico que, al no pretender ser más de lo que es, logra ser entretenido y entrañable.

Por @Gimei18

Ante la falta de originalidad, las productoras eligen hacer dramas románticos adolescentes que no tengan nada nuevo, recauden gracias a la rentabilidad sabida de estas historias colegiatinas y vayan a lo seguro con adaptaciones de novelas  de autores como John Green, Stephanie Meyer y Nicholas Sparks, entre otros. Todos los idilios románticos siempre son tendencia. Aunque no todo es color de rosa, en realidad. A veces, el enamorarse puede doler, hacerte madurar o llorar a mares y destruirte por dentro. Otras, el amor crece y se vuelve un “vivieron felices por siempre”.

A todo esto del amor y desamor, se suma la adolescencia, ese confuso limbo, una montaña rusa de emociones en las que todo es blanco o negro. En esta producción, la fórmula es sencilla y eso es lo que sea agradable sin mayores pretensiones, además de la popularidad de sus protagonistas que la hacen aún más llamativa. La historia es sencilla; no es idílica ni tuculenta, y eso es mucho decir para este tipo de films.

maxresdefault

Basada en la novela Our Chemical Hearts de Krystal Sutherland, y con dirección de Richard Tanne (Southside With You, 2016), en la película se exploran las reacciones químicas del cuerpo cuando se conoce a su alma gemela o cuando se rompe el corazón. El sentir una conexión especial con alguien, tengas la edad que tengas, te altera la química del organismo. Esto, sumado a referencias literarias y metamensajes sobre bullying y el uso de las redes sociales, crea un ambiente cinematográfico oportuno para ser visualizado por adolescentes o adultos, que rememoren su juventud o que tengan hijos de esas edades.

Henry (Austin Abrams), un adolescente que nunca ha estado enamorado, conoce a Grace (Lili Reinhart), que va a colaborar con el diario de la escuela donde él también escribe. Ella es misteriosa y eso encandila a Henry desde el primer momento. Poco a poco, Henry se acercará a Grace, mientras ella se abrirá, revelando sus oscuros secretos. A la pareja protagonista, los acompaña el grupo de amigos del Henry, Muz (C. J. Hoff) y La (Kara Young), cuyas visiones del amor juvenil son muy diferentes.

chemical-hearts-e1597776683101

Las actuaciones de Abrams y Reinhart son buenas, mostrando una bonita química entre ellos. Recuerdan a Bajo la misma estrella (2014) o Violet y Finch (2020), donde el vínculo de amor está también lleno de dolor, y eso es lo que los ayuda a madurar. El actor Austin Abrams (The Walking Dead) logra una buena interpretación de ese chico tímido, con ciertos problemas para relacionarse, aunque se queda en lo aceptable y no pasa de ello. Es una lástima porque se ven destellos de lo que podría haber sido un personaje brillante como el hobbie que practica, el Kintsugi (Práctica japonesa de reparar la cerámica rota con resina de oro), pero la cinta en vez de destacar esos momentos, los desatiende. Aunque no faltan las escenas divertidas que generan empatía hacia Henry .

Por su parte, Grace, gracias a la interpretación de Lili Reinhart (Riverdale), tiene una transformación de retraída y “rara” a expresiva y capaz de pedir ayuda, lo cual le da mucha más profundidad y evolución a través de la historia. Incluso ahondar en el pasado trágico de Grace convierte al largometraje en algo más que un drama romántico de adolescentes. El resto del elenco es adecuado, salvando a Cora (Coral Peña) y La (Karla Young), que son muy divertidas, mostrando una visión distinta del amor, por lo que hubiese sido acertado que aparecieran más tiempo en la cinta.

chemical-hearts

Chemical Hearts maneja un tono en el que el aprendizaje resulta fundamental más allá del romance. La riqueza en sí recae en el guion, el hecho que tenga a adolescentes como figuras centrales no la obliga a definirse como una teen movie, sino que es una buena adaptación literaria, cae en los arquetipos del género sin llegar a ser cursi, como la mayoría de estos films. Es interesante ver cómo los protagonistas se equivocan, cometen errores naturales, y vuelven a empezar, como la vida misma, sin ser nada tan fácil o tan trágico.

En cuanto a los aspectos técnicos, la ambientación y fotografía es melancólica, locaciones con cierta magia, colores para nada saturados, tenues, lo que da sensación de calidez pero, al mismo tiempo, de un limbo en el que se encuentran estos chicos.

Sin pretender demasiado, logra entretener y tiene un mensaje de esperanza. Una propuesta efectiva para románticos empedernidos. Nada parece muy lejano a la realidad, alejándose de las películas muy exageradas en cuanto al idilio amoroso adolescente. Lo más destacable son las actuaciones de los protagonistas, que vuelven más fresca la historia. Una película bonita de principio a fin que comienza con una frase para reflexionar: «Nunca se está tan vivo como cuando sos un adolescente».

PUNTAJE: 7.5/10


Título original: Chemical Heartsdescarga (2)

Año: 2020.

Duración: 1 hr 33 min.

País: Estados Unidos.

Dirección: Richard Tanne.

Guion: Richard Tanne.

Música: Stephen James Taylor.

Reparto: Lili Reinhart, Sarah Jones, Austin Abrams, Bruce Altman, Adhir Kalyan, Coral Peña, Shannon Walsh, Meg Gibson, Kara Young, C.J. Hoff, Jon Lemmon, J.J. Pyle, Anzi DeBenedetto, Maxmillian Robinson, Lan Zhong y Aleksander Dinic.

Productora: Page Fifty-Four Pictures, Amazon Studios.

Género: Drama romántico.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.