[REVIEW] Los irregulares – Temporada completa

Bea, Jessie, Billy, Spike y Leo son una banda que investiga los misteriosos y demoníacos secretos de la ciudad de Londres de la era victoriana, junto con el siniestro Dr. Watson y su enigmático compañero, Sherlock Holmes.

Por @mauvais1

Comenzaremos por mencionar que existe una extensa bibliografía literaria sobre el personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle y la ciencia ficción y fantasía. Y lo hacemos advirtiendo al lector amigo que aquí es donde estaremos parados cuando desmenucemos «The Irregulars», la nueva serie de Netflix creada por Tom Bidwell (Watership Down – 2018, de la que guardamos buenos recuerdos). Historia que nada tiene que ver, advertimos, con las novelas escritas por Tracy Mack y Michael Citrin, «Sherlock Holmes y los Irregulares de Baker Street».

Pero volviendo, guardo con especial afecto «Estudio en esmeralda» de Neil Gaiman, no solo porque es una maravilla, sino que también porque fue el primer encuentro que tuve con el celebre personaje fuera de los clásicos de Conan Doyle. Fansfiction, homenaje o como quiera llamarse, es interesante el conjurar la mente maestra fuera de su zona de confort, enfrentarlo a nuevos desafíos. Magia, tecnología, cualquiera fuera el género es fascinante la reconstrucción o deconstrucción del personaje. «The Janet Watson Chronicles», de Claire O’Dell sería otro ejemplo, con una Watson negra en un EE.UU distópico y asociada a una Sara Holmes, agente del FBI. Misma esencia, diferentes mundos.

«Enola Holmes» (2020) es otro ejemplo, y queda claro que posicionar el personaje en variantes rompiendo su status quos es por comenzar un ejercicio interesante de creación. ¿Pero hasta donde? Hasta donde se quiera, podríamos decir con mucho tacto y un tanto más de peros. Lo cierto es que el sucio y viciado Londres victoriano en el que vivía el afamado detective, despliega un sinnúmero de interesantes temas; asesinos seriales, francmasones y conspiraciones políticas, por comenzar. ¿Y entonces por qué no la existencia de lo sobrenatural? Algo inexplicable y fuera de la razón, como actuaría, combatiría contra algo así.

Ese es el tema preponderante de la serie, que en sus largos ocho episodios, Tom Bidwell y Sarah Simmonds desarrollan. Una suerte de aventuras, con monstruo de la semana, y protagonizada por el también conocido grupo de «Los Irregulares de Baker Street» cuya primera aparición fue en «Estudio en escarlata» (1886).

Esta vez la variopinta banda es pura creación de esta ficción, ninguno de ellos, comenzando por sus ascendencias, es siquiera parecido a los originales, lo que también es interesante, aunque sí abusa un tanto de los estereotipos, creo que es redundante el chico de color como «comic relief» o alivio cómico. Aunque el verdadero problema no yace allí, más bien en la construcción de las diferentes historias en que son protagonistas.

Un extraño sujeto, se acerca a Bea (Thaddea Graham) para solicitar, de maneras poco caballerescas, su ayuda en un caso de desapariciones, en una escena que todo el tiempo parece contar otra cosa. Para eso les pagará un buen sueldo, que es obvio necesita para sobrevivir como huérfana de la calle. Ella cuenta con un grupo de amigos que harán de asistentes y brazo armado en la aventura. Entre los que se encuentra Jessie (Darci Shaw), quien es capaz de percibir lo sobrenatural.

Es claro que este será solo el comienzo de una extraña sociedad entre John Watson (Royce Pierreson) y los Irregulares del título. Cada caso resuelto los irá acercando a un mal mayor, la mente maestra detrás. Todos seguramente estarán pensando en «Stranger Things» (2016) y no está errados, con la salvedad de que aquí la trama al transcurrir en el universo de Sherlock Holmes promete otro rumbo que no tomará. Que quien sabe por qué, pero este pastiche que corujadamente encaran, queda a mitad de camino desluciendo sus componentes, marcándose a sí mismo un límite que podría bien no haber estado.

De las investigaciones, obvias y poco elaboradas surgen los contextos al universo. Cada caso introduce personajes e historias que intenta profundizar el acervo fantástico de este mundo, pero al ser tan pobres en su elaboración, queda en una renguera incómoda y oscilante. Lo «macarra» – como bien dicen los españoles – de sus conceptos son apenas atisbos cobardes. Si John Watson es un imbécil, pues que lo sea y a mucha honra, porque ese a medias que lo pintan es antinatural y sujeto a un desarrollo de acciones que no hace un total al personaje, sino más bien un conjunto de acciones y anécdotas poco creíbles.

Si estás para la magia y lo sobrenatural, y de allí reconstruir o deconstruir un universo completo de personajes clásicos, que sea con intención y finalidad de algo o por algo. Ese camino intermedio no conduce a ningún lugar, genera una expectativa que corre en contra y desalienta. La pistas son halladas y verificadas en segundos, sin continuidad y aparecen y desaparecen personajes a conveniencia. Y las asociaciones son eventualmente el motor de una historia que debió ser el desarrollo de personajes, el conocerlos e intimar con ellos para sufrirlos o alegrarnos.

Muchos estarán más que enojados con lo que hacen con Holmes y Watson, pero en definitiva más creará roces que a lo largo de la historia no tendrá una incidencia preponderante en las acciones y consecuencias de los protagonistas. Y se nos viene a la memoria «Penny Dreadful» ese pastiche gore y gótico que reescribía los personajes y re-fundaba sus mitos y leyendas en una Londres de cuentos de hadas, pero no olvidaba su génesis, no renegaba de sus personajes, más bien profundizaba donde la época y las reglas no lo permitían. Los eufemismos eran ahora acciones y voces, quitaba lo velado y lo magnificaba. Eso aquí no ocurre.

No hay discusión en un elenco comprometido, en una producción interesante, el inconveniente, siempre en nuestra opinión, está dado en los límites autoimpuesto, en la falta de un desarrollo de personajes más profundo, en una búsqueda de resolución de misterios más al espíritu de las obras. Es oscura, por momentos incómodamente gore y gótica, pero adolece de protagonistas a la altura de tal portento. De historias que generen algo más que todo lo antes descripto.


Título: Los Irregulares (The Irregulars – 2021)

Dirección: Joss Agnew, Johnny Allan, Weronika Tofilska

Guion: Tom Bidwell, Sarah Simmonds (Personajes: Arthur Conan Doyle)

Reparto: Thaddea Graham, Darci Shaw, Jojo Macari, McKell David, Sheila Atim, Mark Hugh-Williams, Harrison Osterfield, Clarke Peters, Royce Pierreson, Grant Crookes, Henry Lloyd-Hughes, Ansu Kabia, Colin Thompson, Manoj Anand, Charles Armstrong, Anthony Barclay, Neil Barnes, Yui May Cheung, Alex Ferns, Olivia Grant, Lisa Dwyer Hogg, Akhtar Hussain, Tina Louise Owens, John Alan Roberts, Shane Senior

Un heterogéneo grupo de inadaptados investiga una serie de crímenes sobrenaturales en el Londres victoriano para el Dr. Watson y su misterioso socio, Sherlock Holmes.

Advertisements
Acerca de Marco Guillén 3308 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.