Bizarro Bastardo Presenta: James Batman (1966)

Esta noche nuestra sección de cine más amada nos trae un crossover impensado en esta época de copyrights. Siéntense y disfruten.

Por @diegui83

El año 1966 fue la época donde la serie de Batman llevaba al Caballero de la Noche a la popularidad mundial, de la mano de Adam West y su tono kitsch. También el Agente 007 tenia su apogeo con cuatro películas ya estrenadas y con Sean Connery en la piel del Agente con Licencia para Matar. Por esto no era de extrañar que estos dos personajes se cruzaran en algún momento… o algún país.

Dolphy, tal el nombre del protagonista de esta gema del séptimo arte, era un cómico que hacía diferentes sketchs en TV y venía de parodiar a Los Beatles, con tanta fama que no tuvo mejor idea que meterse con los dos famosos íconos pop al mismo tiempo (sí, al mismo tiempo) en esta película.

Una organización malvadísima llamada CLAW pretende chantajear a las Naciones Unidas para imponer el comunismo en todo el mundo (!). Liderados por un análogo de Fu Manchú y con el Joker y el Pingüino como compinches, amenazan con soltar bombas nucleares sobre todas las capitales. La ONU (o lo que sea) toma cartas en el asunto y llaman directamente para que se encarguen del tema tanto a Batman como a Bond, que resultan llevarse como el tujes. Los malos, por su parte, deciden ir directamente por los héroes, por si acaso. Y a partir de ahí, el habitual recital de trampas, peleas y demás bizarreadas que ya se pueden imaginar, hasta el inevitable clímax en el cuartel de los malos. El Joker no se parece al Joker, el Pingüino, bueno, hasta por ahí nomás. Un remedo de Gatúbela aparece con una banda de matones con ametralladoras y todo se va al joraca.

Barata, incoherente y totalmente bizarra, como nos gusta. No dejen de conseguirla (si pueden) y avísennos cuanto de su cerebro se derramó en el intento de verla.

Anuncios