Anon: Invasión a la privacidad

Netflix nos trae el último trabajo del director neozelandés Andrew Niccol, quien vuelve a sumergirse en las atractivas aguas de la ciencia ficción.

Por @martog23

Andrew Niccol tuvo un prolífico comienzo en la industria cinematográfica con aquella interesante película de ciencia ficción llamada Gattaca (1997). Luego fue guionista de The Truman Show (1998), demostrando una vez más que en Hollywood había espacio para contar historias originales con mensajes más profundos y poéticos que la media de las producciones comerciales que se ofrecían en esa época. Años después vuelve con Simone (2002), regresando al género que tanto lo fascinaba pero con resultados dispares tanto de la crítica como del público. Tras haber dejado momentáneamente el ámbito fantástico con su producción de 2005, Lord of War, decidió que era tiempo de volver a los futuros distópicos con In Time (2011), un film con una premisa sumamente atractiva y curiosa que termino brindando un entretenimiento efectivo y una alegoría de los períodos que corren, las rutinas y el concepto del tiempo como moneda corriente. Lamentablemente, en 2013 el cineasta dio un paso en falso al adaptar la novela Young Adult escrita por Stephanie Meyer (Crepúsculo) titulada The Host, que prácticamente no tuvo nada atrayente para brindar ya sea a nivel narrativo, interpretativo o estético.

Screen-Shot-2018-02-28-at-11.20.51-AM

Ahora le llega el turno a Anon, el nuevo opus del director que busca redimirse luego de aquel estrepitoso fracaso. Y si bien la película no se sitúa al nivel de Gattaca o In Time, tampoco se ubica en aquel extremo decepcionante que fue The Host. El largometraje cuenta una historia que nos remite un poco al film protagonizado por Robin Williams titulado The Final Cut (2004) y al tercer capítulo de la primera temporada de Black Mirror llamado The Entire History of You, donde en un futuro cercano las personas llevarán puesto implantes que permiten grabar todo lo que uno hace y/o ve, al igual que sus recuerdos. En el film de Niccol esto se da con el objetivo de prevenir los crímenes, al estilo de la serie Person of Interest, haciendo que las personas no presenten prácticamente privacidad y no pueda existir el anonimato.

Sal Frieland (Clive Owen) es un detective que está investigando las muertes de personas que fueron hackeadas y donde sus “ojos” fueron reemplazados por el punto de vista del asesino quitándoles la oportunidad de escapar de las garras del homicida.  Todo parece indicar que la responsable es una chica (Amanda Seyfried) cuyos datos no aparecen en la base de datos del sistema, y es por ello que el detective intentará recurrir a los servicios de la hacker para intentar determinar su identidad y se ella es la responsable de los extraños asesinatos en serie.

Anon-Movie-2018.jpg

Como de costumbre, Andrew Niccol teoriza o nos expone las oscuras implicancias y usos que puede tener la tecnología en un futuro próximo donde no solo invadirá la privacidad de la gente (cosa que ya podemos ir viendo hoy en día) sino todos los usos ilícitos que se le puede dar a cuestión. Todo esto resulta realmente interesante, al igual que el look neo-noir que se le intenta dar a la película junto con ese perfil de femme fatale que intenta darle a Seyfried en su rol de antagonista. No obstante, la cinta carece de cierto ritmo narrativo acelerado que debería tener un thriller de ciencia ficción de esta índole, cosa que sí podemos ver en la misma dinámica del gato y el ratón que presenta la adaptación cinematográfica del cuento de Philip K. Dick, Minority Report (2002).

anon-2.jpg

Los problemas del film se presentan también a nivel narrativo, haciendo que los puntos de giro no tengan el peso necesario para que el espectador se sienta lo suficientemente involucrado/atrapado en la historia. Incluso la gran revelación del final resulta un poco inverosímil e injustificada. Por otro lado, tenemos a un dúo actoral destacado que presenta la química necesaria para afrontar el  relato. Lo que resulta innegable en las películas de Niccol tiene que ver con los valores de producción que presentan sus historias. La fotografía de Amir Mokri (Man Of Steel) nos otorga una atmósfera gélida e impersonal dignas de un futuro desalentador que junto a la enorme tarea del diseño de producción de Philip Ivey (Elysium, District 9) y la dirección de arte de Aleksandra Marinkovich (Crimson Peak, Mama) terminan redondeando un atractivo visual superlativo que enaltece el relato por medio de su marcada y lograda estética.

En síntesis, Anon es un relato que se queda a mitad de camino y que podría haber sido mucho más si hubiese contado con una mayor solidez narrativa. Un film para pasar el rato durante un fin de semana lluvioso que se mantiene a flote gracias al talento de sus intérpretes y la visión de su director.

Puntaje: 5.5/10


Anon_Poster_UK_JPosters.jpg

  • Título original: Anon
  • Año: 2018
  • Duración: 100 min
  • País: Alemania
  • Dirección: Andrew Niccol
  • Guion: Andrew Niccol
  • Música: Christophe Beck
  • Fotografía: Amir M. Mokri
  • Elenco: Clive Owen, Amanda Seyfried, Colm Feore, Sonya Walger, Mark O’Brien, Joe Pingue, Iddo Goldberg, Sebastian Pigott, Rachel Roberts, Ethan Tavares, Marco Grazzini, Conrad Coates, Mayko Nguyen, Sara Mitich, Damon Runyan, Charles Ebbs
  • Productora
    K5 Film / K5 Film / K5 Media Group
    Género
    Ciencia ficción. Thriller

 

 

 

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios

1 Comment

  1. La idea principal de la película la sacaron del manga y anime ghost un the Shell, los implantes cibercerebrales y el hackear los ojos de las personas todo lo saco de hay.

1 Trackback / Pingback

  1. [REVIEW] Tau: 2018 - Una odisea en la mansión automatizada -

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.