Fideo del Oeste: El Halcón y La Presa (1966)

Una nueva edición de nuestra querida sección de los domingos nos trae un western dirigido por Sergio Sollima que debe estar en el top 10 de los mejores del género.

Por @diegui83

Póster de la época con el título original

Sergio Sollima tiene en su haber solamente tres Spaghetti Westerns. Con éstos quedó en el panteón que comparte con Leone y Corbucci. Su diferencia radica en la profunda carga social que sus historias cuentan. En este caso tomando diferentes aspectos de lo que dejó la Revolución Mexicana entre los pobres y su contraste con los ricos hacendados.

Tomás Millian y Lee Van Cleef, socios para una aventura

Un mítico cazador de recompensas, llamado Corbett (Lee Van Cleef), bastante heterodoxo (su trabajo lo realiza fundamentalmente para imponer la justicia y no solamente para cobrar la correspondiente recompensa) al que un rico empresario le propone su apoyo económico con objeto de llevarle al Senado para que se apruebe su proyecto de unir, mediante el ferrocarril, Texas y México, pero antes deberá dar caza a un humilde mexicano al que acusan de haber violado y asesinado a una adolescente.

En la primera escena ya nos dejan ver la opulencia en la que viven los ricos y el desprecio que sienten al hablar del personaje de Tomás Millian (Cuchillo). Brockston (Walter Barnes) es un potentado que alquila los servicios de Corbett para atrapar al supuesto asesino, aunque poco a poco va dejando ver su costumbre de creer que las personas son de su propiedad. El Caza-recompensas no es nada tonto, incluso es algo así como un Sherlock Holmes más violento (personajes que Lee Van Cleef interpretaba a la perfección) y se va dando cuenta de a poco de lo que trama el terrateniente.

El juego del gato y el ratón es constante en una película llena de idas y vueltas

La trama se convierte en un juego del gato y el ratón constante, donde Corbett va descubriendo poco a poco que nada es lo que parece, hasta que la vuelta de tuerca final nos deja con un doble duelo de los mejores que el género nos supo dar. La banda sonora de la película esta compuesta perfectamente por Ennio Morricone donde hay hasta un homenaje a Beethoven con su Para Elisa.

En conclusión, uno de los films imprescindibles para entender que este género nunca muere y que hoy esta más vigente que nunca.

Anuncios