“El Club de los 27”: El angustioso atractivo de la muerte

“27: Gone too soon” el documental estrenado en Netflix que explora las circunstancias que rodean las trágicas muertes de Jimi Hendrix, Jim Morrison, Brian Jones, Janis Joplin, Kurt Cobain y Amy Winehouse a los 27 años.

Por @GiuCappiello

Para quienes están familiarizados con el mundo del rock y sus mitos, sólo el título de este documental estrenado recientemente en Netflix, brinda la pista suficiente para intuir sobre qué tratará. Estamos hablando del famoso Club de los 27 que encuentra su origen en 1969, pero que tiene la particularidad de constituirse como tal 10 años después y continúa reafirmando su condición y “mística” propia, hasta hoy en día.

Corriéndonos –sólo por ahora– del atractivo estrictamente cultural de este fenómeno, lo interesante de este “club” es que condensa varios mecanismos propios de la sociedad y el ser humano. Veámoslo de este modo: no es noticia que muchos personajes de diferentes ámbitos, en la actualidad son considerados “exponentes” en sus respectivas prácticas, mientras que en la época en que supieron desarrollarlas, eran tomados como “uno más del montón”. No se trata de restarle valor a sus obras o desestimar su talento, sino que el ser humano tiende a idealizar a lo que ya no está; así aunque se haya tenido el aprecio que el ingenio merecía, cuando la falta –física o emocional– se evidencia, la estima suele ensancharse.

Por otro lado, la muerte suele ser uno de los temas de mayor interés a lo largo de la historia de la humanidad: es motivo de angustia por no poder controlarla, ya sea la muerte propia o de seres queridos. Inquieta el no saber nada, sólo sabe fehacientemente de ella quien está muerto, el resto de nosotros mientras tanto, somos simples testigos de la entrada a un show al que acceden otros y aunque esperamos expectantes, aquellos que entraron no salen de aquel teatro mortuorio para contarnos de qué trató la cosa.

Pero además de la incertidumbre, la muerte atrae, todos tenemos ese costado plagado de morbo: cuando giramos la cabeza ante un accidente, cuando investigamos las teorías acerca del “más allá”, cuando miramos películas de terror en donde hay asesinos seriales o espíritus que asechan. Son diferentes formas de satisfacer ese lado siniestro… porque la muerte es angustiosamente atractiva.

unnamed.jpg

Dicho esto pensemos en “El club de los 27”, fallecimientos trágicos e inesperados, algunos de ellos plagados de dudas, que su vez atraviesan algo tan importante y necesario para la cultura humana como es la música, y que encima tienen la característica de coincidir en un aspecto: “a los 27 años”. No es sorpresivo entonces que cuando nombres como “Cobain” o “Hendrix” llegan hasta nuestros oídos, automáticamente afloren nuestros colmillos sedientos de teorías acerca de esas muertes, de hipótesis metafísicas acerca de las coincidencias y claro, sin dejar de lado el soporte que brinda la admiración por estos talentos que dejaron marca y ya no están.

“27: Gone too soon” satisface todo eso y más, porque nos brinda un recorrido por cada una de esas historias individuales que forman parte del conjunto, conociendo singularidades de sus familias e infancia, analizando sus personalidades adultas, todas ellas caracterizadas por la tendencia a la autodestrucción y los excesos, en el marco de un inminente éxito. De hecho, en el documental en cuestión se plantea una breve pero muy interesante comparación, que funciona a la vez de hipótesis: en el mundo artístico, el incremento de la fama y el dinero –muchas veces– es codificado de manera inconsciente como mayor resistencia física, entonces aquellos que están en la cima de la popularidad, que son considerados “mejores” o “únicos” en los que hacen, llevan un estilo de vida que exige cuerpos mejores o únicos que resistan varias noches sin dormir, grandes cantidades de alcohol y múltiples sustancias, pero esto sólo se trata de una ilusión, un idilio, porque los cuerpos aunque muy exitosos, no dejan de ser finitamente humanos.

El documental despliega una estética que sigue la línea de otros títulos –muy recomendables– dentro de la plataforma como “Take your pills”: imágenes seductoras por sus colores y contundentes en  su mensaje, alternadas con testimonios que empapan de verosimilitud al tema. En este caso encontramos el relato de artistas y managers, así como de personas que han hecho investigaciones acerca de los célebres músicos o hasta han compartido codo a codo con ellos. Así como también podemos apreciar archivos de la época donde se refleja el apogeo de un increíble Jimi Hendrix o el lamentable ocaso de la inolvidable Amy Winehouse.

“27: Gone too soon” logra empaparnos de información para algunos desconocida, satisface nuestro costado más inquisitivo y morboso brindándonos teorías e hipótesis que calman inquietudes; a la vez que nos deleita recordando el talento de estas seis grandes figuras de la música que reafirman su impronta y engrandecen su recuerdo mediante este mito de la cultura del rock, que pese a la tragedia los evoca con admiración mediante “El club de los 27”.


 

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario