The Cave: El documental nominado a los Oscars 2020

The Cave

El documental, dirigido por el sirio Feras Fayyad, cuenta la historia de un grupo de doctoras que luchan contra los bombarderos diarios, la escasez crónica de suministros y la amenaza de ataques químicos a un hospital subterráneo llamado “The Cave”, en una Siria devastada por la guerra.

Por @mauvais1

«Después de semanas de agitación, lucha y obstáculos que nadie debería soportar, podemos informar que Feras llegó a salvo esta noche a Los Ángeles», dijo Nat Geo Documentary Films en una larga declaración el domingo por la noche, reportaba el medio Deadline el 26 de enero cuando por fin el cineasta Feras Fayyad recibía la visa para ingresar al país, en su gira internacional de presentación del documental que dirige. La misma industria ponía el pedido por escrito con la intención de que por fin pudiera hacerlo desde Dinamarca donde vive en exilio. Nada extraño, ya que había sucedido cuando intentó entrar en EE.UU en 2017 para asistir a la entrega de los Oscars, en aquel entonces presentaba el documental «Last Men in Aleppo». Todo debido a «La Orden Ejecutiva 13769 del presidente Donald Trump» que limita el ingreso de de personas de siete países de mayoría musulmana (Libia, Irán, Irak, Somalia, Sudán, Siria y Yemen).

Todo esto es parte también, de manera tangencial aunque no superficial, de la historia de este documental, una extensa co-producción entre los que cuenta National Geographic, que compite por el premio a Mejor Documental en los Oscars 2020.

The Cave sigue al Dr. Amani, una joven y aspirante a pediatra en Siria que se ve obligada a finalizar sus estudios para dirigir el equipo médico en un hospital secreto subterráneo en la ciudad asediada de Al Ghouta que lidera un equipo de mujeres que trabajan con escasos recursos. Debido al ataque sin parar de la guerra convencional y química, las víctimas brutalizadas y desplazadas inundan el refugio subterráneo a través de entradas secretas y una intrincada red de túneles.

A propósito de su estreno que llevará a cabo National Geographic el lunes 3 de febrero a las 23 horas, te contamos diez datos de producción y sus protagonistas del mismo.

The Cave

1. ADMIRACIÓN HACIA LA VALENTÍA FEMENINA, DESDE LA CUNA

El director sirio Feras Fayyad se crió rodeado de mujeres: su madre, siete hermanas y cuatro tías. Siempre le perturbó la visión de la mujer en la sociedad siria, en donde se las considera el sexo débil, nacidas para ser esposas y madres, e inherentemente inferiores al hombre. “Mi madre siempre estaba haciendo cosas”, dice. “Yo aprendí de ellas y de mis hermanas y mis tías. Ellas me convirtieron en la persona que soy”.

2. LA EXPERIENCIA DE LA TORTURA EN CARNE PROPIA

En 2011, el gobierno de Bashar al-Assad comenzó a tomar medidas severas para desbaratar el movimiento pro-democrático. Fayyad fue arrestado, su película sobre un poeta sirio exiliado y su lucha por la libertad de expresión lo puso en la mira del régimen. Fue encarcelado y torturado durante quince meses. Allí presenció crueldad y misoginia. “Como hombre que creció en una familia de mujeres, esto fue muy fuerte para mí. Sentí que algún día tenía que usar mi voz como cineasta para denunciar todo esto”.

3. EL DESCUBRIMIENTO DE AMANI BALLOUR

En agosto de 2013, el gobierno de Al-Assad realizó un ataque con armas químicas en Guta. Se lanzaron misiles a las 2:30 de la madrugada, que asfixiaron a la población mientras dormía. Feras Fayyad quedó impactado al ver imágenes de dos médicas que trabajaban con rapidez y decisión. Una de ellas era una joven pediatra, la doctora Amani Ballour.

4. AMANI, UNA SÍNTESIS DE LAS MUJERES DE TODA SU VIDA

Me podía imaginar a mi mamá, a mis hermanas, a las mujeres que habían sido golpeadas durante mi encarcelamiento. Todas las historias se unieron en esta mujer, la doctora Amani, que no estaba solamente cumpliendo con su deber como médica: estaba desafiando los estereotipos y prejuicios que la sociedad siria tiene de la mujer”, recuerda Fayyad.

5. LA CUEVA

Amani fue designada directora del hospital subterráneo en Guta Oriental al que llamaban “The Cave”. Los pisos subterráneos eran parte de un hospital en construcción que había quedado sin terminar y vacío desde el comienzo de los disturbios. El área fue dividida en salas: una clínica pediátrica, una clínica para la mujer, un quirófano, una sala de recuperación y una espacio de recepción de emergencias. Fue uno de los últimos bastiones para el tratamiento de los heridos de la región.

6. UNA PELÍCULA DIRIGIDA A LA DISTANCIA

Imposibilitado de ir a Guta debido al asedio, el director debió reunir a un equipo de filmación para trabajar dentro del hospital subterráneo. Su búsqueda lo condujo a tres talentosos colaboradores: Muhammed Khair Al Shami, Ammar Sulaiman y Mohammed Eyad, quienes le hicieron un mapa detallado del hospital para que tuviera una idea concreta de la distribución, las diversas salas y túneles. Se comunicaban online dos veces al día y enviaban el metraje en archivos pequeños.

7. EL DESAFÍO DE NO MOLESTAR

Fayyad les dio instrucciones paso a paso de las maniobras físicas necesarias para lograr la sensación de intimidad que buscaba. “Tenían que saber cómo filmar de una manera sensible, cerca de los personajes, pero sin molestarlos”. Concebía al documental como un exponente de cinéma verité, impulsado por los personajes, sin narración ni entrevistas directas a la cámara. El director quería que su equipo siguiera a los personajes durante períodos largos de tiempo y que los filmara trabajando y también en su vida personal: comiendo, comunicándose con la familia, hablando entre ellos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

8. FALTA DE LUZ

Los camarógrafos se enfrentaron a un sinfín de dificultades técnicas, sobre todo por la imposibilidad de acceder con equipos sofisticados de alta calidad, apropiados para filmar espacios pequeños y oscuros. Si había un corte de luz, alguno de los camarógrafos encendía la linterna del celular para el que estaba filmando. Los personajes raras veces se aventuran a la superficie, para no arriesgarse a morir en uno de los frecuentes ataques aéreos de los aviones de combate rusos.

9. ABRIRSE PASO EN LA TRAGEDIA

La doctora Amani actúa según sus convicciones, con especial atención a las niñas, para quienes el futuro era todavía un tema remoto. “En nuestra sociedad, se espera que las mujeres se casen cuando son adolescentes. La mayoría de los hombres y los padres les dicen: «Te casarás y te irás a la casa de tu esposo», pero en ese momento de su vida, las niñas no han oído a los hombres hablar de matrimonio. Ese es el momento de hablarles de su fortaleza. Es muy importante alentarlas. Ellas lo necesitan”.

10. LA ETERNA ESPERANZA DE JUSTICIA

Cuando le preguntaron sobre sus expectativas en relación a The Cave, la doctora Amani fue, como siempre, directa: “Quiero que esta película signifique un paso en el camino hacia la justicia, tal vez logremos que se haga justicia algún día. Quiero contarle a la generación más joven de Siria, a los hijos de los sirios, la verdad sobre lo que sucedió aquí. Y especialmente quiero que las mujeres de mi país sepan que son fuertes, que pueden desafiar las restricciones, que pueden hacer lo que quieran hacer. Traté de decirles a todas las mujeres que vi, todo el tiempo: «No hagan caso a la sociedad, a lo que la gente dice de ustedes. Tienen que hacer lo que les guste. Tienen que tener fe en ustedes mismas». Algún día, las cosas van a cambiar. La sociedad va a cambiar”.

Advertisements
Acerca de Marco Guillén 2580 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.