Teatro: Aristófanes y su comedia Lisístrata

Para apreciar las obras teatrales con mayores herramientas, es necesario conocer los textos clásicos. Observar cuáles son las características del género y dónde se rompe con esa estructura. El argumento atrae al público, lo emociona, lo moviliza. Pero, una historia bien contada y representada puede provocar un mayor efecto y trascender en el tiempo. Conocerlas, nos hará ver su totalidad, comprender y disfrutar en profundidad aquello que se cuenta.

Por @MLauParedes

Lisístrata es una comedia escrita por Aristófanes, comediógrafo griego, que muestra en su obra el intento de su protagonista de buscar la paz frente a la realidad bélica y social que se vive en la época. Para ello, Lisístrata les pide a las mujeres de todas las ciudades que tomen la iniciativa, no tengan más relaciones sexuales con los hombres y abandonen las tareas hogareñas hasta que éstos desistan de participar en la guerra. Además, les pide a las ancianas que tomen la Acrópolis que es donde está el dinero de la ciudad. Se intercalan con los diálogos de los personajes, los coros que se enfrentan violentamente para terminar con la postura del grupo femenino.

Durante la representación, se hacen alusiones a personas famosas de aquel tiempo que generan risa en los que comprenden a quiénes se refieren. También, son continuas las referencias a situaciones propias de ese momento que nos permiten apreciar la historia griega desde otro lugar. Todo y todos pueden ser objeto de burla.

Luego de la abstinencia, se llega a un estado de paz y se logra un desenlace feliz en donde todos disfrutan del fin de las hostilidades. En la comedia, se genera un mundo al revés en el que las mujeres son las que dan fin a cuestiones que eran exclusivas de los hombres. La mujer aquí deja sus actividades diarias y toma un lugar político fundamental.

Leer a este comediógrafo no sólo los hará reír de situaciones muchas veces absurdas, sino también conocer el lado menos solemne de la historia griega. No aparecerán los grandes héroes, pero sí se conocerán las voces de esos ciudadanos cansados del permanente estado de guerra.


La comedia antigua estaba dividida generalmente así: primero aparecía el Prólogo, allí se ponía en situación al público y estaba antes de la entrada del coro (párodo). Después, se presentaba el episodio yámbico; luego el agón que es la parte del conflicto de la historia.  Nuevamente, aparecía un episodio yámbico. También, solía presentarse la parábasis que es cuando el coro le habla a los espectadores. Por último, surgía el éxodo que es la salida del coro.

Con el paso del tiempo, el género dramático fue mutando y dejando atrás las reglas del pasado. Se dejó el verso, perdió protagonismo el coro, se mezclaron los estilos, entre otras muchas formas que ya no se utilizan. Queda aún, esa catarsis a la que se llega como público de las grandes tragedias y esa carcajada que aparece al ver representados en el escenario nuestros propios vicios.

Podremos encontrar en la actualidad historias que marcarán nuestras vidas, creadas recientemente. Pero, volver a ese pasado lejano a través de las obras teatrales de la antigüedad nos dejará acercarnos a esa literatura que todavía perdura en cada representación y en la voz de cada actor.

 

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de María Laura Paredes 132 Articles
Lectora y admiradora de toda expresión artística. Entrevistas, reseñas y comentarios literarios.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.