Permitidos: El que avisa…¿no traiciona?

La nueva comedia de Ariel Winograd abunda en gags disparatados en función de la pareja principal. Apuesta y gana.

Por @diegui83

Vivimos en una época complicada, la era digital. Si bien mucho se ha ganado en esta afrenta de la tecnología a nuestras vidas, también hemos perdido bastante conexión con nuestros pares. Vivimos en una era donde las redes sociales nos hacen socializar menos que nunca y dónde estamos constantemente bombardeados por publicidad y estímulos que no necesitamos pero que nos hacen consumir lo que sea, casi siempre cosas sin sentido y materiales.

Sin embargo, la pareja de Camila (Lali Espósito) y Mateo (Martín Piroyanski), luego de 8 años de noviazgo están preparados para dar el gran paso: ir a vivir juntos. Jóvenes, con trabajos sólidos (él en una empresa que se dedica a aplicaciones de celulares y ella abogada en el estudio de su padre) y más enamorados que nunca, la vida les sonríe. No hay conflicto. Hasta que una cena con amigos y una sola palabra que declara el elemento prohibido de toda relación de pareja llega a la discusión: el permitido.

Permitido: dícese de la persona con la que uno de los integrantes de la pareja tendría una noche de sexo con el consentimiento de la otra parte. Generalmente dicho “permitido” es una persona (hombre o mujer) inaccesible, como ser un actor/actriz famoso, modelo, etc. que, en teoría, no se contaría como infidelidad en dicha pareja.

La pareja protagónica llega al conflicto entre las partes cuando el sueño de Mateo se hace realidad y conoce a Zoe del Río (Liz Solari), llegando a tener una incipiente relación amorosa a escondidas de Camila. Casi por accidente, y por culpa de los medios de comunicación tan presentes en la vida de los famosos, Camila se entera de este encuentro entre su novio y la actriz desatando un sinfín de situaciones cotidianas que el realizador expone al máximo como gags cómicos en una cinta que abunda en el grotesco y es quizás el pináculo y, al mismo tiempo, un nuevo comenzar en la comedia argentina del eximio director Ariel Winograd (Mi Primera Boda, Sin Hijos, entre otros).

La contraparte del amorío casi ficcional entre Mateo y Zoe del Río es la respuesta ante esta situación de Camila: tratar de encontrar y conquistar a su propio permitido que no es otro que Joaquín Campos (Benjamín Vicuña), como a modo de vendetta, un actor y activista a favor de los animales bastante excéntrico que se enamora de esta mujer perdida en la vida tal como la hace cuando rescata a un animalito para su fundación de vida silvestre.

Si bien no quisiera ahondar en detalles, porque la magia del cine es sorpresa, la película tiene muchas situaciones en la que nos sentiremos identificados (más los que estamos en pareja), pero también como género humano, como cuando se muestra el día después en los respectivos trabajos de cada uno, la reacción ante el winner (que es el hombre) y la cornuda (por supuesto, la mujer) en un contraposición perfecta donde Winograd hace magia con la cámara. Y como advertimos antes, la intervención de los medios y sobre todo, las redes sociales, enalteciendo a una persona anónima al punto del ridículo, de la canonización o de llevarlo a la hoguera en santiamén.

Piroyanski, un habitual en las producciones de Winograd, está impecable en la piel de un chico común que se ve arrasado por una situación de ensueño que se vuelve incontrolable. Lali Espósito quizás sea la sorpresa (sobre todo para este servidor) en una actuación que seguramente quedará en los registros de la comedia nacional con sus insultos e improperios, uno más creativo que el otro.

Tanto Liz Solari como Benjamín Vicuña encarnan a ese arquetipo del inalcanzable, el ser perfecto que termina siendo una personalidad patética y  superficial en sobremanera (destacando al chileno, en un papel que hay que sacarse el sombrero pues saca más de una carcajada). Además, todos los secundarios tienen su momento de gloria, aunque habría que destacar a la actriz Maruja Bustamante en el papel de una fan obsesionada con Joaquín Campos que termina desencadenando el climax final en una suerte de Misery autóctona  bastante retorcida y desopilante.

Winograd vuelve a destacar en el género que más le queda, la comedia. Como frutilla de un postre repleto de éxitos, el realizador ha creado una historia que no intenta hacer una crítica social ni de las relaciones de pareja (aunque lo logre), sino divertir en poco mas de hora y media e, insisto, es uno de los filmes que quedarán en la historia de la comedia argentina.

Dato de color: La cumbia final en los créditos, un hit inmediato.

PUNTAJE: 10/10


  • Título original: Permitidos (2016)
  • Dirección: Ariel Winograd
  • Guión:Julián Loyola y Gabriel Korenfeld
  • Idea Original:Gabriel Korenfeld
  • Elenco: Lali Espósito, Martin Piroyansky, Liz Solari, Benjamín Vicuña, Anita Pauls, Guillermo Arengo, Maruja Bustamante
  • Una producción de:Tres Planos Cine, Bastiana Films, Ricardo Freixa
  • Distribuidora: Buena Vista
  • Estreno: 04/08/2016

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Diego Alvarez 1311 Articles
Cinefilo, comiquero, coleccionista, comic addict. Whovian de tiempo completo.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Jueves de Estrenos: 04/08/2016 – Cuatro Bastardos
  2. Mamá se fue de viaje: Hilarante tráiler de lo nuevo de Ariel Winograd – Cuatro Bastardos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.