[REVIEW] Fyre: La gran estafa

Netflix se caracteriza por estrenar inmejorables documentales. El pasado 18 de enero presentó “Fyre: la fiesta más exclusiva que nunca sucedió (2019)” de Chris Smith, en el que se relata una de las estafas más grandes conocidas hasta el momento: el Fyre Festival. El evento se llevaría a cabo en una isla privada de Bahamas, pero todo salió mal y al sueño de muchos se los llevó el mar.

Por @AnXieBre

¿Qué harías si pudieras tener acceso a un festival VIP en una isla paradisíaca? ¿Y si te dijeran que vas a convivir con las modelos más importantes del mundo? ¿Si te dijeran que podés ver a los músicos más famosos en un solo lugar?

Cualquiera que tuviera el dinero suficiente y sea habitué de este tipo de eventos se estaría subiendo a un avión para experimentarlo. Todo parece perfecto, un lugar hermosísimo con todos los lujos, celebrities, fiestas interminables y música todo el tiempo. Sólo hay un pequeño detalle: todo es mentira.

En un mundo plagado de banalidad, fantasía de fama, vestidos caros y la necesidad de mostrarse públicamente, el alcance de las redes sociales es casi inimaginable. Y al día de hoy el hashtag #BillyMcFarland seguramente sea uno de los más utilizados en Estados Unidos.

Era 2017 y, en busca de prestigio y más dinero, McFarland contrató a un gran equipo para que trabajara junto a él en un objetivo titánico: organizar el Fyre Festival con expectativas muy altas y un presupuesto bajo; dos factores que jamás podrían coincidir. Pero Billy estaba convencido de que lo lograría y de que sería el festival más importante del cual estaría hablando el mundo entero (prensa, redes sociales, famosos).

En su delirio de grandeza y soberbia, decidió dar el primer paso: grabar un spot publicitario con las modelos más importantes del mundo en plena isla de Bahamas. Ese material circularía hasta el cansancio y haría que el público comience a comprar tickets. Todo parecía estar saliendo de maravillas: el video había sido visto y compartido por miles de personas y la gente comenzaba a invertir en el evento. McFarland fue habilidoso para hacer contactos, convencer y generar confianza en su equipo.

Cuando los asistentes pisaron el lugar todo era muy distinto a las fotos: carpas mojadas y destartaladas (había diluviado el día anterior), playas sucias, un predio similar a un campo de batalla, tuppers con comida horrible y un evento a medio armar, totalmente improvisado. La consecuencia fue desastrosa: la gente desesperada e indignada subió todo a sus redes sociales y la noticia no tardó en llegar a los medios masivos. El festival iba en picada. Y posteriormente lo peor: las demandas millonarias tanto a McFarland como a su socio, el rapero Ja Rule, quien colaboró sobremanera en la promoción del evento en cuestión.

Con todo este material, Chris Smith (director del genial documental “Jim y Andy (2017)”, protagonizado por Jim Carrey) relata con ritmo vertiginoso los avatares y desencantos de lo que empezó como un idilio y se convirtió en una pesadilla. Una película que retrata los hechos cuestionando todo, y que además muestra las sub historias de cada uno de los participantes del delirio- algunos crédulos, otros cínicos-. La que más conmociona es la de Maryann Rolle, dueña del restaurante encargado de proporcionar la comida a los turistas, quien tuvo que invertir 50.000 dólares para adecuar el lugar a los recién llegados y que, luego de firmar un acuerdo con McFarland, no vio un centavo de lo que le correspondía.

Tanto impactó su historia que al ver la película de Smith, miles de espectadores iniciaron una campaña de crowdfunding para ayudar a Rolle a recuperar su dinero. Poco más de un año después de la estafa, “Fyre” ve la luz en Netflix sin un testimonio oficial de McFarland (se lo ve festejando y riendo primero, luego hablando con sus colaboradores sobre la situación de los asistentes y sobre temas contables, pero en ningún momento presta declaración alguna). El joven empresario actualmente cumple una condena de 6 años en prisión por fraude, con una libertad bajo fianza anterior en la que reincidió en una nueva estafa.

El film de Smith es contundente pero no demasiado original. La productora Hulu – que también cuenta con plataforma de streaming- lanzó otro documental de la misma temática, “Fyre Fraud (2019)”, casi al mismo tiempo. Éste último cuenta con el testimonio del mismísimo responsable del desastre más delgado y consumido; la otra cara de la misma moneda, como si hubieran querido darle la oportunidad de redimirse de sus actos. La película es tendenciosa y omite buena parte de los testimonios de las víctimas del engaño, inclinándose más por contar los efectos del fenómeno de los Millenials, por ejemplo, y lo perjudicial que pueden ser las redes sociales más que en el delito en sí.

La mejor conclusión que se puede sacar de esto es que ambos se complementan. ¿El consejo? Ver los dos.

PUNTAJE: 8/10

Spot publicitario Fyre Festival:


Título: Fyre

Guion y DirecciónChris Smith

RepartoBilly McFarland, Ja Rule

ProductoraJerry Media / Vice Studios. Distribuida por Netflix

Una invitación exclusiva al detrás de escena del bochornoso desenlace del festival Fyre. Creado por Billy McFarland y el rapero Ja Rule, Fyre se promocionó como un festival de música de lujo en una isla privada de las Bahamas con supermodelos en bikini, presentaciones de estrellas musicales y elegantes instalaciones. Al llegar, los invitados se encontraron con una realidad totalmente opuesta.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.