Retrospectiva Bastarda: «The Game» (1997), de David Fincher

Escondida en la filmografía de David Fincher entre éxitos mundiales de taquilla como «Seven» y «Fight Club», «The Game» es una joyita digna de revisitar.

Por @joacods

David Fincher es uno de los directores más reconocidos del siglo XXI. Si bien su debut se dio en 1992, detrás de la silla directora de Alien 3, el cineasta es ampliamente celebrado por sus thrillers psicológicos como lo son los ya mencionados Seven y Fight Club, Panic Room, Zodiac y Gone Girl, entre otras producciones que indagan en otros géneros. En 1997, luego del boom que significó la cinta protagonizada por Brad Pitt y Morgan Freeman, Fincher se inclinó por realizar un proyecto que le había llegado a sus manos tiempo atrás: The Game. Así, abrochó a un veterano del género, Michael Douglas (con protagónicos en Fatal Attraction y Basic Instint), sumó a Sean Penn (que venía de papeles en Carlito’s Way y Dead Man Walking) en un rol que estuvo muy cerquita de pertenecer a Jodie Foster y completó con Deborah Kara Unger (recordada por su ¿único? rol en Crash, de David Cronenberg) el tridente titular.

El resultado es un thriller clásico de poco más de 2 horas teñido de un clima agobiante, tanto para sus personajes como para los espectadores, en el que el banquero Nicholas Van Orton (Douglas) recibe un particular regalo de cumpleaños de su hermano (Penn): un juego que se integra sospechosamente en su día a día y que comenzará a meterse en la mente de Van Orton hasta el punto de no poder distinguir lo real de lo ficticio. Una premisa bien prometedora.

Si bien la película no fue defenestrada por la crítica especializada, serán pocos lo que piensen en The Game cuando les mencionen el nombre de David Fincher. La cinta es sin duda una de las menos conocidas del director y realmente es una lástima: es uno de los thrillers más interesantes de su carrera. El tono oscuro típico de sus películas se encuentra plenamente presente, la sensación de que algo no está bien empapa toda la película y mantiene en vilo a quien se encuentra del otro lado de la pantalla durante todo el film, el cual se presenta enmarcado en un clima de gran tensión y de agotamiento constante, algo que se perpetúa hasta los momentos finales del film. Es así que no sólo la destreza para dirigir de Fincher es uno de los aspectos a destacar, sino que mucho tiene para decir el desempeño actoral de Michael Douglas: interpreta a un inversionista que aparenta estar totalmente desinteresado de la vida, más aburrido que infeliz, configurándose en una especie de miserable que vive por inercia. Y sin embargo, a medida que el argumento avanza es cuando se nota el talento de Douglas, fluctuando entre las emociones más distantes de un momento a otro, maneja a la perfección la paranoia que comienza a erosionar a su personaje y que lo acompañará durante las dos horas de la historia.

La película se inmiscuye así en la vida de un banquero de clase alta aburrido y prácticamente sin nada que hacer en su cotidianidad al que la novedad del regalo de su hermano se le presenta primero como una gracia y después, como una situación que puede poner seriamente en riesgo su vida. En este sentido, es difícil olvidar que el protagonista corresponde a una clase social «alta» que recuerda un poco a Eyes Wide Shut que, irónicamente, se estrenó dos años después (sin secta de por medio), con una clase aristocrática llena de fetiches y desenvolvimientos bastante cringe, algo que en The Game se ve claramente hacia el final de la cinta.

Injustamente menospreciada por el alto nivel de las películas circundantes en la cronología del cineasta, The Game no es la mejor película de todos los tiempos ni mucho menos, pero es una interesante opción con un guion aceitado y ajustado al detalle. Una perlita que pasó desapercibida durante su estreno y que se terminó por establecer como un ejemplo más de películas infravaloradas por el público y la crítica cinematográfica.


Título original: The Game

Título en español: Al filo de la muerte

Año: 1997.

Duración: 123 min.

País: Estados Unidos.

Dirección: David Fincher.

Guion: John Brancato y Michael Ferris.

Música: Howard Shore.

Fotografía: Harris Savides.

Reparto: Michael Douglas, Sean Penn, James Rebhorn, Deborah Kara Unger, Peter Donat, Carroll Baker, Armin Mueller-Stahl, Anna Katarina, Mark Boone Junior, Tommy Flanagan, Elizabeth Dennehy y Spike Jonze.

Productora: Polygram Filmed Entertainment, Propaganda Films.

Género: Thriller psicológico.

El multimillonario Nicholas Van Orton tiene todo lo que un hombre puede desear. Pero Conrad, su díscolo hermano, aún es capaz de encontrar un regalo de cumpleaños que pueda sorprenderle: su ingreso en un club de ocio capaz de diseñar a su medida aventuras y pasatiempos exclusivos.

 

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.