Rojo y Viejo Bastardo: «Psicópata Americano» (2000), de Mary Harron

Hace 20 años se estrenaba una película nueva para su época en muchos sentidos. Ambientada en los ’80, «Psicópata Americano» fue uno de los primeros films en retratar el mundo de los «yuppies» norteamericanos, catapultó a la fama a Christian Bale y fue dirigido por una mujer, quien no tuvo reparos en representar la misoginia de su personaje principal.

Por AnxieBre

Patrick Bateman (interpretado por Bale) es un obsesivo perfeccionista con su trabajo, su cuerpo y su alrededor de carácter completamente material. Es sumamente competitivo, arrogante y antipático, aunque a veces, fundamentalmente en cenas y eventos sociales, muestra un poco de encanto ante los demás. Por dentro, es una persona fría, calculadora y de a poco iremos descubriendo más.

En el transcurso de la película, el personaje va como «explotando». Cada vez más se le presentan brotes de furia y vemos que se profundiza su gusto por la sangre, es decir, matar gente.

La secuencia de créditos iniciales ya nos muestra el tono del film: minimalista, moderno (para los años ’80, claro), con espacios poco acogedores, con charlas superficiales, con un marcado detallismo y puntillismo. Claramente, estamos ante una presentación del personaje principal justo antes de su aparición en escena.

psicópata americano

El proyecto parte de la novela homónima de Bret Easton Ellis, autor para muchos «polémico» por su frialdad en los relatos (sobre todo al narrar los asesinatos). A su vez, la cineasta Mary Harron fue criticada por muchos por hacer de la película algo mucho más liviano.

Hubo idas y vueltas en este proyecto. Sonaron nombres como David Cronenberg, que empezó a escribir el guion, y Oliver Stone para dirigir la adaptación cinematográfica. Leonardo DiCaprio había aceptado la propuesta de interpretar a Bateman pero en esta etapa nadie parece haberse puesto de acuerdo. Así (en muy resumidas cuentas) quedó Christian Bale.

Finalmente la película estrena en el año 2000 en el Festival de Sundance y, allá por el 2002, apareció su secuela: «American Psycho 2» (protagonizada por Mila Kunis), que para la mayoría de los espectadores y críticos fue un fiasco.

Como siempre, hago alusión a tres escenas que me parecen fundamentales:

la del personaje junto al indigente. Es terriblemente violenta y cínica, pero es uno de los momentos en los que más brilla Christian Bale

las del protagonista junto a dos prostitutas. Se mira al espejo reiteradas veces enorgulleciéndose de su físico mientras tiene relaciones sexuales con ambas. La representación del típico narcisista

la confesión a su abogado que se complementa con la del final, con éste presente. Momento en el que el espectador duda de la veracidad de los hechos

Los invito a que visiten esta película, de la que aquí decido no dar tantos detalles. Es una interesante y extrema metáfora del mundo superficial de los jóvenes exitosos con altos ingresos, cuyas preocupaciones pasan por el color de corbata o el diseño de la tarjeta personal de su compañero de trabajo. Además… ¿a quién se le iba a ocurrir que este mismo actor, luego, podría interpretar a un justiciero como Batman?


Título original: American Psycho Psicopata Americano afiche

Dirección: Mary Harron

Guion: Mary Harron, Guinevere Turner (Novela: Bret Easton Ellis)

Productora: Lionsgate

Elenco: Christian Bale, Willem Dafoe, Jared Leto, Josh Lucas, Samantha Mathis, Matt Ross, Bill Sage, Chloë Sevigny, Cara Seymour, Guinevere Turner, Reese Witherspoon, Justin Theroux, Monika Meier.

Duración: 101 min.

País: Estados Unidos

Es la década de 1980 y Patrick Bateman es un hombre exitoso y obsesionado por la competencia y por la perfección material. Desde afuera, parece ser el hombre ideal, pero en profundidad hay un problema con él: psicológicamente tendrá que luchar (o no) con su afición a asesinar gente.

 

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.