Retrospectiva Bastarda: «Día de la independencia» (1996), de Roland Emmerich

Retrospectiva Bastarda: "Día de la independencia" de Roland Emmerich

Pocas películas de ciencia ficción han envejecido tan bien como Día de la Independencia (1996). La película con actores de la talla de Jeff Goldblum o Will Smith no solo fue un éxito taquillero rotundo, sino que hoy en día es muy bien recordada y apreciada dentro del género. ¿Qué hizo especial a esta película tan comercial?

Por @nicobarak

Ya sea en casos como Terminator 2 (1991), Jurassic Park (1993) o Misión Imposible (1996), las películas comerciales de los ’90 tuvieron la suerte de ser no solo éxitos económicos impresionantes, sino que además del simple entretenimiento, eran efectivamente películas interesantes y muy bien filmadas. En ese contexto, Día de la Independencia estrena en 1996. Su aportación para el mundo de la ciencia ficción es notable, y ya sea desde escenas grabadas en la mente de los espectadores o discursos de intenciones algo curiosas, es más que evidente que la película logró convertirse en un icono.

Retrospectiva Bastarda: "Día de la independencia" de Roland Emmerich

Lo primero que se puede hablar a la hora de analizar la película a grandes rasgos, es claramente la construcción del guion. La historia de la película, que plantea una clásica invasión alienígena, está excelentemente planteada. Sin temer a la duración del film, el primer acto se encarga de establecer a la perfección la normalidad de los personajes que protagonizarán la historia, para luego poder reflejar qué tan brusco es el cambio de sus vidas con la llegada de los aliens a la tierra. El verosímil queda planteado gracias a la paciencia del guionista, que construye los personajes, sus contextos y, sobre todo, sus personalidades. Tanto es así que Will Smith, quien llegaba a la película como una de las principales estrellas, tarda bastantes minutos en aparecer en pantalla, pero no resulta algo extraño o molesto, debido a la paciencia que plantea el comienzo.

Y ya que mencionamos a Will Smith, es importante destacar algo muy distintivo que tiene esta historia en comparación a otras películas comerciales. El recurso de plantear un único héroe para liderar y protagonizar la trama era algo muy utilizado para la época (al igual que ahora, en realidad), ya que permite teóricamente una conexión más directa con el personaje. Aun así, en este caso contamos con un protagonismo difuso y dividido entre distintos personajes. No es una película en la cual haya distintas historias, ya que todo gira alrededor de la invasión y los esfuerzos para detenerla, pero no hay ninguna estrella que claramente sea el protagonista del film. El presidente interpretado por Bill Pullman, el inteligente y carismático David Levinson interpretado por Jeff Goldblum o el Capitán Steven Hiller personificado por Will Smith podrían ser claramente protagonistas de sus propias historias, pero aquí todos sirven para un único propósito. Detener a los aliens.

Retrospectiva Bastarda: "Día de la independencia" de Roland Emmerich

Pero volviendo al guion, hay algo que realmente es muy interesante a analizar sobre el tono del film. A pesar de tener momentos bastante estadounidenses y cliché, en general uno terminará recordando momentos emocionales y dramáticos muy duros, poco característicos de una película con las expectativas comerciales de Día de la Independencia. Desde destrucciones bastante violentas de ciudades enteras hasta literalmente la explosión de edificios históricos significativos, la primer hora del film no escatima en generar un real temor hacia la llegada del ataque alienígena. No solo hemos visto la vida de los protagonistas ser afectada por la invasión, sino que luego vemos las consecuencias directas y devastadoras de los distintos ataques, potenciando aún más el verosímil y generando más empatía con las emociones de los personajes.

Este verosímil cuenta con un plus muy grande, y es que visualmente el film es simplemente espectacular. Decir que los efectos especiales de esta película no envejecieron es definitivamente no hacerle justicia a la calidad tan alta que maneja el film durante todo el metraje. Principalmente, esto se debe a la decisión del director por hacer la mayor cantidad de escenas con efectos prácticos. Para las explosiones de edificios, por ejemplo, usaron maquetas a escala para simular el tamaño real de estos edificios, y efectivamente explotarlos en el estudio, sin efectos digitales añadidos. No es una película enteramente hecha con efectos prácticos, porque hacerla de esa forma hubiera salido una fortuna, pero se puede apreciar todo el enorme esfuerzo en generar escenas visualmente impactantes y extremadamente realistas, dentro de lo que se puede llamar realista a un ataque alienígena.

Es curioso que este mismo director hiciera totalmente lo contrario al dirigir la secuela, Independence Day: Resurgence en 2016, que además de tener un guion increíblemente flojo, cuenta con unos efectos digitales muy feos hechos por computadora, achatando la imagen y dándole una estética extremadamente artificial. Será cuestión de gustos, supongo.

Retrospectiva Bastarda: "Día de la independencia" de Roland Emmerich

Lo que no es cuestión de gustos es que la película, con un abultado presupuesto de 75 millones de dólares, generó una aún más abultada recaudación final de más de 800 millones de dólares, siendo la película más taquillera de 1996 y la sexta más taquillera de los 90, solo por detrás de monstruos como Titanic, Star Wars o Jurassic Park. Está claro que Día de la independencia no dio vuelta ningún tablero cinematográfico, y también está claro que se puede escribir la historia de la ciencia ficción sin nombrarla. Las cosas como son.

Pero aun así, no quedan dudas de que Día de la Independencia es una de las películas más entretenidas de los 90, que además de ser visualmente una obra más que lograda, es una pieza importantísima de la cultura pop y que cualquiera que no la haya visto y le guste ver Avengers, debería verla. Además, nunca está de más estar preparados para el ataque. Pueden llegar en cualquier momento. O quizás, ya llegaron…


Retrospectiva Bastarda: "Día de la independencia" de Roland EmmerichTítulo original: Independence Day (1996)

Dirección: Roland Emmerich.

Guion: Dean Devlin, Roland Emmerich.

Música: David Arnold.

Fotografía: Karl Walter Lindenlaub.

Reparto: Will Smith, Jeff Goldblum, Bill Pullman, Mary McDonnell, Judd Hirsch, Randy Quaid, Margaret Colin, Robert Loggia, James Rebhorn, Harvey Fierstein, Vivica A. Fox, Harry Connick Jr., Dan Lauria, Adam Baldwin y Brent Spiner.

Productora: Distribuida por 20th Century FoxCentropolis Entertainment.

Género: Ciencia ficción.

En víspera del 4 de julio, unas gigantescas naves espaciales aparecen en el cielo. El estupor inicial se convierte en terror al ver cómo atacan el planeta lanzando rayos destructivos contra las mayores ciudades del mundo. La única esperanza de salvación está en manos de algunos supervivientes, que se unen planeando un ataque masivo contra los alienígenas, antes de que sea demasiado tarde.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.