[REVIEW] Nightflyers: A la deriva

“Mientras Jesús de Nazareth agonizaba en la cruz, los volcryn pasaban a un año luz de su tormento, rumbo al exterior“, dice George R.R. Martin en su relato. Deberíamos haber hecho lo mismo con su adaptación televisiva.

Por @mauvais1

El terror dentro del género de la ciencia ficción tiene su historia, una tan buena como irregular. Se nos viene a la memoria Alien, el octavo pasajero (1979), que supo inaugurar una nueva etapa y tipo de trama. Nave espacial en medio del vasto y profundo espacio con tripulantes acosados por algo que desconocen pero que está resuelto a destruirlos sin contemplaciones. Casi un subgénero en sí que daba una nueva visión de las casas embrujadas o thriller de home invasion. Luego de este experimento que fue el film de Ridley Scott, hubo muchos que quisieron emularlo: Event Horizon (1997), Pandorum (2009), Solaris (2002) y por qué no Apollo 18 (2011), por nombrar algunos, además de la recién llegada a la pantalla chica, Origin (2018) de YouTube Premium. De la que al escribir la review, pasamos por un prólogo tan parecido que no terminamos de abandonar un desagradable déjà vu desde entonces… y cada vez que nos enfrentamos a una nueva producción que involucra naves, muertes y alguna que otra mercancía del género. Así es como nos sentimos frente a los diez episodios de Nightflyers, que fue desarrollada por Jeff Buhler para SyFy y que puede verse en Netfilx.

La historia se basa, muy libremente, en el relato escrito por George R.R. Martin que integra la antología que se titula, Viajeros de la Noche en español. La trama que aquí se narra es sobre “ocho científicos y un hombre con poderes telepáticos que viajan a los confines del sistema solar a bordo del Nightflyer, una nave con un pequeño equipo y un capitán solitario, con la esperanza de encontrar vida alienígena en una nave que buscan cruzarse. Pero cuando todo se complica, la supervivencia será más difícil de lo que esperaban“.

nightflyers-1547564570

El relato original que encaraba, en su prólogo, una historia de tono lovecraftiano con eso de la inmensidad de lo desconocido, la intemporalidad de la nave que buscaban hallar, que con su inconmensurable longevidad surcaba el espacio llevando consigo la historia de la galaxia y criaturas que podrían haber surgido en el mismo inicio de la historia universal, para dar paso a un thriller del tipo “cuarto cerrado”, cuando en la Nightflyer, nave que transporta al equipo de científicos, comenzaban a sucederse las misteriosas muertes. Carente de una adecuada atmósfera, la historia giraba en torno al misterioso capitán y su aún más misteriosa distancia con sus pasajeros, ante los que se presentaba solo como un holograma. Ahora bien, el equipo de guionistas, en pos de desarrollar una historia que cubra el espacio de diez episodios, comenzó un juego de géneros dentro de la misma nave que terminó siendo un híbrido desconcertante y tedioso.

Nightflyers_182064_4263

Vuelo bajo

Más allá de esa particular puesta, en materia de producción, que tienen estos títulos televisivos (llamalo SyFy); un bajo presupuesto bien utilizado y diseño de espacios adecuados, es el guion el que se encarga de estropear cualquier intento por parte del elenco y lo antes mencionado.

Al inicio, Agatha Matheson (interpretada por Gretchen Mol) graba un mensaje y lo lanza al espacio, cual botella al mar en un naufragio, advirtiendo la maldición que pesa sobre ellos, para luego darse muerte abriéndose el cuello con una cierra. Escalofriante es poco, aunque mil veces visto, un escenario efectivo al fin que da paso a la historia coral cuyos personajes centrales, llamémoslo así, son un grupo de científicos a cargo de una misión única, como es el primer contacto con quienes puede sean los más longevos e inteligentes de la galaxia. Cada uno de ellos es experto en una materia; biología, tecnología, telépatas, lingüistas y otras tantas más eminencias al tema. Que inmediatamente después de abordar la nave pierden toda perspectiva de su viaje y se confunden en una verdadera maraña de relaciones interpersonales. Más aún todos actúan de manera errática, irritante y egoísta, todos, sin espectros que varíen el comportamiento, casi calcados.

Los guionistas solo trazan un grueso listado de sentimientos; la chica cibernética callada y hafefóbica (miedo de tocar o de ser tocado), el biólogo socarrón y sarcástico, el obsesionado líder del grupo con su misión y un trauma pasado que lo entorpece. Y el telépata que inaugura otra línea argumental, de esas que quieren reflejar el comportamiento de un inadaptado social pero que se siente forzado a tal punto que tendrá un cambio de actitud sin ninguna relación con el planteamiento inicial del personaje. Y así y así hasta el infinito, porque ni siquiera comentamos los demás personajes, la tripulación de la nave que repiten estereotipos con los centrales como un irritante eco que no da respiro al espectador. O el agregado de ciertos pasajes de dudoso gusto gore que sugieren pero que no suman al planteamiento incial, que parecen utilizarse más como una manera de sumar cierto pasaje escalofriante y que solo provoca más agujeros en un, ya, colador narrativo.

1_g5_CdWVfWcqPwxsgrejONQ

Las muertes, una nave que parece tener vida propia, un capitán que es un misterioso holograma, el telépata que juega todo el tiempo con las mentes de los tripulantes, la nave que persiguen, historias de amor y nacimientos, el pasado de los personajes (porque obviamente algunos se conocen con anterioridad); ellos deambulan por los temas con cambios sustanciales en sus comportamientos que confunden y ralentiza la trama. LA trama principal ¿Cuál era? Sí, la nave misteriosa que persiguen, se mezcla de tal manera con el resto que para el episodio final ya ni importa quién o qué son, más allá de ese intento de emular la grandiosa 2001: A Space Odyssey (1968) con tal descaro que más de uno se sonreirá.

En definitiva, ya queriendo dejar este clavo ardiente, Nightflyers es adaptada con trazo grueso, creando una historia que carece de atmósfera alguna con personajes erráticos y sinceramente irritantes que no sostienen sus historias, haciendo del conjunto, más allá de una interesante puesta y fotografía, una desalentadora experiencia. El relato de George R. R. Martin no es un dechado de originalidad, escrito en 1981, pero la puesta al día del mismo es cansina. Parece que se olvidaron que sumar no es amontonar. Que los comportamientos de los personajes no cambian para facilitar un cierre de subtrama, más bien a la inversa, ellos son el quid de la cuestión y la trama se desarrolla en relación con la construcción que ellos hacen de esa realidad vivenciada. Es Gracias al elenco, desperdiciado por los guionistas en esa construcción bidimensional y aburrida, que se esfuerza en darle a la historia el drama necesario, quien logra darle a la historia algo de interés.

12d473f83ace4ac6abc8303bee4c4ec21070c04f

Por otro lado, y ya sin falsos finales, la historia escrita transcurría en un futuro distante, donde la humanidad ya ha conquistado el viaje intergalactico y conoce otras civilizaciones, por las cuales tienen noticias sobre este viajero interestelar. Claramente la serie ignora todo esto en busca de resaltar el primer contacto con una entidad alienígena que además es tan antigua y misteriosa como el mismo inicio del universo. ¿Entonces, por qué se ocupa tan poco de ellos en los diez episodios? ¿Qué hay de su historia, de como fueron avistados, del propósito que muchos reflexionan, sobre el viaje que la nave realiza? Nada, solo un montón de locos correteando en una nave. Una decepción.


Título: NightflyersNightflyers Poster

DirecciónAndrew McCarthy, Mike Cahill, Maggie Kiley,Damon Thomas, Mark Tonderai.

GuionJeff Buhler, Michael Golamco, Amy Louise Johnson, Brian Nelson, Lindsay Sturman,David Schneiderman (Novelas: George R.R. Martin. Historia: David Schneiderman)

Reparto: Gretchen Mol, Eoin Macken, David Ajala, Sam Strike, Maya Eshet, Angus Sampson,Jodie Turner-Smith, Brian F. O’Byrne, Phillip Rhys, Miranda Raison,Gwynne McElveen, Youssef Kerkour, Andrea Dolente, Abdul Alshareef, Tad Morari,Anaïs Rizzo, Bronte Carmichael, Karen Connell.

Ocho científicos y un hombre con poderes telepáticos viajan a los confines del sistema solar a bordo del Nightflyer, una nave con un pequeño equipo y un capitán solitario, con la esperanza de encontrar vida alienígena. Pero cuando todo se complica, la supervivencia será más difícil de lo que esperaban.

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2215 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.