Rojo y Viejo Bastardo: «Al final de la escalera» (1980), de Peter Medak

Rojo y Viejo Bastardo: «Al final de la escalera» de Peter Medak

Una historia que parece muy similar a casi todas las películas sobre casas encantadas. Pero lo bueno es que va más allá y ya es considerada uno de los mejores clásicos del subgénero.

Por AnxieBre

«Al final de la escalera» (1980) es contemporánea -ni más ni menos- de otra gran obra maestra del cine de terror: “El resplandor” de Stanley Kubrick. Cuando empezamos a recorrer la película nos vamos dando cuenta de que entramos casi en el mismo terreno. Una casa que empieza a volver loco al protagonista. Lugares fríos, sombríos, con misterios y ruidos en cada rincón. Lugares donde a nadie le gustaría quedarse solo.

Rojo y Viejo Bastardo: «Al final de la escalera» de Peter Medak

A pesar de ello, hay una gran diferencia entre un film y el otro: el primero en cuestión habla sobre la tragedia personal y la lleva hacia un historia ajena al protagonista, que involucra elementos sobrenaturales, y que tendrá que resolver por sus propios medios. En la segunda, la temática gira en torno a la locura del personaje principal. Está clarísimo, igualmente, que ambas utilizan la excusa de lo sobrenatural para tocar los temas que tocan.

Pero yendo hacia atrás en el tiempo (el que quiera puede explorar estas joyas que cito a continuación) hubo producciones influyentes: «La mansión encantada» (1963) de Robert Wise; «La mansión de los horrores» (1959), de William Castle; «La caída de la casa Usher» (1960), de Roger Corman; «Los intrusos» (1944), de Lewis Allen.

Rojo y Viejo Bastardo: «Al final de la escalera» de Peter Medak

Como reza la SINOPSIS DEBAJO, un compositor de piano se sume en una profunda depresión al perder a su mujer e hija en un accidente tan trágico como absurdo. Deja su casa y se va a una mansión apacible donde poder componer sin molestar a nadie. Pero la casa le va mostrando sus secretos bien guardados, sus lugares más oscuros y su pasado enterrado. John Russell, el músico en cuestión, se siente en principio amenazado pero luego comienza a investigar la historia de su nuevo hogar. Y allí la película cobra una fuerza increíble para dar luego un giro sorpresivo; lo que la va corriendo de lugares comunes y similitudes con otras producciones.

Otro punto a favor de «Al final de la escalera» es que no se anda con demasiados rodeos. Si bien dura unos buenos 109 minutos -lo que da cuenta de que su director se toma su tiempo para relatar los hechos – comienza con tensión (el accidente de su familia), continúa con la presentación del personaje y su proceso de duelo (cuando deja su casa y viaja) y luego adquiere protagonismo la mansión, desplegando sobre la trama toda su potencia como elemento narrativo dramático y sobrenatural.

Rojo y Viejo Bastardo: «Al final de la escalera» de Peter Medak

A este punto, y con todos estos elementos fuertes a favor, se puede decir que la película fue una gran influyente para otros films que vinieron luego: «Los otros» (2001) de Alejandro Amenábar -el piano, los niños, los ruidos, la escalera, la casa enorme y amenazante-, «Sexto sentido» (1999) de M. Night Shyamalan – ¿quién puede olvidar la memorable escena con el magnetófono, inspirada en la secuencia en la que el personaje de George C. Scott escucha una y otra vez los sonidos que quedaron grabados en su aparato luego de una sesión de espiritismo? – y «The Ring» (1998), de Hideo Nakata – que le rinde homenaje al pozo donde Jonh encuentra restos de un cadáver.

Rojo y Viejo Bastardo: «Al final de la escalera» de Peter Medak

Hay dos elementos terroríficos e inolvidables en la película. Uno es (como no podría ser de otra manera) la gigantesca escalera que conduce a la habitación del niño. Y el otro es una silla de ruedas infantil llena de telarañas que tiene vida propia. Otro, quizá, podría ser una pelota pequeña que baja sola por las escaleras y «enfrenta» al protagonista. Supongo  que sin ellos el film no sería igual. Otro aspecto fuerte es, sin duda, los recursos cinematográficos que utiliza Peter Medak para contarnos esta historia: el trabajo de arte y fotografía para la creación de atmósferas, los minuciosos planos y movimientos de cámara y los sonidos y la música en todo momento, lo que más me recuerda a «El resplandor».

Lo mejor de la película:

➡ Citada anteriormente, la escena en la que la pelota pequeña baja sola por la inmensa escalera y queda parada justo frente al protagonista

SPOILER. El «ataque» de la silla de ruedas a Claire Norman, el personaje femenino

➡ La escena en la que John Russell enfrenta con la verdad al senador Carmichael

Para Scorsese, «Al final de la escalera» está entre sus películas de terror preferidas.

Rojo y Viejo Bastardo: «Al final de la escalera» de Peter Medak


Título original: The Changeling

Director: Peter Medak Rojo y Viejo Bastardo: «Al final de la escalera» de Peter Medak

Guión: William Gray, Diana Maddox

Productora: Chessman Park Productions

Elenco: George C. Scott, Trish Van Devere, Melvyn Douglas, John Colicos, Jean Marsh, Barry Morse, Madeleine Thornton-Sherwood, Helen Burns, Ruth Springford

Duración: 109 mins.

País: Canadá

John (George C. Scott) es un famoso compositor que acaba de perder a su familia de manera trágica y trata de superarlo escapando de Nueva York hacia una casa apacible y solitaria en Seattle. Sin embargo, al poco de tiempo de instalarse empiezan a suceder cosas extrañas… Hasta que un día descubre una habitación secreta ubicada al final de la escalera, que le revelará una trama de sucesos macabros que involucran a un niño asesinado

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.