5 razones para ver… «OUTLANDER»

La producción de Starz basada en los libros de Diana Gabaldon ya está disponible completa en Netflix y en Flow. Se esperan temporadas 6 y 7.

Por @Gimei18

La ficción protagonizada por Caitriona Balfe y Sam Heughan tiene una verdadera legión de fans a su alrededor y, debo confesar, soy una de ellos. Una enamorada de James Fraser, que también encuentra motivos de orgullo en Claire.

Mi devoción por la serie creada por Ronald D. Moore no fue instantánea, y en realidad no me interesaba la combinación “viajes en el tiempo-romance-historia”. El punto de partida de la producción es el viaje que realiza Claire a las Tierras Altas de Escocia junto a su esposo y que, involuntariamente le lleva a viajar dos siglos atrás para adentrarse en la Escocia de los últimos levantamientos jacobitas, donde encontrará el amor.

Claire Randall, una enfermera de combate casada en los años 40, misteriosamente es arrastrada atrás en el tiempo hasta 1743, donde se lanza de inmediato a un mundo desconocido, viendo amenazada su propia vida. Cuando se ve obligada a casarse con Jamie Fraser, un joven guerrero escocés caballeroso y romántico, Claire comienza un pasional triángulo entre dos hombres muy diferentes con dos vidas irreconciliables.

Acá van mis 5 razones para convencer a quienes no la han visto, que lo hagan:

1. El contexto histórico

Outlander es una magnífica ficción histórica que nada tiene que envidiar a otros productos de este género. Se disfrutan tramas políticas y sociales, de historia y de misterio, además de conocer la vida y las costumbres de épocas históricas diferentes. Todo esto es posible gracias a una perfecta ambientación y a unos personajes bien definidos que actúan en concordancia con la trama histórica de la serie.

El príncipe Carlos Eduardo Estuardo, los clanes escoceses y sus luchas o la batalla de Culloden son algunos de los elementos reales con los que Diana Gabaldón contó para crear su saga. Momentos históricos que se entrelazan con la fantasía y el romance que caracterizan la historia de Jamie y Claire.

Pero la vertiente histórica de Outlander no es un inocente apaño narrativo que se cuela entre las tramas. Es el conflicto que mueve a Jamie, la lucha que coloca a Claire en una posición comprometida y el pasado con el que Gran Bretaña no quería lidiar en 2014, el año del estreno de la producción. Por aquel entonces, Escocia afrontaba un referéndum para decidir si debía ser un país independiente. Ninguna cadena de televisión británica quiso apostar por la producción, a pesar de la importancia que Escocia tiene dentro de la serie, tanto en la narrativa como en los escenarios. Los rumores de la industria dejaban entrever que ninguna cadena quería programar la serie para no tomar partido en el referéndum escocés, que se celebró el 18 de septiembre. Todo esto se confirmó tiempo después, cuando Wikileaks filtró que el mismísimo David Cameron, por aquel entonces Primer Ministro, se había reunido con Sony, entre otras razones, para hablar de Outlander «considerando la importancia de la serie en la atmósfera política de Reino Unido y Escocia en otoño». Para que la serie que ha llevado a millones de turistas norteamericanas a conocer Escocia llegase a territorio británico hubo que esperar a marzo de 2015.


2. Escocia

Outlander está rodada en la misma Escocia. Los escenarios escogidos dotan a la serie de una maravillosa belleza compositiva y aportan un logrado realismo a la escena. A todos nos encantaría poder traspasar la pantalla para trasladarse a esas tierras y sus paisajes, castillos y bosques verdes. Igualmente, la impecable ambientación escocesa del siglo XVIII se aprecia en las conversaciones entre los hombres de los clanes, el vestuario, los decorados y la banda sonora. Estos elementos narrativos y estéticos nos proporcionan como espectadores la facilidad de conocer la historia, la cultura y la política del país en aquella época.

Es posible odiar a los ingleses y amar a los escoceses. Esto sólo lo logra esta serie maravillosa. El castillo de Aberdour, el palacio de Linlithgow o las calles empedradas de Culross son algunos de los muchos lugares reales en los que transcurren escenas muy relevantes en el desarrollo de la serie. Localizaciones de gran vistosidad que, en ciertos casos, se relacionan con la mismísima María Estuardo. Un excelente aprovechamiento de los recursos disponibles en un país en el que el turismo es un factor importante de la economía nacional.

La serie nos enseña unos lugares ideales como las Highlands, las fortificaciones, los bosques o los castillos cercanos a Edimburgo, que nos harán soñar con unas vacaciones en tierras escocesas. Tal es así que, después del estreno de la serie, el turismo en Escocia ha incrementado e incluso se han creado “Outlander tours” donde muestran algunas locaciones dónde se grabó la serie.


3. Claire y Jamie

Pero si hay UNA SOLA RAZÓN por la que tenés que ver esta serie es por su protagonista, el pelirrojo Sam Heughan quien da vida a este guerrero escocés, al que el kilt le sienta de maravilla. Este personaje es el hombre ideal: un cuerpo de infarto, leal, romántico, apasionado, guerrero, compañero y comprensivo. Nunca deja de lado a sus compañeros, y peleará por ellos tantas veces como sea necesario. Pero además de ser el soldado ideal, el amigo ideal y el escocés ideal, el bueno de Jamie Fraser es el novio ideal, el compañero ideal y, según parece, el amante ideal. Gabaldón dibujó en su novela un hombre que, dejando de lado cierta prepotencia machista, encarna la maravilla hecha hombre.

Por su lado, su acompañante Claire, encarnada por la bellísima Catriona Balfe. Ella es la definitiva figura feminista que necesitan actualmente las producciones audiovisuales. Una protagonista fuerte, inteligente, independiente, sagaz, y con la que resulta fácil empatizar. Su personalidad destaca por su carácter indomable, feminista y por su libertad con respecto al disfrute sexual. El personaje evoluciona liderando sus propias revoluciones históricas, convirtiéndose en una referencia para aquellos que la rodean.

Ahora vamos a lo importante, La química que Balfe tiene con Heughan es uno de los puntos fuertes de la producción. Porque por ellos pasa el tiempo, pero no el deseo, ni la intensidad a la hora de amar. Heridos o en buen estado, en la cama o en la bodega de un barco, de noche o de día, Claire y Jaime mantienen relaciones sexuales en cuanto tienen oportunidad, y todo se puede ver con mayor detalle y durante más tiempo que en otras series, gracias a la libertad que ofrece la cadena Starz, y el deseo de ser fieles a la creación original de Gabaldón. Por mucho que se critiquen estas escenas sexuales, lo cierto es que despierta el morbo del espectador y enganchan. Lo bueno es que están bien filmadas y son naturales (aunque todos quisiéramos ese nivel de pasión en nuestras vidas).


4. La fantasía

La serie tiene el toque justo de magia y fantasía para que atraiga a los que les guste el género y no provoque la huida de aquellos que lo odian. El misticismo de Outlander está bien elegido y no es exagerado. Sí, está bien, por una piedra pasan de un lado a otro de la historia del mundo, pero no es algo caricaturesco ni nada por el estilo, por el contrario, nos compenetramos tanto con lo que pasa en ambos siglos que nos olvidamos que son parte de la misma historia.


5. Los personajes secundarios

Tobias Menzies hace un doble papel en el “presente” como Frank Randall y en el “pasado” como Jonathan Randall que nos hará pasar unos momentos terribles. ¿Alguna vez llegaste a odiar a un personaje? Seguro que sí y éste fue mi caso, cada vez que aparece trato de no mirar porque realmente lo odio. Jack Randall es malo y no hay vuelta que darle. La serie no muestra nada que nos haga sentir la más mínima compasión por él; todo lo contrario, cada escena nos hace odiarlo más y más. Jack Randall, se satisface en hacer cosas horribles.

Por otro lado, Murtagh Fitzgibbons, es un personaje al que todos querrían tener como amigo. Y un montón de personajes más de los que no quiero hablar para no hacer ningún spoiler pero que seguro que no los dejarán indiferentes, ni ellos ni sus historias.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.