[REVIEW] Shang-Chi y la leyenda de los Diez Anillos

Un nuevo héroe hace su debut en el expansivo e ilimitado Universo Cinematográfico de Marvel. Démosle la bienvenida a Shang-Chi.

Por @Nicolas_S91

Casi en un abrir y cerrar de ojos estamos ante la película número 25 dentro del Universo Cinematográfico de Marvel. Han pasado 13 años desde que vimos a Iron Man surgir desde una cueva en la que estaba cautivo por la organización de los Diez Anillos y ahora somos testigos del origen de un héroe completamente diferente, uno que tal vez nunca hubiéramos imaginado que tendría su propio largometraje tantos años atrás… pero aquí estamos, una vez más, presenciando un hito al brindarnos la primera superproducción hollywoodense centrada en un superhéroe asiático.

Si bien ya es sabido que Marvel Studios y su mandamás, Kevin Feige, poseen una (por ahora) inoxidable fórmula que, por medio de leves variaciones, demuestra que saben lo que hacen y qué es lo que esperan sus seguidores, uno tiende a sentir algo de inquietud y desconfianza cuando se presentan proyectos centrados en figuras de menor popularidad a las que el público promedio. Sucedió con Guardianes de la Galaxia y Ant-Man hace tiempo, y este año hay partida doble por medio de Shang-Chi y los Eternals.

Shang-Chi y la leyenda de los Diez Anillos nos brinda lo que promete y más. Si bien la sinopsis básicamente nos indica que el protagonista, interpretado por el carismático Simu Liu, debe enfrentarse al pasado que creía haber dejado atrás cuando se ve envuelto en la red de la misteriosa organización de los Diez Anillos, la realidad es que la trama es más compleja de lo que aparenta (sin exagerar, estamos ante una película de Marvel Studios después de todo) principalmente en lo referido a su villano, interpretado por el gran Tony Leung. Resulta interesante ver cómo se tejió esa relación entre padre e hijo por medio de numerosos flashbacks. Ciertamente los Diez Anillos son mejor retratados ahora que en la trilogía de Iron Man, y debemos asegurar que en esta cinta no se esquivan las referencias a sus previas apariciones, reforzando el hecho de que “está todo conectado”.

Por otro lado, algo para destacar con creces es que estamos tal vez ante el film del MCU que contiene los mejores combates cuerpo a cuerpo junto a las entregas de Capitán América dirigidas por los Hermanos Russo; con secuencias emocionantes, espectacularmente coreografiadas y con movimientos dinámicos de cámara que te dejan al borde del asiento, tal vez la mejor de ellas siendo la escena del autobús que se vio en los avances, donde se nos ofrece un combate cerrado que uno no quiere que termine. Podemos reconocer varias influencias del cine chino en ciertas escenas, desde la filmografía de Jackie Chan hasta producciones como La casa de las dagas voladoras e Ip Man. Acción hay de sobra, y esta realmente se destaca cuando no se hace tanto uso de los Anillos, los cuales en esta iteración difieren de lo visto en los comics o series animadas y tienen la apariencia de brazaletes y carecen de poderes distintos individualmente… suponemos que lo hicieron para evitar comparaciones de los espectadores casuales con el Guantelete y las Gemas del Infinito.

Otro de los grandes aciertos de Shang-Chi y la leyenda de los Diez Anillos es su respeto por la cultura asiática. Aquí Marvel Studios triunfa donde Walt Disney Pictures fracasó con la remake live-action de Mulán. Tal vez en parte se debió a que en esta oportunidad sí contrataron a un director con ascendencia asiática, japonesa en el caso de Destin Daniel Cretton, o tal vez también se deba a que la campaña de marketing se centró más en el personaje que en el enfoque. La realidad es que aquí estamos en presencia de una superproducción cuya gran parte de su metraje está hablado en chino (incluyendo la totalidad de su prólogo), donde casi la totalidad de su elenco es de etnia asiática, donde gran parte de la trama transcurre en China y donde la figura de Mandarín fue readaptada exitosamente para evitar estereotipos raciales, alejándonos aun más de los tiempos en que el personaje de Fu Manchú estaba estrechamente ligado a Shang-Chi.

En síntesis, Marvel lo ha logrado una vez más. Nos ha dado un prometedor puntapié inicial para Shang-Chi; ha puesto en el mapa a Simu Liu, cuya dupla y química con Awkwafina también demostró ser uno de los puntos altos del film; y sentó las bases para muchas cosas que querremos explorar en el futuro (atentos/as a las 2 escenas post-créditos). Sin llegar a convertirse en un futuro clásico del género, Shang-Chi y la leyenda de los Diez Anillos es un gran paso en la dirección correcta para el primer superhéroe asiático del MCU, uno que ansiamos ver nuevamente e interactuando con el resto del universo tanto en la pantalla grande como en la chica antes de que reciba su merecida secuela.

PUNTAJE: 8.5/10


Título: Shang-Chi y la leyenda de los Diez Anillos

Título original: Shang-Chi and the Legend of the Ten Rings

Año: 2021.

Duración: 132 min.

País: Estados Unidos.

Dirección: Destin Daniel Cretton.

Guion: Dave Callaham, Destin Cretton y Andrew Lanham. Personaje creado por Steve Englehart y Jim Starlin.

Música: Joel P. West.

Fotografía: Bill Pope.

Reparto: Simu Liu, Awkwafina, Tony Leung Chiu-Wai, Michelle Yeoh, Fala Chen, Florian Munteanu, Ronny Chieng, Dallas Liu, Tim Roth, Benedict Wong, Meng’er Zhang, Fernando Chien y Kelli Bailey.

Productora: Marvel Studios. Distribuidora: Walt Disney Pictures.

Tras los eventos de ‘Avengers: Endgame’ (2019), Shang-Chi se ve atraído por la organización clandestina de los Diez Anillos y se ve obligado a confrontar el pasado que pensó que había dejado atrás.

Acerca de Nicolás Socci 1228 Articles
Periodista, cinéfilo, fanático de Dragon Ball, Star Wars y La Dimensión Desconocida.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.