[REVIEW] Toy boy: Menea para mí

La serie que Antena 3 emitió el año pasado logrando ser un abierto fracaso, se ha lanzado ahora a nivel internacional en Netflix y se ha establecido desde su estreno en el Top 10 diario de Argentina que desde hace poco se muestran en la plataforma. ¿Esto es realmente un indicador de éxito?

Por @Gimei18

La serie que fue ignorada completamente en España, acá se convierte en una más de la lista de series de ese país que son sinónimo de gloria, más allá de su calidad, como «La casa de papel» o «Elite». Toy boy, de 13 capítulos, potencial para llamar la atención y Netflix juega con el tráiler lleno de muchachos en paños menores prometiendo una maratón inolvidable de thriller policial con mezcla de «Magic Mike» (2012).

Mujeres del siglo XXI, independientes y muy varoniles que, con histriónico rencor, colocan esta vez a los hombres como juguetes. Algunas féminas aplaudirán la osadía. Strippers masculinos, un loco asesinato por el que va a la cárcel alguien a quien le han tendido una trampa, un mundo de la noche repleto de sexo en clubes similares al de «Instinto» (la serie de Amazon es similar), corrupción y dinero sin control. Estos elementos son garantía de capítulos adictivos. Hombres sexys corriendo por la playa, ensayando bailes sensuales, en las duchas, incluso con la cámara en las protuberancias que marcan sus ropas, pero cuando los personajes se adentran en una orgía VIP, la cámara se vuelve tímida. Se insinúa mucho sexo pero no se ve, hay gemidos pero todos están con la ropa puesta. Salvo que sea una oda al sexo tántrico, la serie se queda corta en demostrar lo que promete. Aunque no por ello, deja de ser entretenida.

[REVIEW] Toy boy: Menea para mí

Toy boy cuenta la historia de Hugo Beltrán (Jesús Mosquera), un stripper que, después de una fiesta llena de alcohol y excesos, despierta en un velero junto al cadáver incinerado de un hombre. Se trata del marido de Macarena (Cristina Castaño), una poderosa mujer con la que mantenía una relación amorosa. Al parecer, Hugo no se acuerda de nada, pero está seguro que no lo asesinó, no obstante, todo se trataría de un montaje para culparlo. Él es declarado culpable y condenado a 15 años de prisión. Pero luego de 7 en la cárcel, recibe la visita de Triana Marín (María Pedraza), una joven abogada que pretende reabrir el caso y demostrar que Hugo es inocente. Evidentemente, entre los 2 va a acabar surgiendo algo más que colaboración profesional, mientras Hugo tampoco puede evitar dejarse arrastrar de nuevo por Macarena.

Su puesto en el podio de lo más visto en la plataforma de streaming se debe también a que está María Pedraza, una de las actrices más codiciadas en la industria española del momento. Pero aquí, no transmite nada, es como si se hubiese quedado en los papeles de inocente jovencita de «La casa de papel» y de «Élite», y ahora no sabe cómo sacar a relucir la mujer que debe ser como abogada de un súper buffet y enamorada de un stripper muy llamativo. El error es meramente de casting puesto que, desde un principio, se ve que ella nada tiene que ver con el papel que le otorgaron.

El debutante Jesús Mosquera se pone en la piel de Hugo, con algunos momentos en los que le queda bien el personaje y otros en los que se le ve aún muy poco profesional. Cristina Castaño como Macarena, la mujer rica y madura que utiliza al ingenuo protagonista es un acierto, pero desentona entre tanta mala actuación y parece que perteneciera a otra serie mucho más entretenida. Los demás compañeros del club de strippers parecen haber salido de un gimnasio de barrio, y no de un casting de actores. No hace falta agregar más detalles. Aunque hay algunos momentos de camaradería bastante logrados entre los 5 chicos. Todos los diálogos muy encorsetados y con esas pausas dignas de telenovela mexicana, hacen que cueste creer lo que tienen para contar los personajes.

[REVIEW] Toy boy: Menea para mí

Las mayores críticas negativas son contra los actores. Sobre todo los protagonistas, Jesús Mosquera y María Pedraza que no convencen, juntos ni separados. Toy Boy luce muy bien, tiene buena fotografía, aprovechándose de rodarse en Marbella, Málaga, con sus espectaculares paisajes. Además vende ese estilo de vida millonario, despreocupado y un tanto agresivo, que marca las diferencias con los trabajadores que “hacen cualquier cosa por dinero”. Este intenso thriller se mezcla con el drama, generando interés a pesar de los extensos capítulos.

A los creadores de la serie les vendría muy bien escuchar el gran hit A little less conversation de Elvis donde pide más acción y menos conversación por favor. Los episodios de más de 1 hora de duración cada uno dificultan la maratón, aunque debemos decir que el thriller policial con fondo de «Magic Mike» es una buena idea. No desilusiona. Sí, es menos atrevida de lo que prometía pero, en épocas de cuarentena donde hay más tiempo disponible, está bueno recrear la vista con esos cuerpos bailando y un policial que entretiene.


[REVIEW] Toy boy: Menea para mí

Título: Toy Boy

Dirección: César Benítez, Juan Carlos Cueto, Rocío Martínez Llano, Ignacio Mercero

Guion: César Benítez, Juan Carlos Cueto, Rocío Martínez Llano

Reparto: Cristina Castaño, Jesús Mosquera, María Pedraza, Pedro Casablanc, Carlo Costanzia Flores, María Pujalte, Adelfa Calvo, Lola Arellano, Darien Asian, Miriam Díaz Aroca, Álex Gadea, Bianca Kovacs, Raudel Raúl Martiato, Elisa Matilla, Javier Mora, Pedro Nistal, Carlos Scholz, José Manuel Seda, José de la Torre, Dale Wilder, Javier Zurita

Hugo Beltrán (Jesús Mosquera) es un stripper joven, guapo y despreocupado. Una madrugada se despierta en un velero, tras una noche de fiesta y excesos, al lado del cadáver quemado de un hombre. Es el marido de Macarena, su amante (Cristina Castaño), una mujer madura y poderosa con la que mantenía una tórrida relación. Hugo no recuerda nada de lo que ocurrió la noche del crimen, pero está seguro de que él no es el asesino, sino la víctima de un montaje para inculparlo. Tras un rápido juicio es condenado a quince años de cárcel. Siete años más tarde, en la cárcel recibe la visita de Triana Marín (María Pedraza), una abogada joven que, en representación de un importante bufete, se ofrece a ayudarlo, reabrir el caso y tratar de demostrar su inocencia en un nuevo juicio.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.