[REVIEW] Sonríe

La sonrisa de alguien, sea cercano o no, suele ser un signo de empatía. En “Sonríe” todos los preconceptos que tenemos de ella se vuelven retorcidos y espeluznantes.

Por @belmalone

Esta ópera prima que se suma a la lista de algunas estrenadas recientemente del género -como es el caso de Bárbaro (2022), dirigida por Zach Cregger– presenta a Parker Finn como director y guionista de este largometraje con influencias e ideas ejecutadas de manera interesante. Algo es seguro: como Finn está a cargo del guion, de alguna manera, lo pone en control de la situación. Para ver sus pasos previos se puede echar un vistazo a The Hidebehind (2018) (disponible en Youtube), historia que se basa en una criatura del folklore norteamericano, y a Laura Hasn’t Slept (2020). El segundo corto preparó el camino para el metraje que se analizará a continuación, ya que uno de los tópicos que desarrolla es el de la salud mental y los problemas que tiene la protagonista para conciliar el sueño. “Sonríe” habla de eso, entre tantas otras cosas. 

Aquí se cuenta la historia de Rose Cotter (Sosie Bacon), quien es doctora y trabaja en una unidad de emergencias psiquiátricas. Un día que parece como cualquier otro llega una paciente llamada Laura Weaver (Caitlin Stasey), alterada, quien cuenta que tiene miedo a morir a manos de una entidad que la persigue. En la entrevista con la doctora, quien le demuestra toda su hospitalidad, a pesar de seguir los protocolos ante esa situación, se aprecia cómo la ansiedad de la joven va en aumento por un factor imperceptible para el ojo humano. Es en esa habitación de tonos pasteles que la chica, con una particular expresión en su rostro decide quitarse la vida. Allí es donde la vida de Rose enfrenta un punto de quiebre, y nada será lo mismo.

Uno de los puntos más favorables de Sonríe es la exploración de los vínculos, especialmente los familiares. Es allí donde se entrelazan diferentes cuestiones, pero el metraje decide mostrar cómo los diferentes personajes interactúan con Rose, tanto en el presente de ella como en su pasado. En los primeros instantes de la película, se muestra un flashback a una joven versión de ella contemplando a su madre. Luego de eso, “Sonríe” muestra el núcleo más cercano. Para empezar, la convivencia de la doctora con su prometido Trevor (Jessie T. Usher), comienza a experimentar turbulencias a raíz de lo inestable que ella se encuentra después del traumático episodio que ha vivido, ayudado también por su relación que luce por momentos superficial. Lo mismo sucede con su hermana Holly (Gillian Zinser) y cuñado Greg (Nick Arapoglou), quienes se muestran distantes pero pedantes.

Por otro lado, se pueden apreciar otra esfera de vínculos, quienes a pesar de no ser tan cercanos, velan por el bienestar de la doctora. Por ejemplo, cuando el jefe de este personaje perturbado, el Dr. Morgan Desai (Kal Penn), a pesar de no ser familiar, le comenta su preocupación por las tomas de decisiones, así como también su ex pareja, Joel (Kyle Gallner), quien interviene como policía en el caso de la paciente de Rose, sin saber que el caso la involucra. Por último, su ex terapeuta, la Dra. Madeline Northcott (Robin Weigert) también intenta ayudarla para que pueda volver a su eje y retomar la normalidad de su rutina, superando su trauma.

Uno de los recursos más importantes que también aportan a lo narrativo es la cámara. La fotografía a cargo de Charlie Sarroff logra darle un lugar privilegiado, haciéndola un testigo indispensable, que coquetea con la audiencia y le muestra el recorrido de Rose en casi dos horas de película. Las panorámicas para recorrer los diferentes ambientes casi en 360°, además de los planos medios hacen que el espectador pueda prestar atención a los detalles de la escena así como a la gestualidad de los personajes y reconocer los cambios en la escenografía, sobre todo en los momentos que la luz es tenue. Por supuesto que esto combinado con los efectos pertinentes en los momentos más oníricos, le da el toque final para que más de una persona en la sala salte de sus butacas.

Para cerrar, Sonríe es una película que oscila entre el terror y el drama, pero resuelve bien con los recursos a disposición. Mantiene a la audiencia ocupada y preocupada por lo que va a pasar, marcando un buen comienzo en la pantalla grande para Parker Finn. 

PUNTAJE: 7.5/10


Título: Sonríe (Smile – 2022)

Duración: 115 min.

País: Estados Unidos

Dirección: Parker Finn

Guion: Parker Finn

Música: Cristobal Tapia de Veer

Fotografía: Charlie Sarroff

Reparto: Sosie Bacon, Jessie T. Usher, Kyle Gallner, Caitlin Stasey, Kal Penn, Rob Morgan, Judy Reyes, Gillian Zinser, Kevin Keppy, Scot Teller, Nick Arapoglou, Sara Kapner, Setty Brosevelt, Jerry Lobrow, Perry Strong, Vanessa Cozart, Shevy Berkovits Gutierrez 

Productora: Temple Hill, Paramount Players. Distribuidora: Paramount Pictures

Género: Thriller. Terror

Después de presenciar un incidente extraño y traumático que involucra a un paciente, la Dra. Rose Cotter (Sosie Bacon) comienza a experimentar sucesos aterradores que no puede explicar. A medida que un terror abrumador comienza a apoderarse de su vida, Rose debe enfrentar su inquietante pasado para poder sobrevivir y escapar de su nueva y horrible realidad.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.