[REVIEW] Halloween: La noche final

Con un cierre tan apoteósico como dramático llega el final de una histórica saga de horror y Jamie Lee Curtis sigue brillando como la última gran Final Girl.

Por @mauvais1

Han transcurrido cuatro años desde los acontecimientos de Halloween Kills, y sin noticias de Michael Myers. Sin la aparición del cuerpo, ni ningún otro ataque, pende sobre el pueblo el fantasma del asesino. Una pesada espada de Damocles que se balancea inhiesta sobre sus miserias. Desaparecido el monstruo externo, y como vimos en la entrega anterior, surgen los propios que mucho peores se regodean sobre los sobrevivientes.

Con un prólogo que parece ironizar por momentos con la clásica escena de todo slasher, la niñera acosada en la casona solitaria; pero esta vez con un joven y prometedor estudiante cuidando un niño en la noche de Halloween, y una vuelta de rosca que dará pie a un desarrollo algo extraño y por momentos titubeante de la trama. Porque aquí habrá mucho de esto, de la intención de dar una cariz distinto al conocido tono del género.

Pero comencemos por lo interesante: la historia trata fundamentalmente sobre el día después, la vuelta a casa de los sobrevivientes, no solo los protagonistas, sino que también el aterrorizado pueblo que fue una vez más cautivo del asesino. Y es justamente donde esa nueva perspectiva que se le quiere dar al género funciona. Porque el tema es el trauma y cómo cada uno de ellos lidia diariamente. La falta de cierre deja a los personajes sumidos en un interminable desasosiego, alerta agotador que mella sus fuerzas y traza los más bizarros finales.

Y por el contrario Laurie Strode (Jamie Lee Curtis), y en menor medida su nieta Allyson (Andi Matichak), comienzan el camino de sanación, torpe y superfluo pero que conmueve ante tanto descalabro. Para ellas, en el primer acto, es un epílogo verbalizar, o mejor dicho escribir sobre los terrores que sobrevivieron. Claro que si apenas están surgiendo de las sombras para nuevamente enfrentar el horror.

Haddonfield se ha convertido para este final, que nada tiene de superador, en un infierno que bien puede recordar a otros escenarios siniestros, o bocas del infierno como el Derry de Stephen King, y que es otro de los aciertos, en una historia que ya pide a gritos un final. Porque al igual que con la franquicia, el pueblo está en las últimas, desgastado y más allá de todo limite de horror, algo que David Gordon Green sabe narrar tanto en imágenes como diálogos. Esa estampa white trash habitada por alterados y violentos habitantes construye alrededor de la narración el contexto para que el mal resurja -seguimos pensando en Stephen King-. El estanco es atroz, como las salidas facilistas de sus protagonistas.

El prólogo que mencionábamos es parte fundamental de lo que vendrá, porque extrañamente veremos el génesis de un alter ego de Michael Myers, y es cuando la narrativa hasta entonces más cercana a un drama crepuscular con tintes de thriller, se convierte en una suerte de reinicio. Confuso por momentos, atropellado, y aunque busca visibilizar problemáticas como la reinserción de diferentes tipos de víctimas de hechos violentos, la revictimización de la mujer sobreviviente, el prejuicio, la alienación de los problemas mentales, suena irónico cuando el instante catártico, fiel al género, es la violencia extrema.

Las muertes espantosas, crudas y sanguinarias son un plato que se sirve delicadamente, con cierta gracia y tiempo de maduración en la trama como para sorprender y agradar al publico. No hay queja allí y es donde mejor se lee el devenir de la historia. Pero, y ya entando en los benditos peros, a partir del segundo acto, con este nuevo personaje merodeando y reimaginando la construcción del asesino serial de la saga, es cuando se vuelve algo confusa y redundante. En algún punto se confía que sea una manera de recontar la historia de Michael Myers, una suerte de epitafio pero que no llega a surtir un efecto de profundidad, sino más bien de cantidad.

Los momentos finales entre Laurie y su nieta Allyson son donde mejor se lee el tema de la revictimización de la mujer sobreviviente, de los prejuicios en torno a sus relaciones con violentos, a la oscuridad que habita el que resiste, más no transforma. Esta es una historia de final girls y ellas tendrán su porción de salvaje purga, descabellada, con una ferocidad digna de apoteosis. Y la historia del niñero Corey Cunningham terminará en algún momento tan brusca como comenzó, como motor de algo más que queda poco definido.

El final es, por comenzar, sorprendente. Un delirio desquiciado que no augura cierre, un aquelarre extraño casi paródico y procesional más digno de un drama religioso operístico, que decididamente hará sonreír a más de uno. Pero desenlace de todas maneras, uno que no permite teoría conspiranoica alguna, como si los realizadores del film necesitaran, más que los propios personajes, dejar atrás todo esto.

PUNTAJE: 6/10


Título: Halloween: La noche final (Halloween Ends – 2022)

Dirección: David Gordon Green.

Guion: Chris Bernier, David Gordon Green, Debra Hill, Paul Logan, Danny McBride. Personaje: John Carpenter, Debra Hill.

Reparto: Jamie Lee Curtis, Will Patton, Andi Matichak, Rohan Campbell, Kyle Richards, Omar Dosey, Nick Castle, James Jude Courtney, Nick Lawrence, Stephanie McIntyre, Emily Brinks, Dillon Belisle, Derrick Lemmon.

Cuatro años después de los acontecimientos de Halloween Kills, Laurie vive con su nieta Allyson y está a punto de terminar de escribir sus memorias. Nadie ha vuelto a ver a Michael Myers desde entonces. Laurie, después de permitir que el espectro de Myers controlara su realidad durante décadas, ha decidido por fin dejar atrás el miedo y la rabia para dedicarse a vivir. Pero cuando acusan a Corey Cunningham de matar al niño al que cuidaba, se desencadena una cascada de violencia que obligará a Laurie a enfrentarse de una vez por todas con una maldad que no puede controlar.

Acerca de Marco Guillén 4028 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.