[REVIEW] Doctor Strange en el Multiverso de la Locura

A casi 6 años del estreno de su primera película individual, Doctor Strange finalmente recibe su tan esperada secuela de la mano de un viejo conocido de Marvel: Sam Raimi.

Por @Nicolas_S91

Finalmente llega a los cines la (tal vez) más esperada película del Universo Cinematográfico de Marvel del año, con el perdón de las próximas a estrenarse Thor: Amor y Trueno y Black Panther: Wakanda Forever. Lo que hace que Doctor Strange en el Multiverso de la Locura lleve la delantera está justamente en su título: El Multiverso, un concepto que abre un abanico de posibilidades inmenso para el futuro de esta expansiva saga de películas (y series) de Marvel Studios.

Si bien hemos visto varias veces a Doctor Strange (Benedict Cumberbatch) desde su debut en 2016 gracias a su participación en Thor: Ragnarok, Avengers: Infinity War, Avengers: Endgame, Spider-Man: Sin Camino a Casa e incluso en la serie What If…?, ya era hora de retomar su historia, algo dejada de lado en comparación con la de los otros superhéroes que lo rodean. Afortunadamente, y gracias a que el (ex) Hechicero Supremo supo hacer valer cada minuto de sus apariciones en otras películas, esta vez nos sumergimos de lleno queriendo saber más sobre en qué etapa lo encontramos y cómo se encuentra él luego de todo lo vivido, cómo lo han afectado sus decisiones y su responsabilidad en la lucha por salvar al mundo de Thanos y la alteración de la realidad tras el hechizo fallido para que todo el mundo olvide que Peter Parker es Spider-Man.

En esta oportunidad, Strange no está solo y cede gran parte de su protagonismo a Wanda Maximoff / La Bruja Escarlata, interpretada por una increíble Elizabeth Olsen, quien explota todo su potencial y se consagra como lo mejor de la película, lo cual no es una tarea fácil teniendo en cuenta que hay muchas figuras que se destacan en ella, incluyendo al propio Benedict Cumberbatch, Rachel McAdams como una mejor desarrollada Christine Palmer, el carismático Benedict Wong como Wong y la recientemente incorporada Xochitl Gomez como la enigmática America Chavez. Todos destacan a su manera, pero es innegable el despliegue emocional que le confiere Olsen a Wanda, cuyo punto alto pareció haber sido alcanzado con la excelente WandaVision (y de necesario visionado para esta entrega), pero aquí despega una vez más y confirma que es de los mejores y más complejos personajes del MCU.

Claro que más allá de las personas que se paran delante de cámaras, es necesario destacar a alguien que está detrás de ellas. Nos referimos a Sam Raimi, por supuesto, a quien se lo extrañaba bastante en cines ya que su último largometraje fue Oz the Great and Powerful en 2013. Sin embargo, y a diferencia de ese film, aquí sí se siente la característica mano del icónico director y sus más acérrimos seguidores podrán respirar aliviados porque Kevin Feige (CEO de Marvel Studios) cumplió su promesa de brindarle libertad creativa siempre y cuando no se desviara del camino trazado en esta Fase 4 del Universo Cinematográfico de Marvel. Sus típicos movimientos de cámara, sus planos… todo está ahí dejando su huella inconfundible. Incluso se dio el lujo de jugar con las barreras del PG-13 y el horror, dándonos algunas de las secuencias más brutales de la franquicia. El cineasta, artífice de la trilogía de Spider-Man protagonizada por Tobey Maguire entre 2002 y 2007, finalmente regresa al mundo de los superhéroes y la espera ha valido la pena.

Por otro lado, una de las críticas que podemos hacerle a Doctor Strange en el Multiverso de la Locura es su poca exploración del multiverso. Como dijimos anteriormente, las posibilidades son infinitas y aquí lamentablemente no se juega tanto como se podría con las ramificaciones que las realidades alternas podrían presentarnos. Más allá del fan-service (que lo hay, aunque en menor dosis que lo experimentado hace unos meses con Spider-Man: Sin Camino a Casa), no es la fiesta de referencias y conexiones con el pasado, presente y futuro de la historia de Marvel que la mayoría espera.

En síntesis, Doctor Strange en el Multiverso de la Locura es superior a su predecesora gracias a que no depende de contar una historia de origen, al inconfundible sello de Sam Raimi y las sobresalientes interpretaciones de su elenco principal. Con un ritmo algo irregular ya que decae en momentos de calma y se torna frenético una vez que nos adentramos en las espectaculares secuencias de acción, sus pocas más de dos horas de duración se sienten más que suficientes para contar la historia que se quiere contar (siempre y cuando se esté al día con lo que viene sucediendo en el expansivo MCU).

P.D.: Como toda película de Marvel, quédense después de créditos que hay 2 escenas extra.

PUNTAJE: 8.5/10


Título: Doctor Strange en el Multiverso de la Locura

Título original: Doctor Strange in the Multiverse of Madness

Año: 2022.

Duración: 126 min.

País: Estados Unidos.

Dirección: Sam Raimi.

Guion: Michael Waldron. Cómic: Steve Ditko, Stan Lee.

Música: Danny Elfman.

Fotografía: John Mathieson.

Reparto: Benedict Cumberbatch, Elizabeth Olsen, Chiwetel Ejiofor, Benedict Wong, Xochitl Gomez, Michael Stuhlbarg y Rachel McAdams.

Producción: Marvel Studios.

Distribuidora: Walt Disney Pictures.

Acerca de Nicolás Socci 1493 Articles
Periodista, cinéfilo, fanático de Dragon Ball, Star Wars y La Dimensión Desconocida.

1 Trackback / Pingback

  1. Todo en todas partes al mismo tiempo: Anuncio de estreno en Latinoamérica | Cuatro Bastardos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.