[REVIEW] Truth Seekers: Los fantasmas se matan con humor

Una delirante serie sobre cazafantasmas se ha estrenado en Amazon Prime Video de la mano de los grandes humoristas Nick Frost y Simon Pegg.

Por @Gimei18

Truth Seekers es una serie de sólo 8 episodios de una duración de media hora cada uno, por lo que es ideal para disfrutarla en un par de días. Es casi imposible resistirse a darle un vistazo, ya que los creadores, directores, guionistas y protagonistas son los entrañables Nick Frost y Simon Pegg, protagonistas de la trilogía del Cornetto, compuesta por Shaun of the Dead (2204), Hot Fuzz (2007) y The World’s End (2013).

Comedia de terror, Frost y Pegg, buen tráiler… era el cóctel que auguraba éxito rotundo para la serie de Amazon, aunque puede decirse que los recursos se desaprovechan en una historia que dista mucho de lo esperado. En la serie – los guionistas son Pegg y Frost junto a Nat Saunders y James Serafinowicz – la fórmula, casi idéntica a la trilogía antes mencionada, no funciona tan bien para el dúo británico. La sensación de no saber por dónde verla, si por el humor o por el terror paranormal, acompaña de inicio a fin. Con Truth Seekers no sabemos a qué atenerte: pretende mantener ambos géneros a la par y eso produce que no podamos, ni sepamos, hacia dónde inclinarnos. Y, honestamente, pareciera que ellos mismos nunca lo supieron.

La historia se centra en Gus Roberts (Nick Frost), un veterano instalador de internet que trabaja para la empresa Smyle. Él trabaja solo y Dave (Simon Pegg), su jefe, quiere ayudarle asignándole un ayudante, Elton John (Samson Kayo). Gus, por su parte, tiene un canal en Youtube que se llama Los buscadores de la verdad, donde cuelga sus vídeos sobre investigaciones paranormales. Gus es viudo y vive con su suegro, Richard (Malcolm McDowell), y Elton es huérfano y vive con su hermana Helen (Susan Wokoma), que padece agorafobia y es una consumada youtuber del maquillaje y cosplay.

Nick Frost cumple como gran protagonista (siempre lo hace), así como sus dos jóvenes acompañantes, aunque se desaprovecha a Simon Pegg en un rol muy secundario. Ésta es quizás la mayor crítica, su pequeña participación, salvo en último episodio donde se mete por completo en la historia, lo que puede desilusionar a quienes esperaban ver a esta dupla explosiva en acción. Sin embargo, el final tiene un cliffhanger más que interesante que propone una segunda temporada en la que, esperemos, tenga más participación.

Ya desde el primer episodio, la aparición de Astrid (Emma D´Arcy), nos induce a pensar en una subtrama, pero en el tercer capítulo, después de seguir a los chicos sin ningún disimulo, se une al grupo, sin problema alguno. Por su lado, Malcolm McDowell es quien tiene el personaje más gracioso que logra sacar risas cada vez que aparece.

Todos los episodios comienzan con una especie de presentación, relacionadas con los objetos que tendrán protagonismo en el capítulo, en la que los instaladores de internet acuden a hospitales, faros, mansiones y hoteles, todos siniestros, donde reparar o instalar los servicios de la compañía para la que trabajan. En todos los casos, los fenómenos paranormales afloran por todos lados. Todo con el trasfondo de una especie de conspiración a manos del autor del libro favorito de Gus; así que cada episodio se enmarca en la resolución de los casos de los buscadores de verdad en contra del doctor Toynbee, el “malo” de la historia.

Los cuatro primeros capítulos son ágiles y entretenidos, aun con la presentación de los personajes a los que les falta un poco de profundidad, porque hasta que comprendemos cómo son ellos y cuáles son sus intereses, pasa un tiempo. Tiene ciertos sustos que provocan saltar del sillón y algunos diálogos graciosos; pero los restantes cuatro son lentos, y eso lo padece la resolución del conflicto que se cierra casi a la fuerza. Buenos sustos, giros de guion divertidos, la profundidad de los planos y lo que sucede fuera de foco, y el factor sorpresa de cada capítulo ayuda muchísimo a que se genere interés.

Aunque para los fans de la dupla británica Frost/Pegg puede ser una decepción porque comparten pocos momentos y falta algo más de su humor inglés tan característico. La risa, sin embargo, está presente, con muchas referencias a la cultura pop y un Nick Frost muy bien secundado por Samson Kayo (Elton).

Truth Seekers está hecha para maratonear: los 8 episodios, si bien siguen una línea argumental de fondo, tienen una naturaleza episódica, llevando al equipo a distintas locaciones donde deberán enfrentarse a diversas manifestaciones de lo paranormal. La verdad le falta un poco de gracia para ser una buena comedia de terror. La idea es buena, pero no está del todo aprovechada. A pesar de sus chistes y referencias de terror, logra reunir los requisitos apenas para ser un pasatiempo agradable en épocas de Halloween.


Título original: Truth Seekers

Dirección: Simon Pegg (Creador), Nick Frost (Creador), Jim Field Smith

Guion: Simon Pegg, Nick Frost, Nat Saunders, James Serafinowicz

Música: Robin Foster

Fotografía: Arthur Mulhern

Reparto: Nick Frost, Emma D’Arcy, Samson Kayo, Malcolm McDowell, Simon Pegg, Susan Wokoma, Kelly MacDonald, Julian Barratt, Rosalie Craig, Hiten Patel, Isaiah Joshua Chambers, Scarlet Grace, Al Roberts, Peter Rugman, Stephen Samson, Alex Bartram

Gus y Dave son dos compañeros que unen fuerzas para investigar una serie de avistamientos paranormales a lo largo del Reino Unido. En su aventura visitan viejas iglesias encantadas, bunkers subterráneos y hospitales abandonados en los que despliegan toda clase de artilugios tecnológicos destinados a detectar cualquier rastro de actividad paranormal. Su investigación les lleva a descubrir lo que parece ser una conspiración que amenaza a la raza humana.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.