La llegada: La potente maquinaria de Sci-Fi

El director Denis Villanueve nos sumerge a un thriller de ciencia ficción que nos impactará y nos dejará con diferentes sensaciones en nuestra cabeza.
Por @ivoportillo

Se dice que los directores de cine siempre hacen la misma película, que no hacen otra cosa que contar la misma historia una y otra vez. Pues, no se puede negar que algo de verdad hay en ese dicho. Y el director vuelve a relatar lo mismo que viene haciendo hace años. ¿Cuál es la diferencia? Él obtuvo su fórmula mágica.

La producción se basó en la premiada historia de “Story of Your Life” de Ted Chiang, donde una prestigiosa traductora (Amy Adams) será la vía de comunicación de los habitantes de nuestros planta con los extraños aliens que se posan en diferentes partes del planeta y qué no es comprensible su traducción.
El ejército será el ejecutor de estas visitas guiadas a las naves negras y semihuevos que flotan a unos metros de la tierra. La profesora lingüista irá ideando estrategias para llegar a un intercambio de ideas e imágenes con estos seres de otro planeta.
Además, estará acompañado por un científico (Jeremy Renner) porque en toda película se necesita el dúo de lo opuesto para lograr el cometido.
Pero no será gracias al atrevimiento de la educanda que se logra un tipo de avance. Sin embargo, cada visita le dará un sorprendente descubrimiento en su vida, una nueva huella que no podrá explicar cómo surge hasta que descubra la verdad de todo esto. Todo esto se regirá en la tesis de que un nuevo idioma nos abre el cerebro, nos da otra forma de pensar, expandimos nuestro cerebro al recrear palabras que desconocemos y empezamos a entender las diferentes visiones que cada interpretación puede dar.

landscape-1470769672-the-arrival

Al igual que el dicho de Jean Paul Sartre: “El objetivo del lenguaje es comunicar, impartir los resultados que uno ha obtenido. Mientras hablo, reveló una situación. La revelo a mí mismo y a otros para poder cambiarla.”, el filósofo habló de crear nuestra propia lengua para poder ser completamente libre, no repetir lo dicho anteriormente, conocer la realidad con nuestra mente y no quedar encasillados en un sistema único.

La historia no se cuenta de forma lineal y, al igual que la mayoría de las obras del canadiense, nos vamos haciendo diferentes hipótesis de lo que está pasando en el transcurso de los minutos, pero no logramos entender del todo hasta que aparecen los créditos finales  para poder engullir todo este cóctel de imágenes poéticas. Vamos viendo todo a través de los agraciados ojos de Amy Adams. A medida que nos dejamos impactar por los hechos, empezaremos a conmovernos de la protagonista. Un círculo oscuro, lento, taciturno, asolado al igual que su anterior creación “Sicario” (2015). Ir descifrando a la par como si de un juego de rompecabezas se tratara.

El film tiende a la línea de la obra de Memento, sobre contar todo lo sucedió de otra forma de tiempo, no de atrás hacia adelante, haciendo un lectura de fin a principio y viceversa. Las escenas transcurren de forma altamente terrorífica recordándonos a los clásicos del cine de extraterrestres malignos como “The Thing” (1982) y “Alien” (1979).

La gloriosa banda sonara de Jóhann Jóhannsson vuelve a triunfar y acertar quien es un maestro de lo polifónico que pudo hacer la BSO de la “Teoría del Todo” (2014) y al año siguiente la de Sicario, dos estilos diferentes pero con un solo autor. Es más que acertada su participación en las filmografías del canadiense ya que sin él, no existiría el espíritu sombrío en las que nos envuelta casa uno de sus relatos. Gracias a él, quedamos con temblando después de finalizar la cronología, es su mano musical la que nos lleva a pasear a escena a escena.  Acompañado en este caso por un reparto visual impecable, hipnótico y ascendente.

Sin embargo, hay pequeños errores pero alejados de la película en sí misma. En un diálogo que la académica tiene con su hija, la chica le pregunta sobre un acuerdo donde ambas partes salen favorecidas, la madre después de cansarse de sinónimos encuentra el término científico idóneo:”suma no nula” que en la traducción de la película se lee erróneamente “suma cero”.
La primera hace referencia a un juego donde ambas partes salen beneficiados, y la segunda no hay el beneficio se genera a costa de la pérdida del otro. Es importante aclarar, ya que es un término importante dentro del filme.

El cineasta logra el largometraje de ciencia ficción más prodigioso y tenebroso de los últimos diez años, y nos invita a replantearnos como seres humanos, nuestra formas de transferir nuestra opiniones. Al fin y al cabo, la mayor amenaza que puede surgir y a la q debemos combatir somos nosotros mismos.

Puntaje: 8.5/10


Anuncios