[OPINIÓN] Tan plana como un encefalograma: ¿Error de sistema?

«Nunca he conocido un hombre tan ignorante que no haya podido aprender algo de él».

Galileo Galilei (1564-1642)

Por @mauvais1

Tan plana como un encefalograma es el documental que hemos visto. Titulo especialmente horrendo diré aquí de entrada, porque en nada se compara con lo que en realidad propone Daniel J. Clark con su film. «Tan plana como un encefalograma» se antoja no solo tendencioso o parcial, más bien peyorativo, cuando en realidad la historia aquí narrada intenta explorar ese entorno en el que se mueven las personas que creen realmente en esta teoría y más importante aún, qué significa para ellos verse involucrados en esta controvertida posición que de muchas maneras los aísla y convierte en parias.

Diremos entonces que «Behind the Curve», que podríamos traducir simplemente como «Detrás de la curva» es mucho más certero y analizar el porqué es entrar de lleno en el relato que tiene como protagonistas a Mark Sargent y Patricia Steer, entre otros; que muestran con sus herramientas disponibles sus teorías de la tierra plana. Aquí el asunto no es meramente burlarse de un variopinto grupo de personas y sus creencias. El director intenta una aproximación sin condicionamientos previos, en los que explora también la intimidad de los involucrados. En todo caso, del otro lado están los científicos que dan sus opiniones, pero ni siquiera ellos se burlan, más bien intentan comprender el fenómeno. Entender por qué más allá de toda la evidencia científica existen personas que creen en una teoría que hasta ahora no ha sido capaz de plantear un interrogante fehaciente, con hechos científicos probados.

maxresdefault

El relanzamiento de la teoría de la tierra plana, por llamarlo de alguna manera, no tiene mucha historia para ser narrada, es hija de corto tiempo atrás ¿Cuánto? Algunos dicen que dio comienzo en 2014 con Eric Dubay y su «200 Pruebas de que la Tierra No es una Pelota que da Vueltas», y que luego se fue gradualmente expandiendo principalmente en redes, otros y quizás en especial Matthew Boylan argumentaron que fue él quien puso en evidencia la siniestra conspiración que llevan adelante poderes mundiales cuando trabajó en la NASA. Los argumentos, que lamentablemente no están concienzudamente planteados en el film, sirven aquí para narrar las vivencias de estos grupos y deja (otro punto negativo) poco margen para lo que realmente están suscitando en sus oyentes en general. Nos explicamos; ellos argumentan que la teoría de la tierra redonda es una falacia inventada por un grupo poderoso. ¿Quiénes? Dicen que por la NASA, la CIA, NSA, francmasones, la poderosa industria cinematográfica de Hollywood y Elon Musk, por nombrar algunos. Lo cual lleva a reconfigurar toda una historia científica sobre la tierra en sí. Sus años de existencia, los dinosaurios, teoría evolutiva incluidas. Sin ningún problema, Nathan Thompson da estos argumentos como parte de esta gran estafa al público. Es allí donde el conflicto, que puede sonar bizarro y gracioso, se vuelve sombrío. Pero nada sobre los temas con que sostienen sus estipulados.

¿Qué es lo que lleva a estas personas a entender siglos de progreso científico como una invención internacional? A creer que toda refutación a su teoría no es más que otro engaño, como fotografías trucadas o poderes ocultos que manipulan el conocimiento humano en general. Y que al silencio, a veces soberbio de los intelectuales, lo tomen como un confirmación de sus ideas. ¿Por qué la perdida de credibilidad hacia una mirada científica? ¿Acaso es parte del desencanto general de la sociedad sobre las instituciones? Se me antoja que no solo es la historia de un grupo de lunáticos de ideas estrafalarias, es más bien parte de algo mucho mayor que todavía se nos escapa. La humanidad siempre ha tenido debilidad por lo oculto, por explorar, esa ha sido la fuente del progreso, como también de la truculencia de las conspiraciones. Estas también son parte del acerbo cultural, los conspiranoicos y sus alucinadas ideas sobre tierras huecas, manipulación por medio de las vacunas, Área 51 y las élites que dominan el mundo. Pero hoy y ahora con la globalización del mundo a través de la rápida conectividad se esparcen sin filtros, sin consecuencias y donde sus causas son la mayoría de las veces retrógradas posturas frente a otros; conspiración judía internacional, la negación del holocausto, la postura bíblica y puritana sobre el creacionismo versus el evolucionismo, la tierra plana dentro de un domo.

Curve_2

Largo y tendido disertan estos, que al comienzo se ven como inofensivos y carnavalescos personajes, pero una lectura profunda advierte la creciente proliferación de sus grupos de descontentos con principios que creíamos inamovibles en cuestiones de conocimientos universales. La Tierra es plana se transforma en un llamado de atención, una atención que ellos atesoran porque también les da una razón, una motivación que perseguir y dedicarse de lleno. Uno de los científicos en una reunión, dice que su silencio, soberbio acotaremos, ante estas disparatadas ideas ha sido contraproducente porque aleja a estos seudocientífico de una posible rectificación de sus ideas. El apartarlos como lunáticos de poco interés les permite medrar en sus desaciertos. El dialogo y compartir conocimientos podría conducir a algo mejor. Enseñarles el lenguaje que ellos hablan al referirse al conocimiento.

7c78e713819ce3714a574a8235e5993855bf17e4

Un gran hallazgo es este documental, que prueba no la ignorancia de unos, sino más bien la ruptura que se está dando entre nosotros y las instituciones por diversos motivos como la decepción en sus resultados. Daniel J. Clark me ha llevado a pensar largo y tendido sobre muchas cuestiones que tienen que ver con la búsqueda de conocimiento, que sin las herramientas y la guía adecuada puede ser contraproducente. La pregunta final es, sin embargo, si seguiremos viéndolos como bichos raros, locos y parias o trataremos de entender sus motivaciones, porque de alguna manera ellos son la expresión de algo que se cuece en la sociedad. Hacia el final le preguntan a Mark Sargent qué sucedería si la refutación de su postulado fuera finalmente desmentido, que la Tierra es en realidad redonda. Su respuesta, tras un suspiro, vale todo el documental sobre sí mismo, tanto como el discurso del científico.

A propósito de esto; el próximo 2 de marzo se llevará a cabo en Argentina, en Colón, provincia de Buenos Aires, el primer encuentro de terraplanistas del país.


Título: Behind the Curve

Dirección: Daniel J. Clark

Conoce a la creciente comunidad de teóricos en el mundo que defienden la creencia de que la Tierra es plana, mientras viven en una sociedad que lo niega rotundamente.

Disponible en Netflix

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2361 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

1 Comment

  1. Si buscaban con este documental, ridiculizar al movimiento terraplanista, lo lograron al 100%. Solo hacia al final te das cuenta de que va el documental. Son solo gente que busca ser el centro de atención de algo. Son parte de un show y son tratados como idiotas por toda la comunidad científica, que tiene que supuestamente volverlos al camino correcto.
    Me quedo con solo una escena: Una periodista le dice a Mark -¿Porqué no piden financiamiento y buscan los limites de la tierra?
    A lo que el responde: ¡Aguafiestas!
    Claramente nadie quiere dejar el show.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.