[REVIEW] El País de los Sueños

Una niña descubre el mapa secreto de un mundo fantástico y, con la ayuda de un excéntrico forajido, viaja a través de los sueños con la esperanza de volver a ver a su difunto padre.

Por @mauvais1

Tengo un recuerdo vago sobre esta historia, en algún momento de mi infancia me la he cruzado. La memoria traiciona, pero sí tengo presente la cama de largas patas transitando la ciudad como un mastodonte prediluviano con un niño fascinado a cuestas. Una vez enterado del film dirigido por Francis Lawrence y escarbando un poco más, me entero de que es la adaptación de un clásico de las historietas dibujadas y escritas por Winsor McCay a comienzos del siglo XX. Una fantasía sobre viajes oníricos poseedora de una increíble belleza visual.

Pero esta película, que escriben David Guion y Michael Handelman (Una noche en el museo 3: El secreto de la tumba), es completamente distinta a esa maravilla. Tiene su encanto, admitimos, pero tras un arranque prometedor, las locuras de Flip (Jason Momoa) y Nemo (una maravillosa Marlow Barkley) se pierden en un caos bastante predecible.

Es una pena que la historia en su originalidad, las tiras cómicas, sea simplemente abordada desde una ya más que manipulada historia de duelo, maduración y reconciliación. Algo como lo propuesto por Gábor Csupó en Bridge to Terabithia (2007) o, por qué no, la maravillosa Where the Wild Things Are (2009) de Spike Jonze. Y no es que no valga la pena tal acercamiento, pero la premisa invitaba a una aventura mucho más alocada y quimérica.

Nemo, la pequeña protagonista, vive en un faro junto a su padre, un soñador y fantasioso custodio que la sumerge en sus alucinaciones diariamente y la mantiene alejada del resto del mundo. Un ermitaño que luego de una vida de aventuras reales ha decidido enclaustrase en ese bendito faro, arrastrando a su hija con él. Claro que todo lo que comienza como una vida perfecta y de mañanas prometedoras por la noche y en las tormentas de mar se tuerce hasta empujar a la pequeña al mundo.

Sola, debe enfrentar aquello para lo que su padre jamás la preparó. La muerte como catalizadora de una aventura sobre la resiliencia y el enfrentamiento a una madurez impuesta por las circunstancias, todo enfatizado por su tío, un tutor diametralmente opuesto a este. Las historias que su padre contaba tenían algo de verdad, y se reconstruyeron en el imaginario de Nemo como una aventura en busca de un tesoro capaz de revivir los días felices perdidos, cuya ayuda proviene de Flip, un ladrón que huye constantemente y que es el daimón de los anhelos de la pequeña. Marlow Barkley, la pequeña Nemo, es brillante en su interpretación y la química lograda con Jason Momoa, el diablillo que vaga por los sueños, es lo más interesante del film.

Se ha criticado el caos de la trama, que es bastante cierto, porque el director se vale de la agilidad o más bien de la celeridad de la aventura para mantener el entretenimiento, pero vaya, que sigue siendo interesante. La parafernalia del CGI y los constante saltos y situaciones alocadas son el motor de la mayor parte de la trama. Más que familiar, es una epopeya para pequeños deslumbrados por los colores y sonidos. Pero no es por ahí, creemos, lo que realmente puede ser tedioso, ya que la falta de verdadera empatía con los personajes y sus desmadres vuelve al rito de iniciación una escena más sin detenerse un momento a meditarlo. Corren sobre las marcas sin reconstruirse como personajes con una nueva perspectiva. En fin, la falta de profundidad y la acción trepidante se come al verdadero drama que los reúne.

Aún así, no es la tremenda película que se menta, ni de cerca. Tiene esa superficialidad que la ancla en una aventura colorida y el drama es supeditado a unas cuantas escenas de reconciliación, más con el espectador que entre personajes y no más, es cierto, pero sigue siendo divertida y la pareja protagonista ofrece un buen aliciente a tanto color y movimiento. Tal vez solo haya que disfrutar el viaje sin tanto cuestionamiento y solo subirse al sueño.


Título: El País de los Sueños (Slumberland – 2022)

Dirección: Francis Lawrence.

Guion: Michael Handelman, David Guion. Libro: Winsor McCay.

Música: James Newton Howard.

Reparto: Jason Momoa, Kyle Chandler, Chris O’Dowd, Humberly González, India de Beaufort, Weruche Opia, Marlow Barkley, Ava Cheung, Tonya Cornelisse, Antonio Raine Pastore, Luxton Handspiker.

Productoras: Chernin Entertainment. Distribuidora: Netflix.

El País de los Sueños lleva a su audiencia a un mágico lugar, un mundo de ensueño donde la precoz Nemo (Marlow Barkley) y su excéntrico compañero Flip (Jason Momoa) se embarcan en una aventura sin igual. Después de que el padre de Nemo, Peter (Kyle Chandler), se pierde en alta mar, la tranquila vida de la niña en el Pacífico cambia por completo cuando la mandan a vivir en la ciudad con su bien intencionado pero muy extraño tío Phillip (Chris O’Dowd). Durante el día, Nemo debe adaptarse a su escuela y su nueva rutina, pero, de noche, un mapa secreto del fantástico mundo del País de los Sueños la conecta con Flip, un forajido un poco tosco pero adorable, que pronto se convierte en su compañero y guía. Así, Nemo y Flip emprenden una increíble aventura a través de los sueños y lo más lejos posible de las pesadillas, en la que empieza a sentir la esperanza de poder reencontrar a su padre.

Acerca de Marco Guillén 4037 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.