[RECAP] Game of Thrones: The Bells (T8xEp05)

Game of Thrones: The Bells

La conquista de Westeros por parte de Aegon I Targaryen no fueron la mar de pacificas; hubo batallas, hubo dragones incendiándolo todo y también tiempo para la diplomacia. Luego de los desastres de Harrenhal, la batalla de Puertabronce y el cruce que fue conocido como el Campo de Fuego, demostraciones cabales del poder de los Targaryen, fueron tiempos de rendición y pleitesía.

Por @mauvais1

Fue así como La Casa dominó el vasto territorio; con fuego, dragones y política, hasta la revuelta de Robert Baratheon. La historia de Westeros está escrita en sangre y fuego desde el comienzo. La Canción de hielo y fuego se forjó a través de guerras, destrucción y políticos capaces. El equilibrio fue ese, un hábil político por cada cientos de guerreros. Sabios e industriosos cortesanos que atemperaban la orgullosa testa real y sus demandas.

Desde la decapitación de Eddard Stark todo se perdió. Las facciones se desintegraron en docenas más pequeñas y comenzó una guerra que ya perdieron la cuenta de cuánto tiempo lleva. Con la llegada de los White Walkers del norte helado terminó de derrumbarse cualquier tipo de institución, excepto claro, las reinas contendientes y alguna que otra casa sobreviviente. Que Daenerys Targaryen pasase a fuego la ciudad no es novedad alguna, no en las circunstancias que viven, que el personaje descendiera a ese bárbaro y casi desquiciado comportamiento, sí. Aunque no es un tránsito fantasioso, si se ve apresurado.

Game of Thrones: The Bells

The Bells – Las Campanas

La batalla por King’s Landing no toma tanto tiempo, es apenas unas escenas iniciales, el resto es pura y dura destrucción, muerte y asolación de una ciudad. Lo que en el episodio anterior se antojó forzado y audaz, matar a Missandei y el dragón Rhaegal, funciona como disparador de lo que acontece aquí. Emerge desde las nubes, arrasa sin problemas la flota de Euron Greyjoy y abre las puertas de la ciudad desde adentro. Coraje es poco en una fría y determinada Daenerys. Tanto como ejecutar a Lord Varys con un casi susurrado dracarys, cuando se entera por Tyrion que los ha traicionado al tentar a Jon Snow con un golpe de estado.

El viejo y cansado señor de los susurros, lo vio venir e intenta, con sus medios, remediar lo que cree y acierta, será el comienzo del reinado de la Madre de Dragones. ¿A quién escribe esas cartas? ¿Tal vez alianzas que forjó con otros señores, o posibles en un futuro golpe que preparaba? Su jugada fue osada, casi al punto de lo inocente o estúpido. ¿Estamos hablando del mismo Varys? ¿Desesperado cometió un error y se dejó en evidencia? Sí, todos estaremos de acuerdo al menos en esto. Si vimos el descenso a la locura vengativa de Daenerys como apresurada y algo torpe (solo) en esta temporada, no olvidemos que le hicieron a uno de los más sabios personajes como lo fue Varys. Un sobreviviente desde los tiempos del Rey loco.

Tiryon, es hoy otro de los que denunciaremos como un olvidado por la urgencia de los guionistas. Hoy no tiene el coraje de ver más allá de la reina que confió en él. Que lo enalteció por su sabiduría y lo puso junto a ella, cosa que nadie hizo jamás. El enano deforme, se vio en los ojos de la reina como un estadista, un hombre capaz y parece no querer soltar esa ilusión. Ella se ha convertido en la respetabilidad que es él, odioso. Y Jon, No sabes nada, Jon Snow. Si de Eddard Stark siempre criticamos su rigor señorial y caballeresco en este personaje solo vemos una tara infranqueable en su orgullo sujeta a la trama por sobre su desarrollo.

Game of Thrones: The Bells

Mientras Daenerys ataca los muros de la ciudad y los ejércitos del norte combinados con los  inmaculados destrozan los ejércitos de Cersey en las calles, Arya y el perro se escabullen entre los aterrorizados ciudadanos, comprometidos cada uno con su misión. Como la que Tyrion da a Jaime, al rescatarlo de su encarcelamiento por la reina Dany. Su misión si la acepta (no es broma) es convencer a Cersei que se rinda antes de que el dragón lo destruya todo. Y allí va, sin problema alguno para el enano dos veces traidor en pos de convencer a su hermana. ¿Importa, todo eso ahora? Sí, hacer sonar las campanas en la ciudad anunciando que se rinden y detener el ataque.

La batalla es cruenta, el relato que hace de ella Miguel Sapochnik, muestra a las claras todo lo que ese terror suscita, como si fuera el Stalingrado de 1942, con bombardeos incluidos (el dragón sobrevolando la ciudad es espeluznante). Fabian Wagner (Justice League) en la dirección de fotografía roza por momentos la maravilla.

Todo está perdido apenas comienza el ataque, la ciudad no soporta al dragón y su inclemencia, los soldados caen bajo su fuego, primero la Compañía Dorada en las puertas, los Lannister en las calles barridos por los Dothraki y sus arakhs y los norteños de Jon Snow que ahora se muestran salvajes. En la fortaleza, Cersei espera, mientras Qyburn percibe lo peor. Todos piden por las campanas, y es el momento dramático que mejor ejemplifica este trastorno que vemos. Cuando los soldados de la ciudad se rinden, arrojan sus espadas y las voces se elevan pidiendo misericordia, que suenen las campanas, que suenen las campanas. Y lo hacen…

Game of Thrones: The Bells

«Llévalos a un punto del que no puedan salir, y morirán antes de poder escapar» – Sun Tzu

A partir de aquí, todos tendremos nuestros desencuentros, intentaremos justificar a los guionistas o enviarlos a los calabozos, si los hubiera. Pero tendremos que admitir que la lógica nos empuja, la lenta y enrevesada conquista de Daenerys Targaryen llega al clímax, es ahora o nunca. Aquí se juega un reino y la vida de muchos que perecieron en el proceso. ¿Es tan loco pensar que ella actuaría de esa manera? ¿Cuánto justifico hasta ahora la acción de los otros? ¿Cuánto se contuvo ante tanta afrenta? Traición tras otra se levantó y volvió a combatir para ser nuevamente puesta a merced de ellos y sus planes, que no siempre la tuvieron en la ecuación. Tal vez se necesitaron más de seis episodios para desarrollar este comportamiento. ¿Como justificarán ahora a la liberadora de esclavos, la madre amada?

Sandor “el perro” Clegane y Arya tropiezan por los destruidos pasillos adentrándose en la fortaleza roja, ha llegado el momento. La misión de cada uno parece estar a la vuelta del siguiente corredor, pero no para ella. Clegane logra lo que nadie, detenerla en su afán de venganza y devolverla al mundo de los vivos, algo por demás absurdo. Porque él sí sabe que este es su momento y enfrentará a su hermano, el zombie Gregor “la montaña” Clegane en las escaleras, en unas escenas dignas en lo encarnizadas que se ven, en la belleza de su fotografía.

Cersei se encuentra con un herido Jaime, que viene de combatir a un «aparecido» Euron Greyjoy. Pero no muere, no antes de encontrarla y llevarla hasta los pasajes subterráneos para descubrir que ya no hay salida posible. Morirá en sus brazos, ese fue su destino, aún a pesar de Brienne of Tarth y su amor incondicional. ¿Quien habría imaginado que lloraríamos a los monstruos Lannister?

Game of Thrones: The Bells

«Cuando juegas al Juego de Tronos, o ganas o mueres. No hay término medio». – Cersei Lannister

Arya corre, se oculta, sobrevive y ve como todos mueren sin ser diferenciados entre ellos o los enemigos. En una casi última escena, cuando despierta tras el ataque, encuentra en las calles rebosantes de cadáveres incinerados un caballo blanco cubierto de sangre. La inocencia, la última que quedaba en toda la historia de Game of Thrones está salpicada de sangre, de muerte y es a manos de los guionistas. La reina sobrevuela el mundo viéndolo arder. La cuenta regresiva comienza y queda por ver si habrá un trono por ganar o solo serán de nuevo varios tronos como antes de la era Targaryen. Las cartas de Varys a algún sitio deben de haber llegado, alguien recibió aviso. ¿Todo volverá al principio? ¿Serán así los futuros que nos esperan, pequeños y mezquinos reinos combatiendo unos con otros como antaño? ¿Daenerys Targaryen dará comienzo a una nueva era sobre pilas de escombros y cadáveres?

Lejos de creerlo un episodio mediocre, y admitiendo el apresuramiento en el trato a los personajes, “The Bells” es el final de todas las cosas, es el cierre, cuando no debió ser así. Queda ahora ver quien o quienes harán el trabajo de reconstrucción. Los ojos verdes que Arya cerrará son los de Daenerys Targaryen, muchos especulamos. Y tal vez solo gane el más fuerte, ¿es una historia tan cercana a nuestra realidad que se atreverá a cruzarnos el rostro con algo como eso? ¿Si Daenerys reina al final, que fantasía épica sería esta? Disculpen ustedes, puede que haya dragones, pero de creer que habrá una gran Batalla de Morannon como en El Señor de los Anillos y el bien prevalecerá en las tierras de Westeros, estamos olvidando algo que bien supo decir Ramsay Bolton: “Si crees que esto tendrá un final feliz, es que no has estado prestando atención”.


Game of Thrones: The Bells

Game of Thrones: Game of Thrones: The Bells (T8xEp05)

Director: Miguel Sapochnik

Guion: David Benioff y D.B. Weiss

Reparto: Peter Dinklage, Emilia Clarke, Kit Harington, Alfie Allen, Jacob Anderson, John Bradley, Gwendoline Christie, Nikolaj Coster-Waldau, Ben Crompton, Liam Cunningham, Joe Dempsie, Richard Dormer, Nathalie Emmanuel, Vladimir ‘Furdo’ Furdik, Iain Glen, Isaac Hempstead Wright, Conleth Hill, Kristofer Hivju, Rory McCann, Hannah Murray, Daniel Portman, Bella Ramsey, Sophie Turner, Carice van Houten, Maisie Williams.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2525 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.