[REVIEW] He-Man y los Amos del Universo

En el planeta de Eternia, un joven príncipe perdido descubre los poderes de Grayskull y se transforma en ‘He-Man: Amo del Universo’.

Por @mauavis1

En el planeta de Eternia, un joven príncipe perdido descubre los poderes de Grayskull y se transforma en He-Man, reza la sinopsis oficial, y claramente el lector notará rápidamente los importantes cambios con que inicia esta aventura creada por Robert David (Max Steel: Team Turbo, Teenage Mutant Ninja Turtles), productor también de Masters of the Universe: Revelation.

La historia que narra cambia significativamente el universo creado por Mattel, aunque no en esencia a los personajes, dando al conjunto una refrescante y más que obvia aproximación infantil, que no por eso es menos compleja. Si la adaptación de Kevin Smith y su Masters of the Universe: Revelation causó alguna controversia por esa desaparición del protagonista a comienzos de la temporada (entre otros ítems), aquí seguramente será la reconvención no solo del poder heredado del castillo de Grayskull, sino que también cómo este abarca un variopinto grupo de guerreros.

Veamos, el extenso equipo de guionistas conformado por Heath Corson, Amanda Deibert, Keely MacDonald, Peter Binswanger, Lila Scott, Matt Drdek, Julie Benson y Shawna Benson, junto a Rob David (creador de la serie), buscan una epopeya sobre héroes mágicos en un universo donde prima el espectáculo tecnológico más que el mágico. Donde el poder para su mejor utilización es repartido en un equipo de protagonistas, donde se reconocerán varios nombres y serán presentados nuevos.

Visualmente las diferencias con sus conceptos originales son, por lo menos, abismales moviendo la idea base, en su totalidad, a una suerte de similitud con Voltron: Legendary Defender (versión 2016 también de Netflix) y Big Hero 6 (Walt Disney Animation Studios – 2014). El trabajo en equipo se concibe no solo en colaboración con el mentado He-Man, sino también en soportar el peso del legado que le ha tocado en suerte.

Aquí Adam surge del pueblo, nada de mayestático príncipe. Emulando al rey Arturo, este ignora su ascendencia y es criado en la selva por una extraña comunidad de Panteras verdes (Cringer/Battle Cat) y niños perdidos. El resto del equipo se irá presentando a medida que la espada resurge. Y allí es donde es más jugado aún el asunto porque el equipo, además de ser niños en búsqueda de su sitio en ese mundo, lo conforman personajes que en la original tenían una situación más pasiva (el caso de Sorceress, por ejemplo). Como también nuevos inicios, si nos fijamos el caso de Orco.

Todo aquí, para resumir, es una reescritura de la mitología en varios aspectos cruciales, más no de su esencia, nos repetimos. Teela, Duncan/Man-at-Arms, Ram Ma’am ahora una niña perdida, y otros etcéteras. El juego es una recreación de los niños perdidos de Peter Pan (J.M. Barrie) o por qué no los variopintos grupos de niños concebidos por Charles Dickens en Eternia. Y eso solo por comenzar, ya que ni siquiera mencionamos al rey Randor o el príncipe Keldor – del que no diremos más por obvios spoilers – y ese Cringer/Battle Cat, donde la falta de coraje se traduce solo en la falta de garras.

En cuanto a la animación, House of Cool (Trollhunters) y CGCG (Star Wars: The Clone Wars) construyen un mundo más que interesante y profundo, si comparamos con Masters of the Universe: Revelation este es rico en detalles y tecnología futurista extrema, cercano a un Star Wars, que combinado con el género de espadas y brujerías resulta atractivo. De hecho, cuenta con un equipo interesante detrás de cámaras (¿Frames?) como Kathleen Shugrue (Cenicienta de Amazon Studios, Candyman – 2021) en la dirección de arte. En el diseño de personajes, el trabajo de Hannah Khallouk sigue la línea de las producciones de los estudios, que no desentona con el ritmo del CGI, acoplado a detalles en 2D. Es lo que más atrae del show, la rica construcción del mundo que habitan, las tecnologías y la magia.

Es un producto para pequeños, que no por eso deja de desarrollar una interesante dinámica de personajes, los que transitarán diferentes conflictos de maduración tanto introspectiva como grupal, dando mensajes claros sobre la hermandad más alá de los lazos sanguíneos, las familias disfuncionales, la responsabilidad y otros tan mentados en estas producciones infantiles. Que los fans se encontrarán con algo completamente nuevo no es novedad, esa rara avis que nuclea ciertos aspectos de la línea de juguetes «200X Masters of the Universe» y la serie The New Adventures of He-Man (1990) es sutil pero presente, pero es apenas el comienzo de las transformaciones que el relato posee. Es He-Man, pero más que nunca hacen hincapié en el «Masters of the Universe». En eso reside la aventura en el equipo y su cruzada.

Uno de los aspectos, tan en boga hoy en día, y que no deja concretar una aventura infantil como lo era su original (más allá de respetar la misma ternura e inocencia), es la serialización de la serie. El no ser episodios autoconclusivos y desarrollar una aventura en su conjunto convierte a la temporada en una historia a verse desde el principio a fin, ya que es un constante desarrollo de una sola idea. Pequeños escaramuzas dirimen el episodio, pero sujetos a una macro historia que lo nuclea. Nada nuevo en las nuevas series animadas, que proponen una película episódica lista para secuelas.

No es novedad reimaginar, recrear y actualizar viejas historias de cara a las nuevas generaciones con otros intereses, más complejos o no, en que la inmediatez dicta una aventura trepidante y veloz. No por eso es menos rica e interesante, pero sí distinta, casi original. Los niños son introducidos a este fascinante universo justamente en ese sentido, un nuevo He-Man para las nuevas generaciones. Qué tanto gustará es cuestión de tiempo y visionado. De algo estoy seguro, los viejos fans no estarán felices.


Título: He-Man and the Masters of the Universe (He-Man y los amos del universo)

Dirección: Robert David (Creador).

Guion: Heath Corson, Amanda Deibert, Keely MacDonald, Peter Binswanger, Lila Scott, Matt Drdek,
Julie Benson, Shawna Benson.

Reparto: Yuri Lowenthal (He-Man/Adam/Tuvar), David Kaye (Cringer/Battle Cat), Grey Griffin(Evelyn/Evil-Lyn), Antony Del Rio (Duncan/Man-at-Arms), Kimberly Brooks (Teela/Eldress/Sorceress), Trevor Devall (R’Qazz/Beast Man), Judy Alice Lee (Krass/Ram Ma’am), Roger Craig Smith (Kronis/Trap-Jaw/General Dolos), Fred Tatasciore (King Randor/Baddrah), Ben Diskin (Skeletor/Prince Keldor), Tom Kenny (Ork-0/RK Units), Max Mitchell (Kitty), Max Stubington (Young Adam).

Productora: Mattel Television, Netflix.

En Eternia, el primer planeta de la creación, surge un tirano demoníaco: ¡Skeletor! Con ejércitos oscuros a su comando, Skeletor está en marcha, empeñado en capturar los reinos de Eternia, y su premio final: Castle Grayskull, la antigua fortaleza del misterio que se dice que contiene el poder más grande del universo. Su hasta He-Man y su valiente escuadrón de héroes novatos para detener a Skeletor y restaurar la paz. Ambos lados vienen armados con Armas de Poder encantadas, transformándolos en Maestros de los Poderes Primordiales de el universo. Es Master vs Dark Master, He-Man vs Skeletor – luchando por el control de Eternia, Castle
Grayskull y el destino de todos nosotros. Al final, ¿Quién se convertirá en MAESTRO DEL UNIVERSO?

Acerca de Marco Guillén 3457 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.