[REVIEW] Reacher – Temporada 1

Llega a la pantalla de Amazon Prime Video la adaptación serializada del célebre personaje creado por Lee Child. Hablemos un poco de «Reacher», protagonizada por Alan Ritchson.

Por @mauvais1

Habiendo descubierto el personaje de Jack Reacher a través de las películas protagonizadas por Tom Cruise, y cuya primera entrega dirigió Christopher McQuarrie (Mission: Impossible – Fallout), no soy lo que podría decirse un entendido del tema, en particular de este personaje creado por Lee Child. Y solo cuando Amazon Prime Video me envió los episodios de la adaptación serializada de la primera novela (Killing Floor, 1997) fue que comencé a conocer un poco más de lo que el autor había querido crear.

El personaje es un adalid de la justicia por mano propia, como el protagonista de un western moderno donde la ley es impartida de acuerdo a lo que el entiende como tal. Sé también que ha sido criticado por la fantasía masculina con que se ha elaborado. Este gigante y rubio guerrero tan inteligente como buen luchador que jamás erra golpe o evade desafío. Un Sherlock Holmes cruzado con He-Man que camina Estados Unidos como un vago sin futuro y, al estilo Jonathan Smith en Camino al cielo (1984-1989), resuelve una infinidad de casos policiales con que se tropieza.

Nick Santora (Prison Break), creador de la serie, ha entendido desde el comienzo el material con que trabaja, y junto a los guionistas ha creado un thriller investigativo y de acción más que decente, haciendo del personaje un rudo pero carismático macho como la televisión no veía en bastante tiempo. Entendemos que el propio Lee Child estuvo involucrado en los guiones, junto a Scott Sullivan (Scorpion).

La historia tiene como protagonista a Jack Reacher, un vagabundo que, al bajar del micro en Margrave (Georgia), es rápidamente detenido por la policía por el supuesto asesinato de un hombre. Desde el inicio la historia se jugará con el clásico relato del forastero en pueblo chico que despierta las suspicacias de los vecinos, y que temido y hasta -absurdamente- odiado, comenzará a buscar justicia por mano propia. Con él habrá dos policías (entendemos que poco y nada participan fuerzas de la ley en sus historias escritas): la oficial Roscoe (Willa Fitzgerald) y el detective Finlay (Malcolm Goodwin), que harán las veces de aliados en la empresa, como también representación del ideal de justicia y ley establecidos.

La dinámica es interesante. El trío representa los diferentes aspectos con que son encarados los agentes de la ley en estas historias: Ella la novata voluntariosa y enérgica -digna sucesora de Reacher en muchos aspectos-, y el detective la ley burocrática y esmerada, la que representa el, claramente, corrompido y absurdo estado. El caso para deleite del espectador irá escalando hasta convertir al pueblo en zona de guerra abierta, en un descampado e irracional escenario de un western moderno.

Se repetirá una y otra vez esta aseveración, lo del tan mentado western, no solo porque es el género preponderante, sino que también bebe por momentos de escenificaciones y personajes que recordarán a mentores del tipo como John Ford, y más aún, la aridez y desparpajo del Spaghetti western. Bien vale un John Wayne el Jack Reacher de Alan Ritchson (Titans), con sus miradas y silencios, con la monumentalidad de su físico y sus andares cansinos. Convertirá esa pequeña ciudad en el laboratorio de sus principios por causalidad, como ocurre en Jinetes del destino (1933) y algo de Las pistolas cantaron a muerte (1966). Vamos que en general habría muchas más comparaciones si siguiéramos, pero el paciente lector entiende por dónde van las balas.

La historia no se hace esperar, los hechos se precipitan con fluidez, más no con torpeza, siendo una temporada de ocho episodios y cada uno de casi una hora de duración. Aun así sabe mantener el misterio a resolver y da al espectador una racha de escenas de acción que crecen y complejizan al correr de la historia. Reacher combate sin aliento, es sucio y poco dado al tacto en absolutamente cualquier circunstancia, lo que genera un héroe interesante, poco corriente en días de atormentados y vulnerables.

No evadiremos el concepto de Mary Sue (Mary Stu o Gary Stu) que puede leerse en Reacher, pero tampoco el hecho de que en varios aspectos fue creado en ese sentido, además de que el mismo autor lo ha llamado el contra corriente a los personajes que suelen poblar estas historias. Quizás por eso se nos ocurrió la comparación con el personaje de Michael Landon en Camino al cielo (1984-1989), solo que esta vez es encarado como un ángel vengador que también es incorruptible y poco dado al perdón.

Reacher es una serie de acción que no deja de construir un misterio interesante. Alan Ritchson da al personaje el frio carisma -permítasenos el oxímoron- como para preocuparse por él y sus desvelos. Además, que la historia cierre al octavo episodio da sentido circular a la trama, descansa en sus propios logros y acierta construir una saga que se valdrá por sus diferentes entregas. Ciertamente a los amantes del género dará satisfacción, luego del fiasco de Tom Cruise.


Título: Reacher

Dirección: Lin Oeding, Norberto Barba y Christine Moore.

Guion: Aadrita Mukerji, Lee Child y Nick Santora. NovelaLee Child.

Reparto: Alan Ritchson, Malcolm Goodwin, Willa Fitzgerald, Kristin Kreuk, Bruce McGill, Chris Webster, Harvey Guillen, Max Jenkins, Currie Graham, Marc Bendavid, Willie Carpenter, Jonathan Koensgen y Leslie Fray.

Producción: Skydance Television, Paramount Television Studios, Blackjack Films y Amazon Studios.

DistribuidoraAmazon Prime Video.

Jack Reacher es un veterano investigador de la policía militar que acaba de entrar en la vida civil. Es un nómada, sin teléfono y con lo más básico de lo esencial mientras viaja por el país y explora la nación a la que una vez sirvió. Cuando llega a la pequeña ciudad de Margrave, Georgia, se encuentra con una comunidad que se enfrenta a su primer homicidio en 20 años. La policía lo arresta de inmediato y los testigos afirman haber colocado a Reacher en la escena del crimen. Mientras trabaja para demostrar su inocencia, comienza a surgir una conspiración profundamente arraigada, una que requerirá la mente aguda y los puños contundentes de Reacher. Una cosa, por encima de todo, es segura: eligieron al tipo equivocado para incriminar.

Acerca de Marco Guillén 3940 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.