[REVIEW] Moon Knight: Siguiendo la luna…

Marvel no quiere perder un segundo de tiempo y sigue apostando por su universo en la pantalla chica: esta vez, el turno es de «Moon Knight». Oscar Isaac se pone el traje y el (¿o los?) personaje encima, y es secundado por Ethan Hawke y May Calamawi en esta serie creada por Jeremy Slater.

Por @joacods

Luego de los ya múltiples éxitos en materia televisiva, Marvel Studios está decidido a seguir expandiendo los límites de su universo multiverso. El momento de brillar en este caso es el de un personaje nuevo e inédito en cuanto respecta a encarnaciones live-action. Moon Knight, un personaje relativamente nuevo en el mundo de los cómics, tuvo su debut en el año 1975. En este caso, y luego de varias entregas particulares siguiendo a personajes principales del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU), la franquicia se inclina por un personaje que hace su debut absoluto en pantalla. Muchas veces considerado «el Batman de Marvel» por sus grandes similitudes con el encapotado de la vereda de enfrente, Moon Knight se caracteriza por presentar trastorno de identidad disociativo (TSI) -históricamente conocido como desorden de personalidad múltiple-, lo que lo convierte en un personaje más que interesante y con amplio potencial de escritura fílmica.

Así las cosas, la historia sigue al asustadizo Steven Grant (Oscar Isaac), un cuidador de museo egipcio (y dicho sea de paso, estudioso obsesivo del Antiguo Egipto y su religión) que sufre de continuos apagones y desmayos que lo sitúan, una y otra vez, en los lugares más impensados. Pero lo que Steven desconoce es que en realidad comparte cuerpo con un alter ego, Marc Spector, un sanguinario mercenario que sirve en clave de avatar a una deidad egipcia: Khonshu (o, en español, Jonsu), también conocido como Dios Egipcio de la Luna. Inmerso en una gigantesca confusión, Steven deberá cooperar con su otro yo en pos de detener al malvado Arthur Harrow (en la piel del querido Ethan Hawke), quien está decidido a liberar a otra diosa egipcia, Ammit, la más destructiva de todas y quien cree que el mal debe ser cortado de raíz. Para esta gesta, el superhéroe de múltiple personalidad contará con el apoyo de Layla (May Calamawi), quien es nada más y nada menos que el interés amoroso de una de las identidades del lunático héroe.

En principio, hay que decir que para una serie de un personaje desconocido para la mayor parte de la gente (y sobre todo, la mayoría del público del MCU), Marvel arriesga mucho y, a la luz de los hechos, lo hace más que bien. Moon Knight es una serie sólida, con un guion bien funcional y con un casting perfecto. Oscar Isaac deja de lado su anterior paso por los comics de la franquicia (con su olvidable interpretación del villano Apocalypse en la saga X-Men) y ofrece uno de sus papeles más concisos, lo que no es para nada poco para un actor ya asentado en la industria y que ha sabido protagonizar grandes películas de como Inside Llewyn Davis (2013), Ex Machina (2014) o incluso ganarse el corazón de otra franquicia gigante como lo es Star Wars. De esta forma, el actor guatemalteco-estadounidense banca la parada de forma exultante, ofreciendo un personaje con múltiples personalidades que son creíbles y queribles, tanto con o sin traje. Su Moon Knight es de los héroes más despiadados y habilidosos en el arte de la lucha 1 vs. 1 de todo el MCU y en esto la serie recuerda un poco a Daredevil.

No es menor la importancia del apartado psicológico del protagonista, en lo que Isaac se luce en cada momento en que sus personajes sufren «apagones» y en los que el cambio de chip mental es automático. A propósito del tratamiento general de la serie con este apartado, este es uno de sus puntos más altos y lo que al principio puede parecer redundante o agotador, pronto se hace orgánico y episódico. Retomando el acertadísimo trabajo de casting, Ethan Hawke otorga un brillo antagónico con el cual el actor se ha encontrado ya en la reciente The Black Phone (2022) y que si bien no rankea entre los mejores villanos del MCU, supera con creces las pocas expectativas del perfil del personaje en los papeles. May Calamawi, de poco rodaje en la industria, otorga una interpretación que supera ampliamente lo esperado y que juega un papel determinante en el alma del show.

Marvel parece haber encontrado su fórmula mágica con las series: el formato de seis episodios. El número aparenta sentarle bien a sus shows, y así la compañía ha logrado encontrar una organización que les permite contar una historia que en una película sería imposible de narrar. Moon Knight no es la excepción y en un rápido análisis podríamos dividirla a la mitad tanto en lo que respecta a estética como a desarrollo dramático. Aquí es donde se puede destacar el costado de thriller psicológico que afecta al programa a partir del tercer episodio, recordando un poco en espíritu a Jessica Jones (sobre todo, su primera temporada) o Legion y empujando el misterio hasta el mismísimo final (con escena post-créditos incluida). En lo que concierne al trabajo técnico, tanto en las dimensiones de imagen y sonido, Moon Knight cumple en entregar una cinematografía y una banda sonora más que decentes e interesantes, con puntos altos en lo que respecta a efectos especiales en momentos específicos de su desarrollo y que sería una lástima spoilear en esta ocasión.

Con muchas vibras de Yu-Gi-Oh!, Moon Knight se abre paso en el MCU como una de sus series más impresionantes hasta el momento. Habrá que ver qué le depara el futuro, tanto a la serie como al protagonista, siendo que aun no hay planes para una segunda temporada y a la expectativa de lo que ocurra en adelante con el famoso Multiverso de Marvel.


Título: Moon Knight

Creador: Jeremy Slater.

Dirección: Mohamed Diab, Justin Benson y Aaron Moorhead.

Fotografía: Gregory Middleton y Andrew Droz Palermo.

Música: Hesham Nazih.

Reparto: Oscar Isaac, Ethan Hawke, May Calamawy, F. Murray Abraham, Karim El Hakim, Ann Akinjirin, David Ganly, Khalid Abdalla, Gaspard Ulliel, Antonia Salib, Fernanda Andrade, Rey Lucas, Sofia Danu y Saba Mubarak.

Producción: Marvel Studios.

Distribución: Disney+.

Steven Grant es un empleado de una tienda de regalos que padece de afecciones en la memoria, que lo dejan en blanco o le traen recuerdos de otra vida. Steven descubre que tiene un trastorno de identidad disociativo, y que comparte cuerpo con el mercenario Marc Spector. Mientras se enfrentan a sus enemigos, Steven/Marc deben navegar por sus complejas identidades mientras se sumergen en un misterio mortal entre los poderosos dioses de Egipto.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.