[REVIEW] Godzilla – El Devorador de Planetas: Oops!… I Did It Again

Netflix nos otorga la tercera y última (por suerte) parte de la saga iniciada en 2017 que fue producida por Polygon Pictures junto a Toho Company, donde veremos finalmente quién prevalece: si la raza humana o el temible kaiju.

Por @martog23

Recapitulando un poco, a inicios del año pasado pudimos ver la primera entrega de la trilogía anime de Godzilla que nos traía Toho. El panorama era bastante alentador, ya que lo que nos quería ofrecer la compañía japonesa (revitalizar a Godzilla mediante esta propuesta animada que se situaba varios años en el futuro tras una rotunda victoria del monstruo por sobre la raza humana)  se veía suficientemente original y atractivo. “Godzilla: Planeta de Monstruos” inició la saga con un comienzo algo desprolijo pero atractivo, priorizando un relato diferente que buscaba distanciarse de lo convencional. Si bien el resultado fue algo irregular en términos narrativos, los autores sentaron las bases para lo que podía ser un atractivo segundo capítulo. Lamentablemente, la segunda parte se encargó de destruir todo lo positivo que había creado su antecesora mediante una historia caótica donde se sumaban personajes que no aportaban nada nuevo, donde querían explotarse varias temáticas que quedaban a mitad de camino por la desprolijidad narrativa y, a su vez, tampoco explotó la veta de acción y enfrentamiento épico que ofrecía el final de la película original. “Godzilla: Ciudad al Filo de la Batalla” se vio como una oportunidad desaprovechada. Como un film fallido que generaba poco interés e intriga, y que en líneas generales terminaba aburriendo cuando debería haber redoblado la apuesta mediante la batalla que prometía el final del primer film.

7HVU9yu.jpg

Ahora le llega el turno a la supuesta “épica” conclusión, titulada “Godzilla: El devorador de planetas”, y verdaderamente es el capítulo donde la saga toca fondo. Lejos quedamos de aquel turbulento pero prometedor comienzo donde se planteaba un escenario innovador y diferente, para seguir brindando mayor confusión de la que vimos en la segunda parte. Si se nos había introducido a la tribu indígena Houtua, la cual fue totalmente desaprovechada en el capítulo del medio, en esta oportunidad aportará una mayor cuota de incertidumbre a nivel narrativo con sus idas y vueltas, sus creencias y sus diferencias con los forasteros. El largometraje retoma casi inmediatamente después de los acontecimientos de “Ciudad al Filo de la Batalla” y nos intenta introducir a todos los clanes al mismo tiempo, desorientando al espectador y haciendo que pierda interés en su inicio incoherente, enredado y confuso que desemboca en un prólogo demasiado extendido que dura media hora hasta que el personaje del título salga de su profundo letargo, del cual fue víctima ante los eventos pasados.

L01-GODZILLA-El-devorador-de-planetas-1-14cms.jpg

Hay una especie de alianza entre los humanoides y los exifs, los cuales intentan “evangelizar” a los humanos para que terminen adoptando su religión. Por otra parte, los bilusaludos están enojados ante el fracaso del ataque a Godzilla y toman represalias haciendo responsable a Haruo de la fallida empresa. Los humanos se dividen entre aquellos que adoptan la fe exif, otros que confían en los bilusaludos y los que están ahí sin tomar partido por nadie, como nuestro héroe. Así es como poco a poco se irán viendo los verdaderos colores de cada bando hasta desembocar en un segundo acto poco interesante y una conclusión bastante decepcionante. El personaje de Metphies, líder de los exif, es el que irá mostrando su verdadera cara y sus planes que involucran la invocación del Dios Ghidorah para acabar con Godzilla, pero al mismo tiempo con todo el planeta.

Como verán, todo suena bastante absurdo y enmarañado. Durante el trascurso del film todo resulta ser peor, ya que lo que se intentó mostrar o sugerir en las cintas anteriores aquí fue yuxtapuesto desprolijamente y dando lugar a una historia que mezcla ciencia ficción con magia ancestral, religiones, cultos y otras yerbas que no aportan nada a la narración. La historia termina desbarrancando y generando aún menos interés por parte del espectador y en lo que les pasa a los personajes. A modo de ejemplo (¡SPOILER ALERT!), Yuko, el interés romántico del protagonista y principal ayudante en la película anterior, queda en una especie de estado vegetativo luego de la destrucción de la ciudad Mechagodzilla,  y en esta obra permanece en este estado de principio a fin sin ninguna progresión. Está ahí sin ser funcional a la trama más allá de la decisión que toma el personaje principal de sacrificarse con el cuerpo de Yuko en los minutos finales del relato.

f5b2ba64c44f58a7658d8555e89fbabc5af90d17.jpg

Por otro lado, la animación sigue mezclando la técnica tradicional y la generada por computadora, y si bien en algunos momentos los personajes parecen algo toscos en cuanto a los movimientos, sí se ve un poco más convincente que en las dos películas anteriores.

En fin, Godzilla: El Devorador de Planetas representa la conclusión de una saga mediocre que ni entretiene ni llama la atención a nivel visual. Una oportunidad desperdiciada de devolverle la gloria al mítico personaje japonés.

PUNTAJE: 2/10


  • Título: Godzilla 3: El devorador de planetas
  • Título original: Gojira: hoshi wo kû monoGodzilla 3 Poster
  • Año: 2018
  • Duración: 90 minutos.
  • País: Japón.
  • Dirección: Hiroyuki Seshita y Kobun Shizuno.
  • Guion: Gen Urobuchi.
  • Música: Takayuki Hattori.
  • Productora: Polygon Pictures / TOHO Animation. Distribuida por Netflix.
  • Género: Animación. Ciencia ficción. Acción | Monstruos.
  • Sinopsis: La humanidad, sus aliados alienígenas y Godzilla están a punto de llegar a su fin cuando la poderosa entidad Ghidorah llega a la Tierra.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

3 Comments

  1. Creo que es de las reseñas más vicerales que he visto en los últimos años, Esta última entera de Godzilla es una joya incluso nominada para los premios en 2019 (no recuerdo el nombre de la categoria)

  2. Tanta basura en una sola crítica, afortunadamente tan pronto como empece a leer me di cuenta que perdería mi tiempo haciéndolo.

    Como fan de Gojira, desde que escuché las primeras noticias sobre una nueva trilogía del famoso Kaiju japonés, estuve expectante y emocionado por su llegada. Cada noticia lo hacía más interesante; el monstruo más grande hasta la fecha, elementos de ciencia ficción (más allá de las tonterías y desvaríos de las películas anteriores), la idea de hacerlo de animación siendo el primer largometraje animado del monstruo…

    Tras su estreno en Netflix las expectativas no podían ser más altas y pese a no disgustarme del todo, acabó decepcionándome mucho, siendo tal la decepción que decidí no ver la segunda parte hasta que estuvieran las tres. Y no podía haber hecho algo mejor siendo mi impresión ahora muy positiva.

    Es así que calificar esta “trilogía” es algo complejo, si bien de forma independiente dejan bastante que desear, en su conjunto nos dejan con uno de los mejores Gojiras que ha habido. Aportando nuevos matices, nuevos puntos de vista y sobre todo saliéndose casi por completo de los ya algo trillados carriles sobre los que siempre se ha movido esta saga.

    Lo que ha impedido su éxito en mi opinión:

    1. La fracturación en tres partes y su lanzamiento tan distanciado, en mi opinión, mata totalmente las películas. Si bien vistas en secuencia crea una experiencia muy buena, separadas deja un mal sabor de boca y la sensación de que, a pesar de saber que tiene continuación, tengamos un producto incompleto.

    2. La animación, pese a no ser del todo mala deja bastante que desear comparada con la animación tradicional. Una mezcla de ambas hubiese sido lo mejor, aunque supongo que elevaría el coste de la película y el tiempo para hacerla. Por otro lado el diseño de personajes resulta demasiado insulso y falto de carisma.

    3. Si no eres fan de Gojira y sus películas te perderás muchas referencias, sobre todo a cierto icono (*) que quienes no lo conozcan o estén familiarizados con él pensarán que qué se ha fumado el guionista. Creo que esto es clave a la hora de causar sensaciones y transmitir, no por los famosos huevos de pascua que, si los entiendes bien y si no da igual, sino porque conociendo el contexto y los personajes de la franquicia, puedes entender mejor las películas.

    Aun así, el resultado es espectacular, siendo una de las versiones del monstruo, con permiso de Shin Gojira, más terroríficas y funestas.

    Comentando brevemente cada capítulo sin destripes:

    Monster Planet:
    Sin duda la más floja de las tres, con un principio demoledor y un punto de partida muy interesante mezclando dos géneros (Kaiju y Ciencia Ficción) consigue entretenernos, pero se va deshinchando hasta llegar a una segunda mitad que nos da lo que ya tenemos en cualquiera de las películas de la franquicia, batalla sin más. Los personajes se quedan sin ningún desarrollo, siendo planos en su mayoría, ciertos conceptos introducidos tampoco se desarrollan nada pareciendo pegotes o cosas que sobran porque no aportan nada.

    City on the Edge of Battle
    Se empieza a desarrollar a los personajes, nuevos misterios y más conflictos. Las cosas que parecían no aportar nada empiezan a aportar y la trama empieza a mostrarse más interesante. Cabe destacar de nuevo la vuelta de tuerca que se le da a Mechagojira, entiendo por un lado que decepcionara a quienes esperasen ver más de lo mismo, pero a mí me gustó.

    Planet Eater
    Sin duda el punto que hace destacar, cerrando todos los misterios, mejorando los personajes y cerrando el círculo de forma muy satisfactoria. Los momentos de ciencia ficción son emocionantes y la puesta en escena con el archienemigo del kaiju es espectacular. Todo queda cerrado, todo recobra su sentido y su justificación y nos deja con ganas de volver a ver la película bajo la nueva perspectiva.

    Para mí, con permiso de los clásicos, si no la mejor, una de las mejores versiones del monstruo. Muy recomendable sobre todo para sus seguidores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.