[REVIEW] Cruella: Sé lo que quiero y sé cómo conseguirlo

Las villanas y sus historias copan la pantalla de Disney una vez más. Esta vez es el turno de Cruella de Vil y aquí te adelantamos, sin spoilers, con qué te encontrarás.

Por @mauvais1

Las criaturas como Maléfica de «La bella durmiente», la Reina Grimhilde de «Blancanieves» o Lady Tremaine de «La Cenicienta» son, en muchos sentidos, la representación del conflicto, un elemento psicológico o místico que las protagonistas deben superar para llegar a su madurez. Estas parias o tiranas, de acuerdo a la historia en la que intervienen, reúnen los atributos no solo de la oscuridad mágica, sino también de la negrura espiritual de toda heroína; la envidia, el ansia de poder absoluto, la eterna juventud y belleza, por enumerar las más citadas en el cine. Son el disparador del conflicto y también la medida justa que equilibra la balanza de la narración. Por cada buena acción de la protagonista hay una contraproducente de la villana.

Con las remakes y precuelas dedicadas a varias de ellas, o bien al revisitarlas como sucedió con la Reina Roja de «Alicia en el país de las maravillas», se intentó dar respuesta a los interrogantes de por qué actuaban de esa manera, decisión por demás innecesaria que en una especie de reivindicación desequilibró a la heroína. Ejemplificamos. Desarrollar el conflicto de Maléfica y su estado de hada paria malvada no está mal, pero dotarla de bondad requiere subsecuentemente de adjudicar a Aurora un contrapeso que reequilibre la ecuación y al no hacerlo, como sucedió, se pierde en un gris de insignificancia.

Y entonces, en esa línea llega Cruella, precuela de «101 dálmatas» o  «La Noche de las Narices Frías» que dirige Craig Gillespie (I, Tonya) y es escrita por Dana Fox (How to Be Single) y el nominado al Oscar Tony McNamara, escritor de «The Favourite» y la más que recomendable serie «The Great». Un equipo de ensueño que completan Emma Stone y Emma Thompson en los roles protagónicos. Aquí otra vez se intenta dar sentido al oscuro comportamiento de la villana, Cruella de Vil, narrando sus inicios, que desde el comienzo se antojan acordes y no desentonan con lo que más tarde supondrá una de las antagonistas más celebradas del universo animado del Ratón.

De alguna manera la compañía se acerca con algo más de coraje a un cuento de origen maléfico, y aunque no hace de ella la magnífica villana que fue en su versión animada, crea una suerte de antiheroína que vence a una versión definitiva de sí misma, encarnada por la Baronesa von Hellman (Emma Thompson) que, al contrario de lo sucedido con Maléfica en 2014, abraza con cierta gracia su lado oscuro aunque no de manera cabal, siendo algo más consecuente con el personaje creado por Dodie Smith.

Esta vez parecen encauzar, en diferente medida, su vieja dialéctica de las antagonistas llevándolas no por el camino del opuesto absoluto, sino que por una suerte de maldad profundizada. La única manera de superar a Cruella es desde una más enconada maldad, que en manos de Emma Thompson no implosiona en el ridículo pero no deja de ser una caricatura de esta. Después de todo es una película familiar y la actriz  juega, magníficamente, con una gélida y megalomana Miranda Priestly (The Devil Wears Prada -2006) en unos límites extraordinarios que solo ella puede conservar en equilibrio.

Sin lugar a dudas, es el trabajo de ambas actrices lo que permite que este duelo de sinvergüenzas no resulte ridículo y que ese juego entre Scarface (Brian De Palma – 1983) y el ya mencionado The Devil Wears Prada resulte en una verdadera aventura con tono y meta dramática. El arco de transformación de Cruella/Estella es claro tanto como su antagonista y Emma Stone juega resueltamente con la poca variedad psicológica con que fue dotado el personaje. Más que un duelo es un juego palaciego de destronar a la actual reina.

 Resulta una pena que el diseño de producción de Fiona Crombie (The Favourite, The King) y el deslumbrante diseño de vestuario de la celebrada Jenny Beavan (A Room with a View, Sense and Sensibility, Gosford Park) no trascienda a la vidriera y logre el tan mentado choque generacional en toda su magnitud, porque después de todo este es un film con la moda como premisa. Y en eso nos explicaremos, porque aquí la nihilista y hedonista Cruella es la ruptura del in statu quo ante, que a finales de los sesenta y comienzos de los setenta se aglomeró alrededor del punk con conceptos como «Destroy» y el «no future». Exceptuando las presentaciones de esta en solitario, cuando realmente podemos ver su trabajo en un desfile apenas se adivinan sus conceptos o búsquedas artísticas, desdibujandose entonces eso que a ella la hace especial. Nada de Vivienne Westwood y Malcolm McLaren por aquí.

La búsqueda de una historia redonda lleva a los guionistas a cubrir todas las tradiciones asociadas al personaje, su obsesión con los dálmatas y las circunstancias de su caída al «lado oscuro», que por momento se adivina forzado aunque no tanto como para estropear la experiencia o dinamitar el catalizador de la trama.

En fin, los puntos antes mencionados, que esperamos se entiendan como crítica detallada, no minimizaron en ningún momento el disfrute de la aventura, dos horas y algo de una entretenida comedia que cuenta con el tan mentado ingenio y humor británico. Emma Thompson elabora un villano que bien podría pasar a la galería de los clásicos de la casa,una Baronesa von Hellman continuamente elegante y austera en sus gestos pero capaz de un magnetismo único, que bien antagoniza con una excelente Emma Stone. Hasta el soundtrack, una elaborada lista de canciones, son partícipes inequívocos de las escenas tanto como la puesta.

Cruella es un paso adelante en el tratamiento de los villanos y sus orígenes en las películas de Disney,  que bien podría tener un poco más de decisión pero que no adolesce de garra.  Por mi parte y sin lugar a dudas pasa a ser mi favorita de estos remake y solo pienso en la experiencia que pudo haber sido en una pantalla grande de cine.

PUNTAJE: 8/10


Título: Cruella

Dirección: Craig Gillespie

Guion: Dana Fox, Tony McNamara

Fotografía: Nicolas Karakatsanis

Reparto: Emma Stone, Emma Thompson, Paul Walter Hauser, Joel Fry, Emily Beecham, Gianni Calchetti, Kirby Howell-Baptiste, Mark Strong, Kate Margo

Productora: Walt Disney Pictures, Gunn Films, Marc Platt Productions

CRUELLA retrata los primeros días rebeldes de la legendaria Cruella de Vil. Ambientada en los años 70 en Londres y en medio de la revolución del punk rock, sigue a una joven estafadora llamada Estella, una chica inteligente y creativa decidida a hacerse un lugar en la moda con sus diseños de ropa. Cuando se hace amiga de un par de jóvenes ladrones que aprecian su apetito por las travesuras, juntos logran construir una vida en las calles de Londres. Un día, el talento de Estella llama la atención de la Baronesa von Hellman, la aterradoramente elegante y sofisticada leyenda de la moda. Pero su relación pone en marcha un curso de eventos y revelaciones que harán que Estella abrace su lado perverso y se convierta en la disonante, vanguardista y ávida de venganza Cruella.

Fecha de estreno: viernes 28 de mayo, estreno en simultáneo en salas de cine disponibles y en Disney+ a través de Premier Access.

Acerca de Marco Guillén 3389 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.