[REVIEW] La colina de Watership: La fábula del visionario conejo

La colina de Watership

«Todo el mundo será tu enemigo, príncipe con Mil Enemigos y te matarán si te alcanzan. Pero antes tendrán que atraparte, a ti, que cavas, escuchas y corres. Sé astuto e ingenioso y tu pueblo nunca será destruido«.

La colina de Watership (1972) Richard Adams

Por @mauvais1

La fábula antropomórfica como catalizador del comportamiento humano; imagen que refleja, con moraleja de por medio, acciones y reacciones ante las eventualidad. Como un estudio pormenorizado de la psique apto para todo publico. Desde tiempos inmemoriales ha sido herramienta de educación que, por medio del divertimento, aleccionaba a los que no se les daba el razonamiento complejo. Jean de La Fontaine es el conocido por todos nosotros, aunque Esopo tiene su merecida fama. Hasta que en nuestros días dejó de ser solo una historia con moraleja, como sucediera con Rebelión en la granja, de George Orwell. La complejización creció de la mano de la profundización del conocimiento del lector, habido por una reflexión capaz de sostener otros atributos. Aún así Richard Adams, autor de Watership Down, siempre contó que sus historias, inventadas para sus hijas, eran solo eso, historias de conejos.

La colina de Watership

Claro que no pudo escapar de las lecturas entre lineas, porque lo quisiera o no, las trazó al narrar las aventuras de Fiver y su clan. Básicamente narra la historia de Fiver, un conejo enano capaz de tener visiones del futuro; que justamente ve cómo la madriguera en que vive es destruida. Es así que convence a su hermano Hazel de huir, a los que se suma un variopinto grupo. Una suerte de Lot bíblico huyendo de la destrucción, pero sin guías, solo visiones en las que no todos confían. Este es el inicio de la aventura de este nuevo clan, perseguido por los suyos, que sale en la desesperada búsqueda de un nuevo hogar.

Uno de los fascinantes detalles de la historia, ya abordado en el original escrito, es la compleja y viva mitología que los conejos poseen al respecto del mundo que habitan. Mitos, hazañas heroicas de El-ahrairah, dioses y hasta una solicita muerte llamada Black Rabbit of Inlé. El autor, Richard Adams, hasta creó un idioma para sus personajes llamado «Lapine» que Tom Bidwell, guionista de la miniserie, utiliza.

La colina de Watership

La colina de Watership

Hubo un tiempo en que la literatura infantil protegía mucho menos a los niños de las crueldades de las historias; la muerte, la tragedia, la soledad o la perdida eran abordados sin tanta meliflua, sin tantas mieles. Parte de la aventura era la truculencia de los villanos, la brutalidad de los acontecimientos. La literatura británica infantil en particular ha sabido desarrollar este juego de luces y sombras que los directores Peter Dodd y Noam Murro captaron sin problemas. Decimos esto por ese mote de «Animación para adultos» con que se lo caratula que es errado y prejuicioso. Porque la muerte brutal tiene su antagonista en la vida que se representa. Y la aventura de Five, Hazel y el resto es eso, el paso a la adultez y el enfrentamiento a las maravillas y oscuridades que esto plantea. Cada paso que dan habla sobre un sentimiento, una acción que tiene su reacción y consecuencias, como también la capacidad de superar los obstáculos.

Más allá de una animación que se ve algo anticuada, los cuatro episodios son un trazo delicado y profundo sobre todo lo escrito con anterioridad, con un elenco de voces que supera los escoyos que pudo tener el tipo de producción y da a los personajes el desarrollo emocional que importa y emociona. Y aquí se nos permitirá regresar al guionista, Tom Bidwell, que trabajó el balance entre la muerte y la vida con tino y sin melodrama oscurantista. Cada episodio expone una idea; la tentación de una vida fácil y engañosa, el autoritarismo marcial nacido del miedo y la cobardía, la necedad, la sobrevivencia no de los aptos, sino de los capaces de sentir compasión, los actos heroicos que no son una muerte triunfal, sino más bien el arrojo que impulsa las ansias de vivir.

La colina de Watership

Es fascinante, tierna y una aventura que realmente vale la pena ver en familia. Porque el desarrollo de los personajes son el compendio de los actos que nos hacen, como la memoria de un pueblo que crea a partir de la intervención de los individuos, de la colectividad de las acciones. Y que, buscado o no, termina siendo una metáfora de la persecución ideológica, de las atrocidades de los fuertes sin compás moral. Puede que las visiones de Five sean vistas como una analogía a Cristo y por ende al cristianismo en general, pero en realidad, creemos, son una metáfora de los visionarios en general; sujetos capaces de trascender el status quo​.

En definitiva, como solemos decir, vale la pena por sus muchos niveles de lectura, o en la posibilidad de una aventura sin más, en el divertimento que la versión de Martin Rosen de 1978 no tuvo en cuenta. Esta vez el balance es correcto; luces y sombras, vida y muerte. La búsqueda del clan liderado por Hanzel es la historia de cualquier pueblo en busca de su hogar, de la construcción de una familia que no necesita de herencias sanguíneas, si no de una alianza basada en el amor y la confianza. Y donde la muerte al fin, cuando superan sus misiones, es la amiga y aliada.


La colina de Watership

Título: La colina de Watership (Watership Down – 2018)

Dirección: Peter Dodd, Noam Murro

Guion: Tom Bidwell (Novela: Richard Adams)

Reparto: Nicholas Hoult como Fiver, James McAvoy, Daniel Kaluuya, Ben Kingsley, John Boyega, Olivia Colman, Gemma Arterton, Tom Wilkinson, Miles Jupp, Freddie Fox, Mackenzie Crook, Anne-Marie Duff, Rory Kinnear, Jason Watkins, Craig Parkinson, Henry Goodman, Lee Ingleby, Charlotte Spencer y Daniel Rigby.

Miniserie (4 episodios)

En los pacíficos prados de Inglaterra vive una comunidad de conejos. Cuando su madriguera se ve amenazada, un pequeño grupo de valientes conejos escapa de la madriguera en busca de un nuevo hogar. Conducidos por Fiver el visionario, Bigwig el valeroso, y el honorable Hazel hacen frente a multitud de desafíos y peligros que superan gracias a su fuerza y astucia para sobrevivir, mientras persiguen su sueño.

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2302 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.