[REVIEW] Encanto

“Lo esencial es no perder la orientación. Siempre pendiente de la brújula, siguió guiando a sus hombres hacia el norte invisible, hasta que lograron salir de la región encantada”.

García Márquez, G. (1967). Cien años de soledad.

Por @mauvais1

La historia del género per se no es tan vieja, apenas si se remonta a mediados del siglo XX. El realismo mágico, dicen nació casi al mismo tiempo en que también se acuñaba el termino «real maravilloso» y aunque ya existían exponentes del estilo no fue hasta los años sesentas y setentas en que logró abrirse paso y conquistar no solo al lector de lengua española, sino también a todo aquel que tuvo en sus manos una copia de la intrincada y maravillosa Cien años de soledad de Gabriel García Márquez, o por qué no Doña Flor y sus dos maridos de Jorge Amado. El estilo se esparció por estas tierras como reguero de pólvora, dando tanto inicio al movimiento como una moda que llegaría hasta nuestros días con Isabel Allende y Ángeles Mastretta.

Muchos de ellos hicieron de las sagas familiares una oda a la construcción de la identidad de sus tierras, la convulsa emancipación política y cultural de las américas. Historias narradas con una pata en los mitos y leyendas cotidianos de sus terruños y familias. La magia aquí es creada como parte, que no fundamental, pero si cotidiana parte de los personajes y sus historias. Algo así quisieron construir Charise Castro Smith y Jared Bush en Encanto, la nueva producción animada de Disney. De hecho, que la familia viva en un valle escondido de Colombia no es casual, al igual que el milagro que los protege en esa idílica villa. Donde los Madrigal -la familia estelar- funge las veces de lideres espirituales y alcaldes de ese pueblito oculto en los montes.

Llegados allí por la persecución de quién sabe quién, pero que los quería matar, encuentran en ese escondido valle el sitio perfecto para medrar. Todo construido a partir de un milagro que da a la familia Madrigal poderes -reales, tales como la super fuerza, el super oído o la clarividencia- para amparar a aquellos que también huyeron de esas purgas. El espectador llegará justo en el día en que uno de los nietos de la abuela Alma recibirá ese don. ¿Por qué ahora, o cómo? Nadie sabe, solo sucede y ya.

El pequeño que ahora ingresará en el circulo de los bendecidos con un don especial es apadrinado por su prima Mirabel, la única que no ha recibido tal mentado poder. Pero aunque ordinaria frente a los otros, ella se las arregla para seguir siendo parte de la cofradía. Hasta que comienza a presentir el fin del legado, el resquebrajamiento de la mágica casa en la que habitan.

En una suerte de reelaboración del género que mencionábamos al comenzar el texto, la historia indagará en la dinámica del pueblo que rodea la propiedad y es habitado por personas normales y la familia, el activo compromiso de Maribel con ambos, su búsqueda constante del lugar en ese mundo maravilloso que es su hogar, el cubrir las expectativas que se tiene de cada miembro de la gens y porque no las propias. Su deseo de ser útil a pesar, de ser parte aunque.

La historia desarrollada en medio de un variopinto ciclo de canciones, con ritmos que bien remiten a la Latinoamérica central y caribeña, y que mediocremente ralentan todo a su paso, surgen de la nada sin intenciones de hacer prosperar, más bien delimitar las acciones de los personajes a meras exposiciones, son parte de un todo que no parece confiar en la implicación de los espectadores. La magia misma es concebida y expuesta como si de una «Genosha» de los X-Men se tratara, rescinde de cualquier tipo de sutileza, no crea para ser parte natural, casi casual -como bien se buscaba en el género de lo «real maravilloso»-, es fundacional y extremo.

Ciertamente esto tiene un sentido en el marco general de la narración, porque demostrará que nada, ni siquiera un super poder, es capaz de derrotar los propios miedos y expectativas. Más aún si estas son tóxicamente alimentadas, motivadas como el corazón y no como una parte de quien los posee. La villa nació de la persecución, el horror del exilio y la desaparición de muchos queridos. Alma, la sobreviviente que da inicio al clan, en soledad educó a sus hijos, y en soledad fue el sostén de muchos otros, también huérfanos de identidad y lugar de pertenencia. Cargó sobre sus hombros la historia de un pueblo y la responsabilidad ha hecho daño.

El despertar es en esencia la construcción de la propia voz, de conocer los limites y desafiarlos, la magia no lo es todo, más aún si también entra en juego el estancamiento y la prepotencia. La matrona no es solo un legado viviente, debe comprender que la vida tiene diferentes significados de acuerdo a cada quien. Entonces la historia parece recuperar ese espíritu Disney, y es enternecedora y didáctica. Capaz de conmover y suscitar en el espectador emociones. Pero para entonces también pueda que sea tarde y poco relevante en el devenir de la trama.

PUNTAJE: 6/10


Título: Encanto

Dirección: Jared Bush, Charise Castro Smith, Byron Howard.

Guion: Jared Bush, Charise Castro Smith. HistoriaJared Bush, Charise Castro Smith, Byron Howard, Lin-Manuel Miranda, Jason Hand, Nancy Kruse.

Música: Lin-Manuel Miranda, Germaine Franco.

Voces en inglés: Stephanie Beatriz, María Cecilia Botero, John Leguizamo, Mauro Castillo, Jessica Darrow, Angie Cepeda, Carolina Gaitán Diane Guerrero, Wilmer Valderrama, Rhenzy Feliz, Ravi Cabot-Conyers, Adassa, Maluma.

Voces en español: María Cecilia Botero, Mauro Castillo, Angie Cepeda, Carolina Gaitán, Olga Lucía Vives, Maluma, Alejandro Riaño.

Cuenta la historia de una familia extraordinaria, los Madrigal, que viven escondidos en las montañas de Colombia, en una casa mágica de un pueblo situado en un enclave maravilloso llamado Encanto. La magia de Encanto ha dotado a todos los niños de la familia de un don único, desde la súper fuerza hasta el poder de curar… pero se ha olvidado de una niña llamada Mirabel. Cuando Mirabel descubre que la magia que rodea Encanto está en peligro, decide que ella, la única Madrigal normal, podría ser la última esperanza de su extraordinaria familia.

Acerca de Marco Guillén 3500 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.