[REVIEW] El inocente: Encajando todas las piezas

La impactante nueva miniserie española con Mario Casas y Aura Garrido, está dirigida por el gran Paulo Oriol. Una historia llena de enigmas que atrapa hasta el final.

Por @Gimei18

La semana pasada se estrenó en Netflix, para todo el mundo, la serie de ocho episodios original española de la plataforma streaming. Mario Casas, Aura Garrido, Alexandra Jiménez y José Coronado protagonizan este nuevo thriller creado por Oriol Paulo, una adaptación del bestseller homónimo de Harlan Coben.

No son pocas las ocasiones en las que, personalmente, he expresado mi admiración por el excelente momento que atraviesa la ficción española. En este caso, con el excelente trabajo, una vez más, de Oriol Paulo, conocido por trabajos como El cuerpo (2012), Contratiempo (2017) y Durante la tormenta (2018). El director extrae no solo la esencia de la novela en la que se basa, sino la multitud de subtramas y giros de guion que conlleva una estructura narrativa precisa y muy bien planificada. A través de ocho personajes muy distintos entre sí, nos invita a pensar cómo nos puede afectar nuestro propio pasado y cuán frágil e inestable puede ser una segunda oportunidad para reinventarse.

Desde los primeros capítulos, se entiende que es un difícil rompecabezas que en cada capítulo va añadiendo nuevas piezas, encajando de una forma satisfactoria con el correr de los minutos. Para ello, de forma constante, se utiliza el recurso de los giros sorprendentes que obligan a replantearse todo lo que uno ha visto hasta entonces. En teoría, la idea de construir cada episodio alrededor de las nuevas piezas de información que aporta un personaje diferente suena estimulante, pero cuando uno le da play queda claro que no importan tanto los personajes en sí, como la historia que se está contando.

Mat es un joven cuya vida se ve truncada de forma fortuita tras interceder en una pelea: un empujón lo convirtió en asesino y tras cumplir la pena máxima planea formar una familia junto a su esposa, Olivia, embarazada. Sueñan con comprar una nueva casa y crear juntos un hogar. Sin embargo, una llamada de teléfono hace que sus planes se tambaleen: Olivia desaparece y él empieza a recibir perturbadores vídeos que le hacen pensar que la ha perdido para siempre. Por si fuera poco, la inspectora de policía Lorena Ortiz empieza a sospechar que Mat está relacionado con el asesinato de una monja. Así, resurgirán los fantasmas de un pasado que creía haber dejado atrás: volverá a verse en la encrucijada de tener que demostrar su inocencia, mientras acude a la única aliada dispuesta a ayudarle a descubrir la verdad, la detective privada Zoe.

El comienzo de la nueva serie de Oriol Paulo puede resultar sorprendente. El primer capítulo lo protagoniza Mat (Mario Casas), un joven tímido que es condenado a cuatro años de cárcel por matar accidentalmente a otro chico en el exterior de una discoteca. A la salida, intenta una nueva vida con su novia Olivia (Aura Garrido). Este episodio es, sencillamente, una masterclass de cine de suspenso, con el increíble Mario Casas a la cabeza.

Pero en el segundo, todo el peso lo carga Alexandra Jiménez como investigadora del posible suicidio de la monja Emma (Juana Acosta), y Casas ni aparece. Otra estética, otros personajes y hasta otra historia. Claro, en los últimos dos minutos todo se une. Con un plus, una tercera subtrama que deambula entre los principales con nada menos que el gran José Coronado y su impronta. A partir del tercer episodio, las historias van mezclándose a piacere. Es cierto que existe un desequilibrio que es: Mario Casas no aparece en escena (lo cual lamentablemente sucede bastante seguido) y el interés decae, aunque esto es menguado apenas por el comisario Aguilar (Coronado).

Pero al margen del brillante thriller en sí, están los personajes. Y, si bien no son el punto más fuerte, acá hay ocho que se las traen y que, por si fuera poco, están trabajados exhaustivamente por grandes actores. Al comienzo de cada episodio se nos muestra cómo y por qué cada uno de los personajes vive así, gracias a la cual entendemos un poco su forma de ser. Al menos en un principio, no están construidos ni interpretados para que empaticemos con ellos. Y justamente esto es también otro gran punto del thriller: cualquiera puede hacer cualquier cosa.

Obviamente no podían dejar de estar los actores fetiche del director, como Mario Casas, Aura Garrido, José Coronado y Ana Wagener. Y luego están Alexandra Jiménez, Juana Acosta, Gonzalo de Castro, Susi Sánchez, Miki Esparbé, Alejandro Albarracín. Xavi Sáez y la argentina Martina Guzmán.

El inocente tiene una historia que engancha y está repleta de sorpresas a lo largo de sus episodios para que uno nunca llegue a aburrirse. Es apasionante, impactante, provocadora, emocional y explosiva. Darle play es un viaje de ida que supone quedarse atornillado al sillón hasta el último segundo. La traslación de El inocente a la pantalla chica es alucinante: un rompecabezas adictivo que nos sumerge en una turbia historia. Con aspectos excelentes como: el guion de Oriol Paulo, Jordi Vallejo y Guillem Clua, la puesta en escena (la fotografía es un diez), y la traslación de los códigos anglosajones de la novela a la sociedad española.

Estamos ante una historia autoconclusiva donde todos los hilos argumentales que se abren quedan bien cerrados, sin nada que reprocharle a la conclusión final. Aunque en todo su metraje es excelente, cuando confluyen Mario Casas y José Coronado es cuando se vuelve sublime. Un rompecabezas emocional, de dudas, malas decisiones y giros inesperados que logra que deseemos ver más episodios para despejar las incógnitas que no dejan de generarse. Todo generando un montón de reflexiones válidas acerca del alto costo de perder el control y de qué es la justicia en última instancia y quién merece una segunda oportunidad.


Título: El inocente

Dirección: Oriol Paulo (Creador)

Guion: Jordi Vallejo, Oriol Paulo, Guillem Clua. Novela: Harlan Coben

Reparto: Mario Casas, Aura Garrido, Alexandra Jiménez, José Coronado, Juana Acosta, Miki Esparbé, Martina Gusman, Xavi Sáez, Ana Wagener, Susi Sánchez, Gonzalo de Castro, Anna Alarcón, Josean Bengoetxea

Miniserie de 8 episodios.

Una noche, hace nueve años, Mateo intercedió inocentemente en una pelea y terminó convirtiéndose en un homicida. Ahora es un ex-convicto que no da nada por sentado. Su mujer, Olivia, está embarazada, y los dos están a punto de conseguir la casa de sus sueños. Pero una llamada impactante e inexplicable desde el móvil de Olivia vuelve a destrozar la vida de Mateo por segunda vez.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.