[REVIEW] Cobra Kai – Temporada 4

La exitosa continuación de la saga «Karate Kid» regresa para una cuarta temporada, la primera realizada íntegramente para Netflix, y aquí les contamos si está a la altura de sus predecesoras.

Por @Nicolas_S91

Un año después del cliffhanger que no solo nos anticipaba la esperada cooperación entre Daniel LaRusso (Ralph Macchio) y Johnny Lawrence (William Zabka), sino también el regreso del sádico Terry Silver (Thomas Ian Griffith) para ayudar a John Kreese (Martin Kove) en su manejo del dojo de cara al Torneo de Karate de All Valley, Cobra Kai demuestra en su cuarta temporada que todavía puede sorprender y deleitar al espectador sin perder el ritmo ni ceder a los homenajes o referencias presentes en las entregas previas de la franquicia The Karate Kid.

El envión que nos dio el final de la temporada anterior, y la larga espera para su continuación, nos puso en una situación de ansiedad a aquellos fanáticos de esta longeva saga surgida en 1984, y la realidad es que el inicio es algo más tranquilo de lo que esperábamos. No es algo negativo, en absoluto, pero aquí la acción tarda un poco más de lo habitual en ponerse en marcha. En ese sentido, la serie hace un buen trabajo en jugar con nuestras expectativas y hacernos creer que no sabemos en qué va a desembocar todo, aunque los guionistas a menudo complacen a los fanáticos en darles lo que esperan.

Algo admirable de esta producción es el excelso trabajo que hacen en revalorizar la franquicia, incluso aquellas entregas que fueron mal recibidas en su momento por la crítica y la audiencia. Como suele ocurrir, la saga de The Karate Kid (y por más que la nostalgia nos engañe) fue en declive cualitativo con cada película hasta culminar con la olvidable The Next Karate Kid en 1994. Sin embargo, Cobra Kai no ignora lo ocurrido en la vida de Daniel San, mostrándonos que incluso los puntos bajos forman parte de su desarrollo y no deben ser olvidados, revalorizando todo lo sucedido y rescatando The Karate Kid Part III (1989) de las sombras (quienes la vimos, la recordamos aunque la obviemos). Y el mejor rescate posible que podían hacer era traer de regreso a Terry Silver, un villano cuya teatralidad y dramatismo lograron dejar una huella imborrable, y gracias a ello la noticia de su vuelta fue motivo suficiente para acrecentar el ya notorio conflicto recurrente de la serie. Estamos hablando de un personaje que hasta tiene su propio e icónico tema musical a cargo del legendario Bill Conti (Rocky).

Dicho sea de paso, otra de las grandes cualidades de este revival es que por más que han pasado más de 3 décadas, absolutamente todos los miembros del elenco regresan a sus papeles con facilidad y soltura, como si el tiempo no hubiera pasado. Podemos reconocerlos, y eso no es algo que suceda con frecuencia. En esta época en la que la nostalgia está a flor de piel en series y películas, lamentablemente (y más allá del guion) solemos encontrarnos con actores y actrices que parecen haber olvidado cómo interpretar a sus personajes icónicos, convirtiéndose en un envase vacío o a veces hasta en una triste parodia no intencional de los mismos. Pero eso no ocurre aquí, porque obviando la evolución (o involución) que hizo cada uno y la etapa de su vida en la que se encuentran, el espectador (sea fanático o no) puede identificar al personaje sin que algo se sienta fuera de lugar.

Y hablando de evolución/involución, da gusto ver el trayecto que recorrieron los viejos y nuevos conocidos a lo largo de las ya 4 temporadas (y una quinta confirmada) de la serie. Vemos los problemas con los que cada uno lidia y cómo se adapta a la situación, para bien o para mal, ya que al igual que la vida misma, no todos avanzan por el camino correcto y a este a menudo no es uno solo. No faltan las situaciones exageradas o sobredimensionadas, claro, pero esa es una característica que se mantiene de las producciones de los años 80s y aceptamos que así sea sin quejas. En un punto de la temporada un personaje hace referencia a si no es demasiado drama, a lo que otro le responde «Claro, es el All Valley».

En síntesis, la cuarta temporada de Cobra Kai mantiene el nivel y sigue demostrando que es de los mejores regresos hasta la fecha, con un adecuado uso de la nostalgia en función de la historia y nuevos personajes que enriquecen ese universo creado hace tanto tiempo. Mientras sus pares suelen flaquear a este altura, aquí se demuestra (una vez más) cuál es el camino a seguir.


Título: Cobra Kai

Creadores: Josh Heald, Jon Hurwitz y Hayden Schlossberg.

Reparto: William Zabka, Ralph Macchio, Courtney Henggeler, Xolo Maridueña, Martin Kove, Tanner Buchanan, Mary Mouser, Jacob Bertrand, Gianni Decenzo, Vanessa Rubio, Peyton List, Griffin Santopietro, Dallas Dupree Young, Oona O’Brien, Rose Bianco, Joe Seo y Thomas Ian Griffith.

Producción: Sony Pictures Television, Overbrook Entertainment, Westbrook Studios, Hurwitz & Schlossberg Productions.

Distribución: Netflix.

En la temporada 4, los dojos Miyagi‑Do y Colmillo de Águila unen fuerzas para derrotar a Cobra Kai en el Torneo de Karate sub‑18 All Valley… y el que pierda deberá colgar su gi. Mientras Samantha y Miguel intentan mantener la alianza del dojo y Robby lo da todo en Cobra Kai, el destino de All Valley nunca había sido más incierto… ¿Qué trucos tendrá Kreese bajo la manga? ¿Podrán Daniel y Johnny enterrar su hacha de guerra después de varias décadas para vencer a Kreese? ¿O Cobra Kai terminará por dominar el karate en All Valley?

Acerca de Nicolás Socci 1539 Articles
Periodista, cinéfilo, fanático de Dragon Ball, Star Wars y La Dimensión Desconocida.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.