[REVIEW] Vikingos: Valhalla

Un poco sobre esta secuela de ‘Vikingos’ ambientada 100 años después y centrada en las aventuras de Leif Erikson, Freydis, Harald Hardrada y el rey normando Guillermo el Conquistador.

Por @mauvais1

Esta vez las influencias, a pesar de que soy un ferviente detractor de que todas se parecen a ella con solo tener un par de espadas y uno que otro castillo, de Game of Thrones (la serie) son más que obvias. Más allá de que es imposible que la narrativa se siga estancando en el descubrimiento y conquista, que ya se lo narró hasta la saciedad en las seis temporadas de la saga Lothbrok (2013-2020), las historias giran ahora en pasillo y cortes, más que en agrestes e inmensos paisajes.

La nueva entrega, secuela y spin-off de la creada por Michael Hirst para History Channel, que hoy lidera Jeb Stuart, es una propuesta que más que renovar tiende a apoyarse en lo que funcionó tan bien en la serie de HBO. Es decir, enredos de pasillos palaciegos y la constante sensación de futilidad de sus protagonistas, que aquí al desarrollarlos de manera esquemática se pierden sin mucho sufrimiento del espectador. Desde el comienzo la historia correrá hacia los hechos sin cimentar su lore mucho más que ese conjunto de giros, plot twists, que mantienen al espectador atento a los sucesos. Ciertamente confían en el espectador que ya ha visto la saga.

Vikings: Valhalla, recién estrenada en Netflix, transcurre cien años después (aproximadamente) de su serie madre, con la histórica «Masacre del Día de San Bricio» del año 1002, fecha que poco interés tiene ya que el hecho es el catalizador de una narración que no tendrá en cuenta el tiempo real, es decir los hitos históricos. Nada extraordinario, puesto que sucede lo mismo en la saga Lothbrok, aunque aquí las prisas son, sin exagerar, muchas.

[REVIEW] Vikingos: Valhalla

A partir de ese hecho puntual se da comienzo a una nueva invasión vikinga a Inglaterra, conjunto de reinos gobernados por Etelredo. Es el rey Canuto, «Cnut the Great», quien liderará esta revancha, acompañado por los medio hermanos Olaf Haraldsson y Harald Sigurdsson. Con ellos llegarán otros de los protagonistas como los hermanos Leif Eriksson y Freydis Eriksdotter, quienes a su vez tienen su propia agenda. Algo parecido a lo que sucede en Londres con Emma of Normandy, el Earl Godwin y Edmundo, príncipe y heredero de Etereldo.

La historia girará entonces entre estos personajes -son solo algunos de los varios- y dos sitios claves: Kattegat y la isla de Inglaterra, por lo menos en estos ocho episodios que conforman la primera temporada. Un tablero de ajedrez en el que también conviven la Jarl Estrid Haakon y por qué no, el fanático Jarl Kåre.

La suma de personajes, algunos de ellos fascinantes, prepara de manera concisa el terreno de la narración, confía en ellos para ubicar al espectador en la historia. Historia que sabemos comienza en la Alta Edad Media, con la propagación del cristianismo y las constantes migraciones de los pueblos, lo que en la Vikings «original», por llamarla de alguna manera, se ajustaba más a una saga nórdica con sus planteos de héroes legendarios y sus cuitas al atreverse a cruzar sus fronteras, tanto físicas como espirituales, ahora se ajusta más una realidad política, casi como un tratado de historia moderno. El gélido azulado, las sombras y los amplios paisajes se convierten en salones de palacios, en criaturas ya bien entroncadas en hitos reales, se deja los tiempos de mitos y leyendas.

[REVIEW] Vikingos: Valhalla

Irónicamente asistimos al «Ragnarok» de los paganos vikingos, a la caída de un mundo que convivía con sus dioses y héroes cuasi divinos, se da tanto en el relato como en su imaginería visual. Y no está mal, no es tiempo de sagas, es de construcción de estados modernos a los que se menciona con sus nombres actuales, Groenlandia, Suecia, Inglaterra, etc. No está mal, aunque la construcción en los ocho episodios es apresurada, quizás queriendo dejar listo el campo donde se expandirán las historias mínimas. Y sus personajes, al ser retratados desde el más pedestre perfil, no logran la fascinación que los anteriores si tuvieron, por lo menos varios de ellos.

Vikingos: Valhalla, en esta primera temporada, es un elaborado prólogo, una puesta al día, cien años después de que viéramos la tumba de Bjorn Lothbrok, y por lo tanto sus historias son apenas un esbozo de lo que vendrá. No está mal, de hecho es intensa y de acción trepidante. Falta sí el romance, en todo sentido, que la serie tuvo con sus protagonistas. En la original, en sus primeras temporadas, el conflicto no se reducía a hechos políticos y religiosos, de conquista y encuentros, también había una construcción del universo pagano en descenso y el cristiano expandiéndose, pero más allá de lo concreto, desde los personajes, en sus decisiones y consecuentes desvelos.

Es una aventura intensa que me recordó más a The Last Kingdom de Bernard Cornwell que a lo construido por Michael Hirst. No hay saga, canto a los oscuros días de una edad media mítica, porque Vikings jugaba con construir una así de fantástica, una que parecía surgir de un bardo más que de un guionista resuelto a construir una acción y decisión, más que un lore y una sensación.


[REVIEW] Vikingos: Valhalla

Título: Vikingos: Valhalla

Dirección: Stephen St. Leger, Hannah Quinn, Niels Arden Oplev.

Guion: Jeb Stuart, Vanessa Alexander, Declan Croghan, Eoin McNamee.

Música: Trevor Morris.

Reparto: Laura Berlin, Sam Corlett, Bradley Freegard, Frida Gustavsson, Caroline Henderson, Jóhannes Haukur Jóhannesson, Pollyanna McIntosh, Asbjørn Krogh Nissen, David Oakes, Julian Seager, Leo Suter, Pääru Oja, James Ballanger, Louis Davison, Álfrún Laufeyjardóttir, Jack Mullarkey, Ethan Dillon, Bosco Hogan, Jaakko Ohtonen, Mark Huberman, Kenneth M. Christensen, Alan Devine, Gavin O’Connor, Yvi Mai, Brian Robinson, Henessi Schmidt, Gavin Drea, Annabelle Mandeng, Conor Hegarty, Gavan O’Connor-Duffy, Frank Blake, Bill Murphy, Karen Connell, Ross Gaynor, Sarah Kinlen, Muiris Crowley, Séamus Hanly, Matthew Malone, Brendan Quinn, Stephen Hogan, Dave Rowe.

Ambientada hace más de mil años, a inicios del siglo XI, «Vikingos: Valhalla» narra las heroicas aventuras de algunos de los vikingos más famosos que jamás existieron: el legendario explorador Leif Eriksson, su vehemente y obstinada hermana Freydis Eriksdotter y el ambicioso príncipe nórdico Harald Sigurdsson. Cuando las tensiones entre los vikingos y la realeza inglesa alcanzan un punto de ruptura sangriento y los propios vikingos chocan por sus creencias cristianas y paganas contrapuestas, estos tres aventureros se embarcan en un viaje épico que los llevará a través de océanos y campos de batalla, desde Kattegat hasta Inglaterra y más allá, mientras luchan por la supervivencia y la gloria.

Acerca de Marco Guillén 3947 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.