[REVIEW] Lightyear

Este jueves 16 llega a los cines la película del origen de Buzz Lightyear, el legendario héroe que inspiró al juguete, y que acabaría contando con generaciones de fans.

Por @mauvais1

La historia de «Lightyear» es lo que gran parte del cine mainstream hoy en día, un apéndice de un plan mayor, con un protagonista ya testeado y aprobado. Derivado de un derivado que lució en su tiempo una ingeniosa vuelta de tuerca a la aventura, de la mano de aquel Pixar que contaba historias originales y arriesgadas tanto en guion como en producción. Su sello fue la construcción de un nuevo tiempo de esplendor para la animación, lo sabemos; y después de ese gran primer periodo, las siguientes cintas supieron mantener al menos el espíritu de aventura asociado a otros temas que se valorizaban justamente por el tratamiento que se les daban.

La amistad, la familia, los parias e incomprendidos ganándose el respeto de los otros a través de sus acciones, la maduración, el paso de las edades, la nostalgia y la aventura pura y dura. La deconstrucción de la familia tradicional en nuevas conjugaciones. Sabían utilizar los géneros para crear verdaderas joyas de la animación, de formas dinámicas y asombrosas. Con Los increíbles (2004) de Brad Bird, WALL·E (2008) de Andrew Stanton, Ratatouille (2007) de Brad Bird, Intensa-mente (2015), el viaje ha sido maravilloso, es la verdad para crítica y espectadores.

Y todo comenzó con Toy Story (1995) de John Lasseter, el mismo que formó un equipo que, de alguna manera, recordó a los imprescindibles Nueve Ancianos de Disney, tanto en producción como guionistas. Andrew Stanton, Pete Docter, Rob Cook, Loren Carpenter y Ed Catmull, Lee Unkrich, David Silverman son apenas la punta de un iceberg. . En los últimos tiempos Pixar entendió los cambios y con ellos trajo nuevas caras; Enrico Casarosa, Domee Shi. De hecho Luca (2021) y Red (2022) parecieron retrotraer a esas viejos y dorados tiempos.

Es por eso que «Lightyear» ha sido una sorpresa. Escrita por Jason Headley (Onward – 2020) y dirigida por Angus MacLane (Finding Dory – 2016) es una aventura pura y dura del género, de la ciencia ficción y la acción, casi una space opera que traza tres actos delineados con tal precisión que hasta seremos capaces de anticiparnos a varios de sus giros. Una sorpresa y una extrañeza también, porque la historia de Buzz Lightyear corre hacia adelante con la premura de mantener el ritmo a pesar de la razón. Sabemos que estamos frente a una ficción. Es la película que a Andy fascinó en su infancia, de ahí que adquiriera con tanto entusiasmo, en su cumpleaños, nada menos que el muñeco del protagonista. Miramos la ficción de un personaje dentro de otra ficción. Y que no se interprete mal, pero la sobre explicación descoloca.

Buzz despierta del sueño criogénico cuando la computadora de la nave le indica la proximidad de un planeta, decide investigar y tras una serie de malas decisiones queda varado junto a su tropue en él. Año tras año, mientras intentan reparar el vuelo intergaláctico, comienzan a construir una vida en ese nuevo ambiente. Buzz obsesionado con regresar al espacio, no es parte de ese nuevo mundo en desarrollo y deberá aprender a convivir en este para poder finalmente concluir su misión.

Alien II  (1986 – James Cameron), Battlestar Galactica (1978 – Glen A. Larson), pasando por Buck Rogers in the 25th Century (1979 – Glen A. Larson) y, por qué no, Space Academy (1977 – Allen Ducovny). La lista podría seguir por varias producciones de finales de los setentas y comienzos de la década siguiente, porque es allí donde encontrarán las referencias, algunas más evidentes que otras, que se adivinan en la aventura de Buzz y sus compañeros. Y hasta en esto no deja de ser fresco y ocurrente, ya que muchas de ellas además de ser guiños son también socarronas vueltas de tuerca.

Lo que en realidad puede ralentar la experiencia es el subrayado que hacen de Buzz y su carácter y, en consecuencia, de sus decisiones. La historia se precipita hacia la meta sin detenerse en sutilizas, las que parecen señalar para dejar que las set pieces destaquen y se da tropezones olvidando la construcción y el desarrollo de sus protagonistas.

Más allá de sus falencias, de las que solía salir ilesa la productora, la película es una aventura trepidante y colmada de acción, repleta hasta la saciedad de chistes, que varias veces va en detrimento de sus mejores momentos de construcción dramática, y que, extrañamente dejando de lado al resto de la familia, será una fiesta para los más pequeños.

Puntaje: 6/10


Título:  Lightyear

Dirección: Angus MacLane

Guion: Jason Headley, Angus MacLane. Personaje: Pete Docter

Música: Michael Giacchino

Fotografía

Reparto: Chris Evans, Keke Palmer, Dale Soules, Taika Waititi, Peter Sohn, Uzo Aduba, James Brolin, Mary McDonald-Lewis, Efren Ramirez, Isiah Whitlock Jr.

Productora: Pixar Animation Studios, Walt Disney Pictures. 
Distribuidora: Walt Disney Pictures

La historia de origen definitiva de Buzz Lightyear, el héroe que inspiró el juguete, sigue al legendario Guardián Espacial después de que queda abandonado en un planeta hostil a 4,2 millones de años luz de la Tierra junto a su comandante y su tripulación. Mientras Buzz intenta encontrar un camino de regreso a casa a través del espacio y el tiempo, se le une un grupo de reclutas ambiciosos y su encantador gato robot, Sox. Para complicar las cosas y amenazar la misión está la llegada de Zurg, una presencia imponente con un ejército de robots despiadados y una agenda misteriosa.

Acerca de Marco Guillén 3821 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.