[REVIEW] Weird City – Temporada 1

Una extraña antología han hecho Jordan Peele y Charlie Sanders con estos seis episodios. Bizarra, por lo valiente y por lo exótico. Ridícula y tierna, y con un maravilloso elenco. Bienvenidos a la ciudad más rara que jamás vimos en una serie.

Por @mauvais1

Jordan Peele y Charlie Sanders son los creadores de este show televisivo; una antología de historias que tienen en común una extraña ciudad dividida en dos por un muro. Sobre la linea y por debajo de ella; de esta manera quienes allí conviven definen el mundo que habitan. Desclasados, pobres y sin futuro son los que están por debajo, una especie de resabio de la sociedad que está en ese lugar más por prejuicios que por aptitudes. Es el mundo tal y como lo conocemos. Comida rápida, calles sucias y barrios suburbanos. Mientras que del otro lado se forja ese futuro que se sueña, la utopía de las ciudades autosuficientes, poblada por una educada clase media absorta en su buen pasar, pendiente de la imagen y la buena conducta, sumidos en una especie de ensoñación que el Dr. Negari (un acelerado y delirante LeVar Burton) recrea y perfecciona constantemente, científico que inmediatamente leemos como una burda y hasta socarrona alegoría al Gran Hermano.

Rápidamente se entiende lo que intenta la serie; tenemos en la televisión, la literatura y el cine una enorme cantidad de ejemplos que encajan en la descripción antes mencionada; probemos con la trilogía literaria y la tetralogía filmica The Hunger Games, In Time, Gattaca y The Host de un abonado al género como es Andrew Niccol. Logan’s Run de William F. Nolan y George Clayton Johnson. El anime Alita, ángel de combate de Hiroshi Fukutomi, animación estrenada en 1993. Diversas historias todas ancladas en el subgénero de la ciencia ficción de la distopía/utopía. Que son en todo caso un laboratorio de comportamiento humano, donde se estudian las miserias como los heroicos arrojos, para y en definitiva, en su mayoría, escribir una tesis sobre el derrotero humano y su fragilidad en lo individual y social. Por caso las condiciones en este experimento nunca son perfectas, si lo fueran jamás habría un Neo en la Matrix, o una Katniss Everdeen para hacer volar por los aires esa fantasiosa perfección. En este caso, Weird City utiliza a los residentes de la zona baja para introducirnos en ese fantástico futuro donde todo parece resuelto, y desde su perspectiva mostrarnos las grietas que este posee.

yuisf4bd

Desde el primer episodio, titulado «The One», dejan en claro que las historias serán en todo caso sencillos experimentos en este laboratorio que han creado. Pero en el que las condiciones sí se proponen como ideales. ¿Cómo es eso? Aquí no habrá un resquebrajamiento del in statu quo ante, más bien una suerte de experiencia de un ajeno conviviendo con ella. Esta historia de amor entre dos hombres, que dicho sea de paso es dulce y complaciente con el espectador, se transita sin incomodidad alguna. En el lado de arriba de la línea las parejas son asignadas desde el nacimiento del sujeto, mientras que a los residentes nuevos, llegados a ese sitio gracias al dinero y su conformidad con ese sistema, se les asigna por medio de una aplicación, mismo proceso que el anterior solo que de adultos. Stu Maxsome visita la clínica que realiza estos estudios, que pertenece obviamente al Dr. Negari. En The One that’s the One le asignan su nueva pareja, que resulta ser Burt, un sexagenario hombre. Ambos son heterosexuales, y ven esto como un error, pero las coincidencias son tantas que terminan enamorándose al fin y casándose. Cuando la felicidad toca la plenitud, llegan del laboratorio para decirles que hubo un error, que nunca debieron conocerse. Los separarán y al final ellos son quienes irán contra el sistema impuesto, que mantiene el equilibrio en esta parte de la ciudad y se quedarán juntos, claro que mudándose a la parte bajo la línea. Fin. ¿Así de sencillo? Sí, así de sencillo.

Screen-Shot-2019-01-10-at-9.38.50-AM

Luego vendrá el episodio «Chonathan y Mulia y Barsley y Phephanie», sobre el patrocinio de niños pobres por parte de adinerados y arribistas sociales que solo piensan en su imagen, y que terminan secuestrando un niño. «Ve a la universidad» y la joven que logra gracias a sus antecedentes académicos entrar en la universidad de ese fantástico lado de la ciudad, pero que se ve envuelta en un caso de embarazo no buscado, al que todos dan por sentado que llevará adelante abandonando sus sueños universitarios. Solo ella, sin molestar a su pareja y sus estudios. Extraño episodio en verdad en el conjunto, pues ella está embarazada de un emoji bebé luego de tener sexchat. En fin, se queda con la universidad y el joven con ese engendro. Berreta alusión a un montón de temas, como la interrupción del embarazo y el derecho de la mujer a elegir, ir contra las costumbres que se suponen deben atender ellas y no ellos. La imagen que damos al tomar ciertas y definitivas decisiones.

la-1549914083-9rlnd61x3t-snap-image

Podríamos seguir con la «Casa Inteligente» o «La Familia«, donde un psicópata realmente vuelve un culto extremo el cuidado del cuerpo. Todos los episodios son de temáticas interesantes, solo que al expresarlas lo hacen desde un sitio tan complaciente (sí, otra vez) que deja dudando al espectador sobre qué querían contar. Porque por momentos se antojan los guiones como visiones simplistas y maniqueas, carentes de desarrollo dramático pleno, como exposiciones para una feria escolar con el gráfico de la fotosíntesis. Arriba de la línea son seres que parecen tener retraso madurativo o una inocencia que cabalga con la estupidez, no comprenden la profundidad de los sentimientos, son enajenados obtusos e inmisericordes pero siempre con una contagiosa sonrisa. Abajo estamos nosotros; entendemos, sufrimos y asimilamos como podemos, contradictorios y de plena conciencia de nuestros valores. En la parte verde, de brillante acero y pulcritud la estupidez, en lo marrón sucio y grafitiado, la pura razón humana y sentimental.

MV5BMGE5ZGJhODItZDVmZC00MWVhLTk3YjktY2ViZWZhOTliMDU3XkEyXkFqcGdeQXVyMTY0NjA2NjI@._V1_

«Puedo simpatizar con el dolor de las personas, pero no con sus placeres. Hay algo curiosamente aburrido sobre la felicidad de alguien más» – Aldous Huxley

Más allá de una esmerada producción y las inevitables comparaciones con Black Mirror, porque las habrá, es una serie extraña en la que se encariñará con los personajes pero que a la vez se descreerá que todo se resuelve simplemente de esa manera. Una gigantesca Deux Ex Machina recorre los episodios sin molestarse en dar una vuelta por el anverso dramático de la historia, quizás el cinismo nos tenga tan consumidos que no podemos pensar una distopía de otra manera. Porque ellos, Stu y Burt terminan juntos gracias a los productos de esa sociedad estúpidamente futurista, Rayna Perez se niega a tener el bebe y sigue en la universidad, el psicópata se convierte en el líder de su gimnasio culto (¿cómo debe de ser en ese lado idílico de la vida?). Es decir que funciona, solo que hay quienes no pueden convivir con él. Termina este reseñador pensando en que ambos aspectos deben ser respetados y que uno es quien debe elegir donde medrar.

Decíamos que no es una mala serie. En su apartado técnico lo dejan todo, al igual que el elenco que realmente parece divertirse con las historias que protagonizan, hablan de diversidad con una naturalidad encomiable y abordan temáticas interesantes como la situación de la mujer y sus derechos, las parejas en todos sus aspectos, la sociedad ideal versus la que construimos, para dolor de cabeza de urbanistas y futurólogos, pero que al hacerlo con ese nivel de candidez resulta ciertamente falso y contradictorio. Dulce, travieso, infantilmente (sin menospreciar) resuelto como un episodio de Peppa Pig.


Título: Weird CityWeird City Poster

DirecciónJordan Peele, Charlie Sanders (Creador), Adam Bernstein y Amy Heckerling.

GuionCharlie Sanders

RepartoLaverne Cox, Rosario Dawson, Emily Kosloski, Pam Murphy, Ithamar Enriquez,Michael Cera, LeVar Burton, Sara Gilbert, Shaughn Buchholz, Annalisa Cochrane,Gino Montesinos, Auli’i Cravalho, Gillian Jacobs, Yvette Nicole Brown, Cynthy Wu,Hannah Simone, Krystina Bailey, Steven Yeun, Susan Ortiz, Malcolm Barrett,Ed O’Neill

La clase media ha dividido la ciudad de Weird en dos partes: la zona superior (los que tienen) y la zona inferior (los que no tienen). Sólo hay una persona que parece estar por encima de todos los demás: el doctor Negari, que lucha duramente por unir las historias de los habitantes de Weird. La ciudad es el vivo ejemplo de lo que se entiende actualmente por el modernismo urbano, y en ella hay cabida para toda clase de historias: desde la obsesión por el fitness a las citas online, pasando por la adicción a las redes sociales o por la noción actual de Estados Unidos y de la palabra «patriotismo», entre otras.

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios
Acerca de Marco Guillén 2317 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.