[REVIEW] Yuri!!! On Ice: Más allá de los anime de deportes

El éxito de esta serie fue inesperado, por decir lo menos, pero la base de fanáticos que generó es fiel y la serie digna de ver.

Por @CatyFilgueira

El estilo de los anime donde el centro de la historia es el deporte suele incluir una buena dosis de lo que en internet se llama queerbaiting. ¿Qué es? Personajes que son tan amigos que, para más de un seguidor de la serie, ahí hay algo más y no son solo amigos (aunque nunca jamás pase nada pero las relaciones gritan tensión romántica).

Sólo con ver el trailer de Yuri!!! On Ice, más de uno pensó eso. Pero no fue el caso, porque la relación no era imaginación nuestra. Es lo que llamamos canon. Existe y los creadores y escritores la pusieron ahí. Y esa es una de las tantas cosas que distinguen a esta sorpresa que llegó a la pantalla chica con pocas expectativas y mucho esfuerzo.

C8ELqTCXQAEdPqU.jpg

Pero hay que dejar algo bien claro: este es un anime de deportes. El foco está en la competencia, el entrenamiento y, como pasa en la vida real, las relaciones con aquellos que están más cerca nuestro. Específicamente, la historia se centra alrededor de Yuuri Katsuki y Viktor Nikiforov.

Por un lado tenemos a quien es (según él mismo) un patinador sobre hielo promedio. Aclaremos algo desde ahora: él es el narrador de la historia y, ya en el primer episodio, hay que notar que no es un narrador para nada confiable. En el comienzo, él está en su peor momento profesional: quedó sexto en el Gran Prix de patinaje (donde compiten sólo los mejores del mundo) y arrastró esa derrota a las nacionales (lo que le costó su lugar en el mundial).

Por el otro lado tenemos a Viktor Nikiforov. Él es todo lo que cualquier patinador quiere llegar a ser. Ganó cada competencia en la que estuvo durante cinco años consecutivos. Desde ese punto de vista, está en la cima. Pero en realidad, no está feliz y se quedó sin inspiración.

IqrawIe.jpg

Por esas cosas de la vida, Yuuri vuelve a casa y le muestra una rutina de Viktor a su mejor amiga. Dicha rutina termina siendo publicada online y volviéndose viral. Lo siguiente que sabemos es que, sin razón aparente, Viktor decidió entrenar a Yuuri.

Este es el punto de partida: dos atletas que, de una forma u otra, están atascados. A partir de acá es un desarrollo de personajes extensivo y cuidado. Cada palabra, cada sonrisa, cada momento va construyendo la base para el desarrollo de la relación de nuestros protagonistas y es aquí donde reside la belleza de esta historia. No son perfectos, no son unos inútiles, son dos personas que están algo perdidas y no están del todo seguros sobre cómo seguir.

El romance, a pesar de ser presente y constante, nunca toma el punto focal al 100%. Si, está y es importante porque ayuda a entender a los personajes mejor. No cae en los clichés que plagan las historias que involucran personajes del mismo sexo: no hay preguntas del tipo “¿me gusta un hombre?” o miedos como “si se enteran es mi fin”. La creadora, Kubo Mitsuro, destacó que es importante recordar que Viktor y Yuuri viven en un mundo ideal donde la discriminación basada en tu orientación sexual no existe.

tumblr_oil0rl2vHh1r5inp2o1_1280.jpg

Por el mismo lado, no hay golpes bajos. No hay personajes que se están muriendo o que se lastimaron tan mal que no pueden volver a competir, como pasa en tantos animes de deportes. Sí hay ansiedad, si hay depresión, pero están representados de una manera no extrema.

El foco de la historia en general son las relaciones. Esta idea se refuerza episodio a episodio, a medida que los vemos interactuar entre ellos y a la vez, vemos a la familia interactuar entre sí y con amigos, y a los personajes secundarios en sus propias burbujas sociales. El panteón de personajes que completa el elenco de Yuri!!! On Ice es variado y atípico. No se atiene a los estereotipos que acosan a ciertas nacionalidades: Seung Gil Lee, de Corea, no es alegre y despreocupado como los medios y los artistas de K-pop hacen ver; Leo de La Iglesia es el representante de herencia latinoamericana de Estados Unidos, Viktor no es frío y distante como es la generalidad de la gente de Rusia.

tumblr_ognx7nfVus1qmlmyuo1_1280.jpg

Todo esto sin considerar la animación, que a pesar de tener uno que otro momento no excelente, es impecable. Especialmente los primeros episodios, los cuales no sufrieron las prisas de los tiempos de producción. Los momentos en off, cuando la historia que cuenta cada patinador con sus presentaciones, son evocativas y distintivas entre sí.

A estoy hay que sumarle la música, un elemento clave en esta historia, la cual se desarrolla en torno a un grupo de atletas que viven de la misma. Cada canción tiene un tema que se conecta con las imágenes que mencionamos antes y que logran meterte en la historia a fondo. Como por ejemplo On LoveEros y la historia del seductor que llega a un pueblo y conquista a todas las mujeres excepto a una. O Theme of King JJ, en la cual es imposible no aplaudir acorde con la música.

Es una serie con mucho que contar y con un equipo detrás, dirigido por Kubo y Yamamoto, que sabe qué historia contar y no dio exactamente eso: una historia llena de auto-superación, con personajes queribles y en un mundo ideal, sin necesidad de golpes bajos, que no son necesarios ya que, de todas formas, sabe llenarte de suspenso.

Puntaje: 9/10


Yuri!!! On IceCover

Dirección: Sayo Yamamoto

Guion: Kubo Mitsuro, Sayo Yamamoto, Bonny Clinkenbeard

Producción: Fuko Noda, Takahiro Ogawa

Música: Taku Matsushiba, Taro Umebayashi

Dirección de arte: Toshiharu Mizutani

Director de cinematografía: Yoshihisa Oyama

Elenco: Toyonaga, Toshiyuki; Suwabe, Junichi; Uchiyama, Kouki; Doi, Mari; Tamura, Seiko; Ono, Kensho; Tezuka, Hideaki: Konno, Souryuu; Hayami, Kei;  Sakai, Kyouko

Yuri Katsuki cargaba con las esperanzas de todo Japón en el Gran Premio de Patinaje Artístico, pero sufrió una derrota aplastante en las finales. Destrozado, Yuri regresó a su pueblo natal en Kyushu y se escondió en el hogar familiar, en parte queriendo seguir mejorando en el patinaje artístico, y en parte queriendo retirarse. Fue entonces cuando el cinco veces campeón del mundo, Viktor Nikiforov, apareció acompañado de su compañero de equipo Yuri Plisetsky, un joven patinador que ya apunta maneras para superar a sus superiores.

 

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.