Retrospectiva Bastarda: «1492: Conquest of Paradise», de Ridley Scott

1492: Conquista del paraíso

Oculta en la carrera de Ridley Scott, «1492: Conquista del paraíso» (1492: Conquest of Paradise) es considerada hoy en día una película de culto pero para muchos, es una producción desconocida. Gérard Depardieu como Cristóbal Colón, Sigourney Weaver como la Reina Isabel I, y más…

Por @joacods

Honestamente, a esta altura Ridley Scott no necesita presentación alguna pero, por respeto a los despistados y a los recién iniciados en la cultura del cine, un repaso escueto por sus éxitos más resonantes no viene nada mal. Scott ocupó la silla del director en Alien (1979), Blade Runner (1982), Thelma & Louise (1991), Gladiador (2000) y, más cerca en el tiempo, en The Martian (2015). Cuenta con una extensísima carrera directorial que llega casi a los 30 filmes. Es ampliamente conocido por preferir los escenarios imponentes tanto en materia de locaciones como en técnicas de composición audiovisual, y siempre está muy pendiente en darle protagonismo al diseño de producción y de sonido, además de revestir de gran importancia a las bandas sonoras.

Teniendo en cuenta lo antedicho, no suena para nada raro que Paramount haya pensado en un cineasta de estas características, ya consagrado en 1992, para llevar a cabo el desarrollo de una película centrada en la denominada «conquista» de América que, además, quería «celebrar» el aniversario n° 500 del sangriento hecho.

https://i2.wp.com/cronicas.ugmex.edu.mx/images/Cultural/2014/10/06/imagen02.jpg?resize=719%2C353

Planteadas así las cosas, 1492: Conquista del paraíso fue mal recibida, con múltiples críticas que respondían a diferentes aspectos que, en conjunto, consideraban a la película como errónea y básicamente mala. «Inexacta por su repaso de la historia», «carente de drama», entre otras opiniones, la cinta fue un fracaso de taquilla y tuvo (y tiene) la desgracia de ser confundida con una película hermana y demasiado contemporánea, Cristóbal Colón: El descubrimiento, también de 1992. Lo cierto es que 1492 ilustra de forma épica (y un poco más cruda) la historia que se enseña en la escuela, por lo menos, argentina: Cristóbal Colón (con un Gérard Depardieu en alza actoral, en el papel) es un navegante visionario que después de lograr que la corona española acceda a darle un barco tripulado y lo dejen zarpar en busca de Asia descubre América, el «Nuevo Mundo». Este descubrimiento generará obviamente diferentes conflictos tanto en el viejo continente como en las «nuevas» tierras con sus habitantes y todo lo que a partir de esto se dispara es donde la película busca hacer foco.

Parece bastante inútil, ya en el año 2020, intentar de leer entre líneas para ver qué tan históricamente exacta es una película que decide contar una versión necesariamente subjetiva de un hecho que ocurrió hace más de 500 años. Superado ese obstáculo, vale destacar que Scott no hace omisión de la matanza que significó el descubrimiento y la posterior conquista de las tierras por parte de la corona española. Sin embargo, esto no quiere decir que la película (una producción franco-española) quiera funcionar como un recuento reflexivo o un «mea culpa» porque no lo es: si bien se retrata el supuesto primer enfrentamiento con los habitantes nativos y el posterior asesinato de aquellos, el largometraje deja sólo un rato de sus 2 horas y media para darle espacio a este suceso y posa su mirada en Colón y su fracaso y desgracia post-descubrimiento. La sanguinaria matanza en masa sin escrúpulo alguno por parte de los perversos ganadores de la historia queda en manos del espectador y de su imaginación. Reconocer antepasados perversos… por el momento no.

https://i2.wp.com/cronicas.ugmex.edu.mx/images/Cultural/2014/10/06/imagen03.png?resize=701%2C451

Volviendo específicamente a lo que compete a esta nota, que es recuperar una película olvidada como lo es 1492, se recomienda efusivamente encarar el visionado de este film como lo que es: una ficción. Y puesto ese chip, hay mucho que recuperar: imágenes espectaculares en escenarios naturales impactantes y una banda sonora (a cargo de Vangelis, ni más ni menos) decididamente majestuosa. Escenografía impecable, un gran trabajo de vestuario y maquillaje y secuencias que en el apartado visual tienen una riqueza importante. El cast es extenso y lo lideran el ya mencionado Depardieu y una vieja conocida del director, Sigourney Weaver. Lamentablemente, este no se encuentra entre lo mejor del film. Partiendo de la base del protagónico, un personaje histórico italiano interpretado por un actor francés, hablando en inglés… Suficiente para ilustrar una situación problemática que podría valerse de más tiempo de pantalla de Weaver (para tener con qué sopesar su actuación ya que aparece poco y nada) pero que decide seguir a un Colón que parece más Depardieu que Colón y que en definitiva no disfruta del actor en su mejor actuación, contando además con unos cuantos monólogos que podrían no estar. Aún así, el resto del reparto, lleno de actores actualmente desconocidos cuenta con interpretaciones para destacar, como lo es la de Fernando Rey como Antonio de Marchena o la de Armand Assante como Sanchez, tesorero de la corona.

https://i0.wp.com/www.filmsetroute.eu/fotosbd/27032017123400.jpg?resize=702%2C473

Visualmente sensacional, 1492: Conquista del paraíso no debiera ser encarada como una producción que intenta ser verosímil en cuanto a los hechos que relata (porque si realmente lo intenta, fracasa), sino como una película que contiene secuencias que se adentran en lo mejor de la filmografía de Ridley Scott y que, sin lugar a duda, hacen que a fin de cuentas valga la pena verla.


Título original: 1492: The Conquest of Paradise

Año: 1992.

Duración: 155 min.

Dirección: Ridley Scott.

Guion: Roselyne Bosch.

Música: Vangelis.

Fotografía: Adrian Biddle.

Reparto: Gérard Depardieu, Armand Assante, Sigourney Weaver, Loren Dean, Ángela Molina, Fernando Rey, Michael Wincott, Tchéky Karyo, Kevin Dunn, Frank Langella, Mark Margolis, Arnold Vosloo, Steven Waddington, Fernando Guillén Cuervo, Juan Diego Botto, Billy L. Sullivan, John Heffernan, Achero Mañas, Kario Salem, Fernando García Rimada, Bercelio Moya, Albert Vidal.

Finales del Siglo XV. Cristóbal Colón, un navegante genovés, sueña con encontrar una ruta marítima nueva que permita llegar directamente a los mercados de Asia, a fin de prescindir de los intermediarios que encarecían las mercancías. Había presentado su proyecto al rey de Portugal, pero los expertos lo rechazaron porque lo juzgaron factible pero ruinoso. También en Castilla fue rechazado al principio. A pesar de todo, finalmente consigue el apoyo del padre Marchena y del armador Martín Alonso Pinzón. Además, el banquero valenciano Luis de Santángel le promete una audiencia con la Reina Isabel de Castilla, que aprueba el proyecto. El 3 de agosto de 1492, Colón zarpa del Puerto de Palos, ignorando que entre Europa y Asia se interponían un continente (América) y un océano (el Pacífico) que no figuraban en los mapas. El 12 de Octubre de 1492, ‘La Pinta’, ‘La Niña’ y ‘La Santa María’, atracan en una pequeña isla del Caribe a la que llamarán San Salvador. Colón ha descubierto un nuevo continente que ensancha los límites del mundo conocido hasta entonces.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.