5 razones para ver… «WandaVision»

Uno de los eventos televisivos más importantes del año acaba de llegar a su fin y en esta nota resumimos en cinco razones por qué WandaVision debería ser un obligado para todo seriéfilo empedernido.

Por @joacods

«Wandavision» es la primera de una larga lista de series oficiales al caer del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU) y sigue la historia de la pareja formada por Wanda Maximoff (Elizabeth Olsen) aka Scarlet Witch (Bruja escarlata) y Visión (Paul Bettany), luego de los eventos de «Avengers: Endgame» (2019). Wanda y Visión se encuentran llevando una tranquila y suburbana vida en un alejado pueblo llamado Westview (Nueva Jersey), mientras intentan encajar en la comunidad y mantener en secreto sus poderes. Pero la pareja comienza a sospechar del vecindario, de sus habitantes y hasta de su propio hogar.

WANDAVISION

Quizás pueda sonar redundante pero no es casualidad que la pareja formada por Wanda y Visión sea una de las principales razones por las que hay que meterse de lleno en el visionado de esta serie. La química entre ambos es explotada como nunca antes y su relación se configura de esta manera como una de las más importantes del MCU. A lo largo de los sus nueve episodios, WandaVision nos permite conocer mucho más de la lógica de su vínculo y si bien el foco parece centrarse en Wanda (algo que podría suponerse ya que es sugerido por el título de la serie), lo cierto es que también nos ofrece mucha más data del sintetizoide, y ni hablar del por qué y cómo Vision anda vivito y coleando por todo Westview después de los eventos de Endgame (aunque no sin jugar con los espectadores y todas sus expectativas, en el proceso). Por cuanto respecta a la actuación, hay que señalar que si bien todo el reparto realiza una labor impecable, lo hecho por Elizabeth Olsen patea el tablero de cualquier prode de entrega de premios en una de sus mejores (sino la mejor) actuaciones, llevando en sus hombros a un complejo personaje en todo su esplendor, lleno de dualidades y contradicciones, temor y dolor, y hasta casi una importante bipolaridad.


CLAVE PARA EL MCU

Lo que hace de WandaVision (o debería hacerlo) un obligado para cualquier fan de Marvel y su universo compartido es el hecho de que la serie es, sin duda, fundamental y pieza clave de la nueva fase del MCU. Mucho de lo que sucede en la serie desvela misterios que modifican sustancialmente el mundo marvelita de las pantallas y sus personajes (sobre todo a los protagonistas del show) y es que no por casualidad el mismísimo Kevin Feige viene advirtiendo que WandaVision cambiará todo para siempre. Nuevos personajes (y el retorno de viejos secundarios, que ganan parte de un foco al que no están acostumbrados), nuevos poderes, una nueva historia, sin dejar de lado la revisita a tramas recientes, entre otras cosas, conforman gran parte de lo que la serie esgrime como armas principales para que nadie se quede con sabor a poco.

Para saber si la profecía de Feige realmente se cumplirá o no, hay que prenderse a todas las nuevas series de la rama Disney de Marvel (vale recordar que esta variante ya fue explorada con todo el mundo «Defenders», «Agents of S.H.I.E.L.D.» o «Runaways», por ejemplo) y sin duda alguna, también a WandaVision. A pesar de todo lo antes mencionado, la historia puede ser seguida por algún espectador curioso y no necesariamente es requisito ser un ávido fan de Marvel; aunque es menester mencionar que por supuesto se disfrutará de una experiencia completa habiendo seguido el recorrido que el MCU viene construyendo.


GRAN CALIDAD CINEMATOGRÁFICA

Cuando las cúpulas creativas de Marvel anunciaron que el presupuesto de cada episodio de WandaVision rozaría los cinco millones de dólares, al mismo tiempo que confirmaron que la serie se trataría de una sitcom clásica de la TV estadounidense, las dudas se dispararon en todas las redes sociales ya que el monto parecía abultado no sólo para una comedia de situación sino también para cualquier serie que se haya visto en la historia.

Así las cosas, el show hace valer cada centavo invertido en la producción ya que el resultado es una gran y larga película dividida en nueve episodios de entre veinte y cuarenta minutos, con efectos especiales de la hostia y una cinematografía más que envidiable. El producto de todo esto quizás se hace esperar un poco, en el desarrollo de la serie y sobre todo durante las primeras entregas, pero cumple las exigencias de este tipo de producción con creces, configurándose como un precedente televisivo difícil de superar en este apartado.


HISTORIA ORIGINAL INTERESANTE Y MISTERIOSA

Si WandaVision resiste tan bien cualquier análisis minucioso es porque además de sostenerse en el apartado visual, también lo hace en el narrativo, el otro gran pilar de esta historia. La serie mezcla géneros a priori poco emparentados, como la comedia y el cine de superhéroes — a menudo incluido dentro de los géneros de acción y/o ciencia ficción —  además de sumar gran influencia del drama en una producción que encuentra su propio estilo, retomando el tono general que ha sabido crear Marvel en estos años y a su vez, jugando también con el.

La premisa de WandaVision es una de las más originales de los últimos tiempos dentro del MCU y logra lo que intenta de manera deliberada: contar qué sucede con sus protagonistas luego de los importantes cambios que implicó Endgame, terminar de humanizarlos y darles el protagonismo que merecen y que no habían podido tener en películas anteriores donde compartían escenario con múltiples superhéroes; además de generar en el proceso un increíble homenaje a sitcoms de diferentes épocas, sin necesidad de caer en una repetición aburrida y sinsentido. Todo parece estar ajustado al detalle en el guión de WandaVision. Tal es así que todo lo que provoca y genera del otro lado de la pantalla parece hacerlo en su justa medida: risas, drama, llanto, fanservice, todo a excepción del disfrute, que excede y supera a todo lo demás.


METATEXTUALIDAD Y HOMENAJES CULTURALES

Como se mencionó anteriormente, WandaVision no escatima en referencias a la cultura pop estadounidense y deliberadamente remite a sus espectadores a series del tipo sitcom que quizás no conozcan (o quizás sí) de diferentes épocas de la historia, desde los años 60 en adelante. Pero WandaVision no se queda en la sugerencia de unas pocas referencias, sino que decide utilizar y retomar no sólo la estética de dichos shows sino también los formatos en los que estos se emitieron y de paso, justificarlo de una manera hilarante y casi bizarra. De esta manera aprovecha, por ejemplo, los diferentes tipos de relación de aspecto como un recurso narrativo y los intercala de forma magistral, generando un nuevo significado tanto para este tipo de referencias como para la incidencia de las mismas en la serie, en su propia totalidad, consiguiendo un resultado más que atractivo.

El tour de Marvel por las pantallas hogareñas de todo el mundo continúa en la plataforma Disney+ con el estreno de «The Falcon and The Winter Soldier», el 19 de marzo.

Advertisements

1 Trackback / Pingback

  1. [REVIEW] The Falcon & The Winter Soldier

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.