[4B Recomienda] Las mejores series de ciencia ficción de Apple TV Plus

Recorrimos el catálogo de la plataforma de streaming Apple TV+ y les brindamos un listado de series del género de ciencia ficción que pueden encontrar allí.

Por @mauvais1

De todas las plataformas que han llegado hasta nuestras australes costas argentinas, y son muchas, una de las menos tenidas en cuenta, ciertamente, es Apple TV+. No es que su catalogo carezca de interesantes producciones, ni que falte promoción, pero para nosotros sigue siendo un misterio cómo ninguna ha llegado a la masividad, siendo además trabajos de autores reconocidos, tanto detrás como delante de las cámaras.

Particularmente aquí comentamos las series de producción propia que pertenecen al género de la ciencia ficción, por obvias razones de gusto personal, pero también porque han sabido utilizarlo como vehículo de interesante propuestas dramáticas. Digamos que la dinámica entre los géneros es casi perfecta.

For All Mankind

¿DE QUÉ SE TRATA? Durante la década de los 60’s, Estados Unidos y la URSS se vieron involucrados en una carrera espacial que terminó cuando los estadounidenses aterrizaron en la luna. Aquí se explora una realidad alternativa donde la Unión Soviética fue la primera en aterrizar en el astro; lo que provocó que la histórica carrera espacial entre las dos potencias nunca llegara a su fin. Con el tiempo, la carrera terminó evolucionado a una competencia mucho más acalorada gracias a la avanzada tecnología consecuencia de la propia carrera. Es así como los astronautas, ingenieros y familias de la NASA se ven envueltos en una serie de eventos que los llevarán al límite.

¿POR QUÉ VALE LA PENA? Creada por Ronald D. Moore, sí, el mismo de la imperdible y más que recomendable remake de Battlestar Galactica (2003-2009) y la no menos célebre ficción fantástica histórica Outlander (2014-), la saga es una «ucronía», una historia alternativa de la carrera espacial iniciada en la década de 1960 con Estados Unidos y Unión Soviética.

Dos cuestiones son el eje de esta recomendación. Por un lado, los efectos especiales que realmente hacen vibrar al espectador con los lanzamientos y caminatas espaciales, y son destacables en tiempos en que a la televisión se le exige la producción de una película para cine. Entraremos en la otra, la ficcionalización de la historia, que desarrollándola en una línea diferente, es fenomenal porque atiende no solo a la carrera tecnológica, sino también a los movimientos políticos y sociales. Juega con la historia con un «¿Y si..?» interesante deconstruyendo postulados y reposicionándolos. Porque también está la critica a ese entonces desde la perspectiva actual con personajes que, para dar el giro a esta ucronía, cambian el curso de la historia conocida. Drama, thriller político, aventura espacial. Todo a buen ritmo que se supera con cada temporada.


See

¿DE QUÉ SE TRATA? Ambientada en un futuro fantástico, la población del mundo ha sido afectada por un extraño y peligroso virus que provoca ceguera a todo aquel que logra sobrevivirlo. Baba Voss es un guerrero salvaje que se convierte en el líder de un grupo de sobrevivientes y que tendrá que protegerlos de las amenazas de un mundo que no pueden ver.

¿POR QUÉ VALE LA PENA? Veamos, este es idea de Steven Knight, que con sus trabajos es completamente inesperado. Por un lado su celebrada Peaky Blinders (2013-2022) y la redescubierta Taboo (2017), producida originalmente para la BBC, y también esa siniestra y pesimista A Christmas Carol (2019), que particularmente nos dejó helados por su crudeza y desaprensión con sus personajes. Y luego llega con esta extraña fantasía, del género de ciencia ficción, protagonizada por Jason Momoa. Una rara avis del género post-apocalíptico que navega entre Mad Max y las sagas Artúricas y relatos bíblicos, tipo génesis. Ciertamente no somos fans, quizás también por haber sobre analizado la confusa trama y los personajes bastante estereotipados, y olvidamos el goce de ver a Jason Momoa dando trompadas a troche y moche.

Todos solemos enfrentar este tipo de producciones televisivas inmediatamente comparándola con Game Of Thrones (2011-2019), al menos en sus primeras temporadas. Pero como escribimos en nuestra review hace años, «(…) en los escritos de George R.R. Martin. El lento, pero no perezoso, trabajo literario creció en años de búsqueda, arquitectura argumental y desarrollo, dando a la adaptación un bagaje poco equiparable a lo que sucede con una idea original iniciada desde cero en la televisión». Y tal vez solo debemos disfrutar de una ruda y llena de testosterona saga de un héroe emergiendo del anonimato. Porque en esas lides sale ganando, en particular en la segunda temporada que se suma Dave Bautista.


Foundation

¿DE QUÉ SE TRATA? Cuando el revolucionario Dr. Hari Seldon predice la inminente caída del Imperio, él y un grupo de leales seguidores viajan a los últimos confines de la galaxia para establecer La Fundación, en un intento de reconstruir y preservar el futuro de la civilización. Enfurecidos por las teorías de Hari, los Cleons (una larga línea sucesoria de emperadores clónicos que ostentan el poder) temen que su control sobre la galaxia se pueda debilitar y deben reconocer la posibilidad, muy real, de perder su legado para siempre.

¿POR QUÉ VALE LA PENA? Lo que aquí hacen Josh Friedman y David S. Goyer es descomunal, nada menos que la adaptación de la obra del genial maestro del género Isaac Asimov. De una de las sagas más complejas y expansivas de la ciencia ficción, plagada de no solo de mundos y civilizaciones miles de años en el futuro, con sus culturas y formas, sino también una reflexión sobre el hombre y el camino que puede o no elegir para lograr ese futuro universal. Es masivo el proyecto y el alcance que debería tener.

Y ellos van y lo convierten en una Space Opera a todo lo grande, una donde la aventura de sus protagonistas siguen de manera muy abierta los parámetros trazados por el autor. La pesadísima carga de adaptar tan elaborada y compleja como idolatrada obra del género, no estropea el juego aquí montado por Friedman y Goyer; en muchas formas y tonos consiguen redefinirla y actualizarla, simplificarla para que el espectador no se pierda entre tanto universo explorado por ella. El conflicto es quizás el ritmo con que lo realizan, más centrados en asentar las bases para futuras temporadas que en resolver y perfilar esta. Mal actual, pero diremos que en cuanto al escenario es lo mejor y destacado. La dirección de fotografía, por un equipo de hasta seis realizadores, es deslumbrante, capaces de utilizar hasta el último pixel de los espaciales fondos.


Invasion

¿DE QUÉ SE TRATA? Narra la invasión de unos alienígenas en la Tierra mediante múltiples perspectivas de varios continentes y personas, entre las cuales se encuentran la de un niño que se encuentra en su vida normal de colegio, un granjero o un soldado que se encuentra de repente en su misión con una nave alienígena que acaba de llegar a la Tierra.

¿POR QUÉ VALE LA PENA? En todas las guerras interplanetarias o invasiones de la cinematográfica y la televisión podemos hacer una reflexión sobre la historia de cómo concebimos los protagonistas, héroes impolutos, carismáticos y picaros, antihéroes de buen corazón, héroes improbables y claro, los sobrevivientes, esos que se dan maña para triunfar a pesar, muchas veces, de perderlo todo y peor aún, perderse así mismos. Simon Kinberg y David Weil hacen de estos últimos los protagonistas de esta serie, que no escatima en miserias en ninguno de sus arcos.

Una de las cosas que supimos criticar fue la falta de vuelo en ellos, esos miserables eran por momentos patéticos y en otros despreciables. No es que la invasión alienígena, muy cercana a The War of the Worlds, novela escrita por H. G. Wells en 1898, no sea interesante, de hecho aquí la premisa se asienta en las experiencias de los habitantes de la Tierra, los rasos, los comunes que son interesantes, complejos y hasta atractivos en sus falencias. El espectador tendrá que ser paciente porque es sobre ellos y tiene que estar preparado para lo decepcionantes que podemos ser frente a la maravilla, a lo inesperado. Porque el drama se alimenta de errores, de criaturas que en cualquier otra producción podría haber sido un villano y no un antihéroe.


Dr. Brain

¿DE QUÉ SE TRATA? Narra la historia de Sewon, un brillante neurólogo afectado por un trastorno del espectro autista. Tras una horrible tragedia personal, en la que pierde a su esposa y a su hijo, intenta encontrar pistas que le ayuden a comprender lo sucedido, y para ello decide llevar a cabo experimentos llamados sincronizaciones cerebrales con los que accede a los recuerdos de personas recientemente fallecidas. A medida que conecta su cerebro con el de los fallecidos, también adquiere algunas de sus cualidades, y logra así experimentar sentimientos que nunca antes había tenido.

¿POR QUÉ VALE LA PENA? Kim Jee-woon es un todo terreno, ya en la ciencia ficción como el terror o la acción pura y dura tiene sus más y sus menos. Este thriller de ciencia ficción basado en el popular webtoon de Hongjacga tiene todos los condimentos de la ciencia ficción científica, especulativa. Y además juega sus cartas a lo Frankenstein o el moderno Prometeo (1818) de Mary Shelley, aderezándolo con el horror psicológico. Porque por supuesto esta producción surcoreana es un melodrama existencial y una reflexión sobre el hombre y su construcción de la realidad propia y la exterior. Un retorcido juego que se vale de su enroque de géneros para dar paso al siguiente estadío de drama.

Mucho del mérito lo lleva el elenco, varios de ellos rostros conocidos de otros celebrados televisivos de allí y la dirección de Kim Jee-woon, que compone una historia equilibrada entre la acción del policial y el drama introspectivo. Algo que ellas, las producciones coreanas en general, saben utilizar, es el miserable reconvertido en protagonista de un evento que lo supera pero al que finalmente no le escapa y aquí se atesoran esos personajes, empujados por la historia a reconstruirse. Seis episodios, rápidos y en constante estado de alerta que se pasan fenomenalmente.


Severance

¿DE QUÉ SE TRATA? Mark Scout dirige un equipo en Lumon Industries, cuyos empleados se han sometido a un procedimiento quirúrgico que separa sus recuerdos entre su ámbito laboral y su vida personal. Este atrevido experimento de «equilibrio entre el trabajo y la vida personal» se pone en tela de juicio cuando Mark se encuentra en el centro de un misterio que lo obligará a confrontar la verdadera naturaleza de su trabajo… y de sí mismo.

¿POR QUÉ VALE LA PENA? Bien, la última pero lejos lo mejor que se encontrarán en la pantalla de Apple TV+. Y si es decir mucho, pues lean. La serie creada por Dan Erickson y que dirigen Ben Stiller (amamos The Secret Life of Walter Mitty y todos celebramos Tropic Thunder) y Aoife McArdle (lo mejor que te cruzás en Brave New World de Peacock) es un drama laboral, pero eso no es todo, porque también es ciencia ficción especulativa de la mejor calidad, pedestre, concisa y puesta a disposición de algo tan mundano como una oficina y sus laburantes.

Cuando entrás a la oficina olvidás toda tu vida fuera de ella y viceversa. Así de simple es como se inicia este complejo, pero para nada confuso, misterio laboral, donde todos son parte de un thriller dramático de la ostia. Porque es puesto en una mesa de autopsia, fría y áspera a la vez, en la que disecciona la mente humana y sus escondrijos, sobre lo ético, lo impuesto como moral, el alcance de las propias decisiones y su choque con el universo empresarial y sus necesidades. Psicodrama, aventura de thriller psicológico. Extraño y amanerado en su desarrollo superficial, para luego adentrase en algo mucho más oscuro y perturbador. No deja de ser una sátira pero que no hace reír, más bien reflexionar sobre el sistema social y económico imperante. Y un elenco que lo eleva todo a la enésima potencia, construyendo personajes fascinantes por sus ambigüedades, sus pequeños espíritus y demenciales egos. Es puro lujo desde su producción hasta la dirección y fotografía. Realmente una historia que hace con el género algo realmente atractivo, algo de ciberpunk y ciencia ficción social, porque especula sobre el comportamiento y las interacciones humanas y se atreve a exponer el capitalismo salvaje de las mega corporaciones como bien venían haciéndolo J. G. Ballard y el maestro Aldous Huxley.


 

Acerca de Marco Guillén 4024 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

2 Comments

  1. He visto dos de ellas. See es demasiado lenta y aburrida y muy oscura en su desarrollo. Fundación es una basura que solo toma el nombre del libro y narra un Western espacial. Lo único bueno fue que releí los libros (esos si una obra maestra).

    • Estoy completamente de acuerdo con dos de ellas: For All Mankind y Severance.
      Por otro lado, respecto a Fundacion está bien claro que no te has leído nada de Isaac Asimov. De lo contrario no afirmarias todo eso que dices respecto a su adaptación.
      Y no es que se hayan tomado algunas licencias con su adaptación. La serie Fundación se asemeja a los libros de Asimov, lo que una hormiga a un elefante. Y te lo dice uno que ha leído toda la obra de Asimov por completo y no tan solo una vez. Lo que han hecho los responsables de la serie Fundación es vergonzoso. Se han asegurado el tiro diciendo ser una adaptación de dicha obra para asegurarse el mayor número de seguidores posible por su reputado autor. Pero ésto tan solo ha funcionado los 20 primeros minutos. Luego todo conocedor de la obra de Asimov se habrán llevado las manos a la cabeza.
      Está claro que el que opine en ese sentido (como lo haces tú) no es que no tenga ni idea de la obra de Asimov. Es que ni tan siquiera se ha molestando en buscar información al respecto….que aún es peor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.