[REVIEW] Pinocho: Un encanto mágico e irrepetible, una vez más

[REVIEW] Pinocho

Roberto Benigni es Gepetto en una reversión moderna que logra revivir la magia del cuento que todos conocemos.

Por @RockaOnTheGo

Qué complicado es re-versionar una historia que nos sabemos todos, pero que difícil es no dejarse tentar por esa familiaridad universal que también encantó a tantos. Está claro que siempre va a haber decepcionados, pero también sirve como oportunidad para que muchos se encuentren por primera vez con un cuento de hace casi 150 años. En esta oportunidad Pinocchio deja en claro rápidamente que su mayor preocupación será atrapar a los niños, pero su más encantadora fortaleza es lo risueña y disfrutable que resulta para todos los adultos, que no concilian su sonrisa con el hecho de que ya saben todo lo que va a ocurrir en pantalla.

La actualización a la italiana nos sitúa en un pueblito tano dónde lo único que sobra es la humildad, repleto de esa cualidad tan autóctona de su cine combinando la pobreza más terrible con las sonrisas y emociones más positivas.

Gepetto (Roberto Benigni) va a intentar cambiar su suerte cuando un show de marionetas llega al pueblo, ayudado por un trozo de madera bastante particular. Este nuevo relato no pierde tiempo en cuestiones de interés adulto para discutir ad eternum en internet, sosteniéndose en casualidades y hechos que pasan sin explicación alguna para encadenar una serie de situaciones desinteresada en todo lo que no sea capturar la imaginación infantil.

[REVIEW] Pinocho

Afortunadamente el nivel de producción con el director Matteo Garrone a la batuta lleva un simple objetivo hasta más allá de la meta, creando escenarios rebosantes de encanto gracias a una combinación de técnicas y efectos visuales que dan vida a los personajes y situaciones más contrastantes con el contexto tan realista. El vestuario remendado a mano (varias veces porque los personajes no pueden costear otros) y con la cantidad apropiada de suciedad sirven para que el mundo de la cinta se sienta tan vivo como gastado. La vieja lección que tantos tomaron de la trilogía original de Star Wars: todo el mundo prefiere adentrarse en un mundo que parece ya haber sido desgastado por sus personajes hace un buen tiempo.

Ninguno de los elementos de la película se siente cómo la elección más fácil o cómoda para sus creadores, y el resultado es un film al que vale la pena hincarle los ojos. Destacable además la labor en los sets y decorados, haciendo muy difícil la tarea de distinguirlos usualmente de la mayoría de secuencias grabadas claramente en exteriores. Si no fue así entonces bien ganado tienen el habernos engañado con el trabajo que le pusieron en todo. Qué lejos nos lleva esta hermosa obra de las producciones hollywoodenses adictas a la comodidad de los interiores, y a falsear todo al punto de la automatización.

El trabajo del guion nos regresa a eso de hacer de lo simple algo superador. La narrativa nos lleva punto por punto con las secuencias que la mayoría conocemos del clásico animado de Disney, que algo se alejan de la versión literaria original. Sin embargo, no se desviven por eliminar cualquier dejo de lo antipático del protagonista de aquella historia de 1883.

Este Pinocho no llega a generar tantas sensaciones negativas, pero si va a arrancar su viaje siendo el imperfecto protagonista que este tipo de historia necesita para que sea satisfactoria una conclusión donde los personajes lleguen a superarse. No busca reinventar la rueda, pero en el mundo real en el que las películas «perfectas» no existen, es muy difícil encontrar este tipo de cine donde cualquier ocurrencia para «mejorarlo» corrompa las intenciones del mismo desviándose hacia otra naturaleza completamente diferente.

[REVIEW] Pinocho

La combinación de maquillaje y efectos especiales hace que el jovencísimo actor de 10 años (!?!?!!!!) no tenga demasiados obstáculos para ganarse a la audiencia o «vender» las tantas equivocaciones de su personaje. Todos los personajes que no son 100% humanos tienen un encanto que realmente deja en vergüenza al imperio del ratón que hace tanto insiste con reversiones live-action que no logran tener impacto alguno a pesar de que las vea todo el mundo antes de olvidarlas a la semana siguiente.

Un detalle particular que vale la pena comentar son los efectos de sonido de golpes de madera que acompañan muchos de los movimientos del pibe tronco y muchas de sus interacciones con otros personajes u objetos, una de esas tantas pequeñeces que a la larga terminan haciendo a la bola de nieve de puntos positivos del filme. Es un relato más clásico de lo que muchos querrían ver en una reversión moderna, pero también tiene un encanto imposible de lograr en estos tiempos malditos modernos.

Es una película encantadora recomendable no sólo «para toda la familia» sino para que cualquiera en una edad entre 3 y 200 años vea por su cuenta. Tiene sus imperfecciones seguramente, especialmente ante los ojos de aquellos que esperen algo novedoso en cuanto a la narrativa o un estilo mucho más bombástico en su entretenimiento.

Es una historia simple sobre un pibe hecho de madera, y todos los involucrados en esta producción trabajaron muy duro para que esa simpleza se mantenga intacta mientras es sostenida por tecnología con una cualidad casi artesanal. Es muy complicado encontrar este tipo de películas, por lo que siempre viene bien aprovechar las pocas que llegan a completarse con un resultado tan fácil de recomendar.

Ya sabemos que (como todos) ya vieron y conocen a Pinocho, pero sepan que vale muchísimo la pena darle una nueva oportunidad. ¿Qué le van a decir NO a Roberto Benigni? Monstruos horribles.

Puntaje: 10/10


[REVIEW] Pinocho

Título: Pinocho (Pinocchio – 2019)

Dirección: Matteo Garrone

Guion: Matteo Garrone, Massimo Ceccherini (Cuento: Carlo Collodi)

Reparto: Federico Ielapi, Roberto Benigni, Gigi Proietti, Rocco Papaleo, Massimo Ceccherini, Marine Vacth, Paolo Graziosi, Marcello Fonte, Teco Celio, Davide Marotta, Gianfranco Gallo, Massimiliano Gallo, Alida Baldari Calabria, Maurizio Lombardi, Alessio Di Domenicantonio, Nino Scardina, Maria Pia Timo, Enzo Vetrano

Adaptación de la clásica historia del muñeco de madera llamado Pinocho, que desea ser un niño de carne y hueso.

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.