[REVIEW] Viviendo con el enemigo: En la helada y edulcorada Hamburgo

Con una premisa llamativa y elenco atractivo, se presenta este drama de posguerra nada original, donde los enemigos son muchos y las soluciones, pocas.

Por @Gimei18

Todo sucede en Hamburgo, Alemania. En 1946, los británicos ocupan la ciudad, finalizada la Segunda Guerra Mundial. El Coronel Lewis Morgan (Jason Clarke) está asignado allí ocupado de reconstruir el lugar. Su mujer Rachel (Keira Knightley), llega a acompañarlo, sin saber que compartirán la mansión con su antiguo dueño alemán (Alexander Skarsgard) y su atormentada hija.
Al ver el tráiler o conocer los actores que protagonizarían, “The Aftermath” (su título original) parecía que iba a ser un éxito. Sin embargo, la película cae en lugares comunes y no logra despegarse del melodrama de posguerra visto ya muchísimas veces.
La bella Sra. Morgan comienza a sentirse cada vez más sola y angustiada en un entorno hostil y una mansión que no siente su hogar. Su marido la deja completamente sola, sea por trabajo o por la tragedia acontecida en su familia que no se supera, y ella encuentra en Lubert una esperanza y regocijo.

En cuanto a la narración, todo resulta incoherente. El vínculo afectivo que se crea entre los amantes es literalmente repentino. Pasan del odio al amor de una manera poco creíble y sin un motivo que lo desencadene. Así queda forzado ese primer beso y, a partir de allí, el resto.
Este melodrama sólo funciona gracias al trío protagónico, haciendo un arduo trabajo ya que los personajes no se encuentran bien delineados.
La elegante presencia de Keira Knightley es suficiente para disfrutar estos dramas de época. Hay una escena en especial en la que llora sentada al piano al evocar desgarradores recuerdos que vale su actuación.
Alexander Skarsgard, más allá de su excelso porte y mirada seductora, no colabora a la trama. Jason Clarke está impecable en el papel del militar británico que debe parecer implacable pero está partido por dentro.
Hay otros personajes que no permiten ser explorados, como Freda, la hija de Lubert que, a pesar de su importante rol, pasa desapercibida porque no se logra entender qué busca ni adónde va.
Sobresale el diseño de vestuario. Los trajes de guerra, los atuendos de los desamparados y, especialmente, los conjuntos y vestidos de la Sra. Morgan que son perfectos.
La fotografía de una gélida Hamburgo muy bien lograda lo hace todo aplastante, así como la época misma en la que se centra, la ambientación de la ciudad devastada por la guerra y los alemanes que quedaron a la deriva.
Con un guion que decepciona, es una película con una historia trillada, que sólo la salva su consistente reparto. Disfrutable si el espectador no le pone mucha expectativa.
No es más que otro relato de posguerra, encarado desde distintas perspectivas, narrado con extrema compasión, con vínculos poco trabajados y siendo bastante tibio en cuanto a vínculos y reacciones de los personajes. Tampoco ofrece nada nuevo, todo muy predecible tanto en cuanto al relato histórico como a lo que sucede en ese triángulo amoroso, quizás con algún pequeño giro sobre el final, no es una película que sobresalga.

PUNTAJE: 5/10


Título original: The Aftermath
Año: 2019.
Duración: 109 minutos.
País: Inglaterra.
Dirección: James Kent.
Guion: Joe Shrapnel, Anna Waterhouse (Novela: Rhidian Brook).
Música: Martin Phipps.
Fotografía: Franz Lustig.
Elenco: Keira Knightley, Alexander Skarsgård, Jason Clarke, Kate Phillips, Claudia Vaseková, Fionn O’Shea, Alexander Scheer, Tom Bell, Frederick Preston, Joseph Arkley, Jim High, Abigail Rice, Anna Katharina Schimrigk, Jannik Schümann, Flora Thiemann y Logan Hillier.
Productora: Fox Searchlight / Scott Free Productions / Amusement Park Films.
Género: Drama.

Advertisements
Anuncios
Anuncios

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.