5 razones para ver… «LOST»

El próximo 28 de septiembre desde las 20hs, SYFY emitirá la multipremiada serie “Lost”. Vuelve el clásico de la TV, emblema de la pantalla chica estadounidense, que capturó la atención de miles de personas en el mundo.

Por @joacods

La historia de un variopinto grupo de supervivientes de un accidente de aviación en una isla del Pacífico aparentemente desierta, una isla en la que suceden cosas muy extrañas.

Lost es una de las series más famosas de los últimos tiempos. Con seis temporadas, emitidas desde 2004 hasta 2010, la serie seguía la odisea de un grupo de sobrevivientes de un accidente aéreo en una isla misteriosa, en lo que supuso uno de los shows más rupturistas de la nueva era de TV. Intentamos recapitular cinco motivos para revisitar una serie que permitió la llegada de hitos venideros. 

PILAR DE LA TV DEL SIGLO XXI

La crítica audiovisual suele seleccionar ciertos elementos de su historia como claves para el desarrollo de futuras producciones y Lost es uno de los ejemplos más icónicos. Así como señalan a Twin Peaks como un giro fundamental en 1990, también lo hacen con Lost, a la que se considera una influencia directa en shows del siglo XXI y con razón.

Amada y odiada, la historia de los sobrevivientes del vuelo Oceanic 815 pegó fuerte en el público de todo el mundo con sus crecientes misterios y su controversial final, abriendo la puerta para otras series con una nueva narrativa refrescante que marcó el universo televisivo por venir, plagada de flashbacks, luego flashforwards y flash sideways; mezclando géneros clásicos como el suspenso, la aventura y el drama – junto con elementos sobrenaturales – y tomando de base a la filosofía y la religión para explotar sus guiones.


PERSONAJES

Lost también puede presumir de tener uno de los main cast más grandes de aquellos años ya que contaba, en su primera temporada, con catorce personajes. Si bien la historia comienza siguiendo más de cerca a Jack Shepard (Matthew Fox), la historia marca que todos los principales miembros del elenco compartieron el foco de la historia que fue quitando algunos y agregando otros pero que comenzó inicialmente con Kate Austen (Evangeline Lilly), Hugo «Hurley» Reyes (Jorge García), James «Sawyer» Ford (Josh Holloway), Boone Carlyle (Ian Somerhalder), Shannon Rutherford (Maggie Grace), Michael Dawson (Harold Perrinau), Walt Lloyd (Malcolm David Kelly), John Locke (Terry O’Quinn), Sayid Jarrah (Naveen Andrews), Claire Littleton (Emilie de Ravin), Sun-Hwa Kwon (Yunjin Kim), Jin-Soo Kwon (Daniel Dae Kim) y Charlie Pace (Dominic Monaghan). Agregados posteriores y necesarios para la historia fueron Ben Linus (Michael Emerson), Desmond David Hume (Henry Ian Cusick) y Juliet Burke (Elizabeth Mitchell) además de muchísimos otros personajes secundarios de lo más diversos.

Lo extenso del cast permitió a los creadores de la serie jugar con las relaciones interpersonales entre los mismos, como lo fue el famoso triángulo amoroso entre Jack, Kate y Sawyer y las numerosas rivalidades y amistades entre los diferentes sobrevivientes, elemento que generó discordia en el público por las reacciones diaspóricas ante las mismas. Si bien lo variado del trasfondo de cada personaje es una de las principales razones por las que Lost ganó adeptos, se terminó configurando como un arma de doble filo que trazó una división entre personajes muy interesantes y personajes netamente irritantes, inclinándose el foco de la acción también más hacia unos que hacia otros.


LOS MISTERIOS DE LA ISLA

Algo en lo que Lost toma nota directamente de la anteriormente mencionada Twin Peaks es en el acierto de hacer del escenario un personaje más. Lost no lleva el nombre de su lugar de acción pero bien podría haberlo hecho. Es evidente que para una serie que sigue la historia de los sobrevivientes de un accidente de avión, el espacio físico debe jugar un papel importante y sí que lo hace en Lost. Es desde el primer hasta el último capítulo que el show mantiene en vilo a sus espectadores por las preguntas acerca de la isla y es aquí donde resalta uno de sus fuertes: responder preguntas con más preguntas. Algo que David Lynch había hecho a la perfección con la antecesora ciudad de los picos gemelos y de lo que los creadores de Lost tomaron nota desde el inicio, creando eventualmente también una mitología propia.


FILOSOFÍA Y RELIGIÓN

Este apartado se encuentra íntimamente relacionado con lo dicho en el párrafo anterior ¿Qué sería de Lost sin la influencia literal de la filosofía y la religión? Literal, porque toma prestados los nombres de diferentes filosofos y personajes bíblicos para nombrar a sus supervivientes. Influencia que también abarca cada paso que éstos dan a medida que la historia se mueve: el caso paradigmático puede verse en el recurrente enfrentamiento entre Jack y Locke, en lo que los demarca como los hombres de ciencia y de fé, respectivamente hablando, por mencionar un ejemplo paradigmático.

Por lo restante, no es coincidencia que existan varios libros centrados en la estrecha relación del show con la filosofía. Es en esto que, si bien Lost no es pionero, es la serie que volvió a poner a la teoría filosófica sobre la mesa. Revisitando distintas problemáticas, como por ejemplo, la relación antagónica entre destino vs. libre albedrío, una de las temáticas troncales más importantes de Lost. Así, las cuestiones filosóficas fueron luego largamente retomadas, desde diferentes acercamientos, por series como Breaking Bad, Mad Men, Fargo, Black Mirror, The Leftovers y muchas otras.


DAMON LINDELOF

Lost es la serie que marcó más fuertemente la carrera de Damon Lindelof, un tipo de lo más interesante que además cuenta en su haber con méritos como creador de otras dos series aclamadas por la crítica, The Leftovers y más recientemente, Watchmen. Lindelof creó con Jeffrey Lieber y J. J. Abrams la serie y compartió silla de showrunner y escritor principal con Carlton Cuse a lo largo de las seis temporadas que duró. Lindelof y Cuse trabajaron codo a codo con varios productores ejecutivos y escritores, pero sería una lástima y un craso error no notar la mano creativa de Lindelof en Lost. Nada más hay que darle una oportunidad a su posterior creación (The Leftovers) para ver madurado, todo lo que depositó en Lost .

Más allá de la turba iracunda que aún 10 años después (n. ed. soltar) mantiene su enojo con respecto a la supuesta falta de respuestas de la que la serie hizo una de sus firmas características, y a pesar de la crítica salvaje de parte de algunos de ellos, Lost está considerada una de las mejores series de todos los tiempos y no es ninguna casualidad: no hay que confundir coincidencia con destino

Advertisements

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.