[REVIEW] Archivo 81

Contratado para restaurar una colección de cintas, un archivista terminó convirtiendo la obra y las investigaciones de una cineasta en el objeto de un peligroso culto.

Por @mauvais1

Es muy probable que, al momento de abordar esta serie estrenada en Netflix y creada por la showrunner Rebecca Sonnenshine (The Boys, The Vampire Diaries), junto a James Wan, Michael Clear, Rebecca Thomas, Antoine Douaihy y Paul Harris Boardman, el espectador la asocie a otras producciones, televisivas y cinematográficas, como por ejemplo The Blair Witch Project (1999) u, obviamente, Paranormal Activity (2007). Y no será casual. Las cintas encontradas, la manipulación subjetiva de la historia, la confrontación con sucesos extraordinarios a través de las filmaciones y fotografías, todo está allí para agrado de ese algoritmo que de a poco va comiéndose a la industria.

Tampoco será desacertado reconocer el homenaje a The Shining (1980), Suspiria (1977), Rosemary’s Baby (1968) y, por qué no, The X-Files (1993-2002; 2016-2018) o la mismísima y recomendable Fringe (2008-2013), solo por mencionar algunas referencias que se nos ocurren o que los mismos creadores han anticipado.

Pero más allá de eso, la serie ha sido condimentada con algo peculiar y acertado: La inmediata asociación que se hace con viejas novelas bestseller de los noventa, cuando era celebrado todo tipo de thriller que transcurría en bibliotecas o espacios de investigación académica. Se nos vienen a la cabeza entonces Denis MacEoin (también conocido por el seudónimo Daniel Easterman) y The Judas Testament (1994) o Katherine Neville y las maravillosas The Eight (1988) y The Magic Circle (1998), donde el/la protagonista debía utilizar sus conocimientos para desandar el entuerto, ya fuera un manuscrito o un objeto que guardaba secretos estruendosamente enloquecedores, algo así como descubrir que las imaginerías de H. P. Lovecraft fueran tan reales como uno. Porque el secreto era indispensable para trazar la propia historia.

Dan Turner (Mamoudou Athie) es el ejemplo cabal de estas criaturas rotas y desconcertantes, capaces de conocimientos profundos y erudición. Un escolástico que trabaja su profesión como un estudiante de la cábala en un penumbroso laboratorio. Su historia es un rompecabezas que de a poco se arma al reconstruir las ajenas en sus restauraciones de películas y fotografías. Imágenes en movimiento reparadas por alguien que no se mueve por ser preso de sus terrores. No es novedad que la serie se basa en un podcast, y entonces no sabemos hasta dónde el equipo de guionistas crea y hasta dónde Marc Sollinger y Daniel Powell dejan su huella, pero es interesante cómo juegan con la tecnología actual y la reconstrucción de un laboratorio de un alquimista medieval.

Y entonces, entra en la ecuación Melody Pendras (Dina Shihabi) y su historia en el «The Visser», ese mítico edificio que guarda el secreto, ese que al descubrirse se expande en su magia hasta romper las barreras del tiempo y la tecnología. Hay cuento. Hay novela gótica moderna sobre monstruos ancestrales y otras locuras Lovecraftianas, con esos finales de episodios dignos de un procedimental que se pierde gracias a esa maldita costumbre de estrenar las temporadas de un tirón, sin contemplación posible.

La historia del culto, la reconstrucción de las historias de sus protagonistas, la caterva casi inabarcable de asociaciones literarias, cinematográficas y televisivas, como ya hemos mencionado, juegan un acertado equilibrio y disponen un interesante proceso de maceración que atrae al espectador, porque lo condicionan utilizando todas las herramientas del thriller. Sí, hay algoritmo aquí también, pero esta vez no irrumpe estrepitosamente como ocurrió con la irregular Marianne (2019), que corría hacia las mismas latitudes solo para desbarrancarse en ese final cansino y autocomplaciente. Esto trae a cuento también a la Divina Comedia (1472) de Dante Alighieri, que de muchas maneras parece construir el esqueleto de la historia con su Dante y Beatriz, con el circulo y el Caronte (Khárôn) iluminando los cielos.

Archivo 81 resulta ser un thriller de investigación atrapante que juega sobre varios géneros sin detenerse mucho en clarificar por qué la trama va es pos del desarrollo de sus protagonistas. Y el personaje de Dina Shihabi, Melody Pendras, algo básico y poco profundo al inicio, nos hace suponer que es solo el principio de un descubrimiento que se dará en las siguientes temporadas.

Pero al final, el juego es atrapante, ciertamente adictivo y de pronta digestión. Un divertimento capaz de atrapar con sus plot-twists, sus historias macabras y la amalgama ordenada que hace de los géneros, incluida la ciencia ficción, sin que ninguno estropee el bien construido lore que lo habita. Y es esa su particularidad más destacada. Los episodios dirigidos por realizadores ya conocidos en estas lides, como Justin Benson y Aaron Moorhead (The Endless, Synchronic) e incluso la misma Rebecca Thomas (Limetown, Stranger Things) aportan el suficiente empaque visual para destacarlos, de diferentes maneras, como algunos de los más interesantes de la serie.


Título original: Archive 81

Dirección: Rebecca Thomas, Haifaa Al-Mansour, Justin Benson y Aaron Moorhead.

Guion: Rebecca Sonnenshine, Paul Harris Boardman, Evan Bleiweiss, Bobak Esfarjani, Helen Leigh y Michael Narducci.

Fotografía: Julie Kirkwood, Bobby Bukowski y Nathaniel Goodman.

Reparto: Dina Shihabi, Mamoudou Athie, Ariana Neal, Evan Jonigkeit, Martin Donovan, Matt McGorry, Julia Taylor Ross, Daniel Johnson, Kate Eastman, Charlie Hudson III, Kristin Griffith, Eden Marryshow y Trayce Malachi.

Contratado para restaurar una colección de cintas, un archivista terminó convirtiendo la obra y las investigaciones de una cineasta en el objeto de un peligroso culto.

Acerca de Marco Guillén 3937 Articles
Aguanto los trapos a Jordi Savall. Leo ciencia ficción hasta durmiendo y sé que la fantasía es un camino de ida del que ya no tengo retorno.

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.